24-M

Las diez claves de las elecciones que cambiarán el mapa político de España

El 24 de mayo se celebran los comicios más inciertos en la historia reciente. Hasta cuatro partidos, PP, PSOE, Ciudadanos y Podemos, pugnan por el poder en 13 comunidades autónomas. Las encuestas apuntan a que no habrá mayorías absolutas. Y los pactos se antojan complicados... 

Estas elecciones pueden suponer el fin del bipartidismo
Estas elecciones pueden suponer el fin del bipartidismo EP

El próximo 24 de mayo se celebran los comicios más inciertos en la historia reciente de España. Hasta cuatro partidos, PP, PSOE, Ciudadanos y Podemos, pugnan por el poder en 13 comunidades autónomas y en todos los ayuntamientos. Las encuestas publicadas, en general, y el último barómetro del CIS, en particular, apuntan a resultados ajustados, sin apenas mayorías absolutas en las diferentes regiones. Con el ejemplo de lo que está ocurriendo en Andalucía, los pactos entre distintos se antojan complicados. Entre tanta incertidumbre solo se impone una certeza: estas elecciones cambiarán sobremanera el mapa político de España. Las batallas que se libran en esta cita electoral son casi incontables, tanto como las posibles interpretaciones en un panorama tan confuso, pero algunas claves destacan por encima del resto. 

1. El voto descontento, ¿Ciudadanos o Podemos? En el último año dos partidos han revolucionado el régimen político nacido en la Transición. Podemos y Ciudadanos han emergido con una fuerza inesperada que amenaza por primera vez al tradicional dominio del bipartidismo. Es evidente que las formaciones de Pablo Iglesias y Albert Rivera presentan muchas diferencias, como su historia o su ideología, pero tienen en común que aglutinan el apoyo de los ciudadanos descontentos con PP y PSOE. Desde su éxito en las elecciones europeas de hace un año, Podemos ha ido creciendo hasta el punto de que a principios de año algunas encuestas situaron a Iglesias y los suyos como primera fuerza política. Los últimos sondeos apuntan a que el partido morado ha iniciado un declive, sin duda avivado por el caso Monedero, que va en paralelo al crecimiento de Ciudadanos.   

La última encuesta del CIS deja claro que en las 13 autonomías donde hay elecciones va a producirse una fragmentación del voto sin precedentes en las últimas décadas

2. Una fragmentación sin precedentes. La última encuesta del CIS deja claro que en las 13 autonomías donde hay elecciones va a producirse una fragmentación del voto sin precedentes en las últimas décadas. La mencionada irrupción de Podemos y Ciudadanos provocará que prácticamente en todos los parlamentos autonómicos no habrá mayorías absolutas. De hecho, todo hace indicar que solo el PP en Castilla y León obtendría más de la mitad de los escaños. Como ya se ha dicho, se hacen necesarios los pactos postelectorales entre muy diversas formaciones (las cuatro grandes más algunas regionales como UPN en Navarra, por ejemplo).  

3. El ejemplo de Susana Díaz. Y los acuerdos entre distintos se antojan difíciles, por no decir imposibles, si se tiene en cuenta lo que está ocurriendo en Andalucía desde las elecciones autonómicas del pasado 22 de marzo. Este viernes Susana Díaz volvió a perder la votación para su investidura como presidenta de la Junta. Las negociaciones siguen abiertas con Ciudadanos y Podemos, que exigen un compromiso más claro del PSOE contra la corrupción. No es descartable que el PP acabe por apoyar a Díaz tras el 24-M. Y hasta se está planteando, aunque sea de forma remota, la convocatoria de nuevas elecciones. 

En el caso del partido de Rosa Díez las encuestas son estremecedoras y, si se cumplen, la refundación será más que necesaria en el congreso extraordinario previsto en junio

4. UPyD e IU, al borde del colapso. Si hay dos partidos que se juegan su futuro el 24-M por encima del resto, esos son Unión, Progreso y Democracia (UPyD) e Izquierda Unida (IU). Ambos representan la otra cara del auge de Ciudadanos y Podemos, respectivamente. En el caso del partido de Rosa Díezlas encuestas son estremecedoras y, si se cumplen, la refundación será más que necesaria en el congreso extraordinario previsto en junio. Mientras, en IU la duda es si Podemos terminará por fagocitarla definitivamente o no. 

5. La influencia en las elecciones generales. Resulta obvio que en este 2015 eminentemente electoral cada resultado en una cita con las urnas influye sobremanera en el planteamiento del siguiente. Así, todos los grandes partidos en liza dependen de sus cifras el 24-M para afrontar el futuro más inmediato. A los casos ya comentados de UPyD e IU, hay que sumar si Pedro Sánchez logrará afianzar o no su liderazgo en el PSOE, si el probable batacazo del PP influirá en sus listas para noviembre o si Albert Rivera dará el salto ya a la política nacional como candidato, por citar varios casos. 

6. La batalla por Madrid. De todas las circunscripciones donde hay elecciones el 24-M, la más decisiva para la política nacional se juega en Madrid. Históricamente, ganar en la capital y en la comunidad suele ser sinónimo de obtener un gran resultado a nivel nacional. En el Consistorio todo apunta a que Esperanza Aguirre ganará las elecciones, pero quizás sin la mayoría suficiente para gobernar. El panorama es incluso más abierto en los comicios autonómicos, donde Cristina Cifuentes también tiene todas las papeletas para vencer, sí, pero igualmente sin los escaños suficientes. Todo dependerá de los acuerdos posteriores a la cita con las urnas. Como en otros lugares, parece que el PP solo puede conseguir el apoyo de C's. 

En una región tradicionalmente gobernada por el PSOE, la victoria de Cospedal cuatro años atrás supuso un éxito sin precedentes para el PP. Ahora, las tornas han cambiado

7. Rajoy intenta salvar a Cospedal en Castilla-La Mancha. La encuesta del CIS indica que en Castilla-La Mancha habrá un vuelco y el PSOE obtendrá la victoria. Si esa previsión se cumple, sería un mazazo para la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, y para sus posibles aspiraciones futuras. En una región tradicionalmente gobernada por el PSOE, la victoria de Cospedal cuatro años atrás supuso un éxito sin precedentes para el PP. Ahora, las tornas han cambiado. Y parece que en Moncloa esta batalla preocupa, dado que Mariano Rajoyacudirá a cinco mítines para socorrer a su número dos en el partido gobernante. 

8. Valencia, otro feudo que puede perder el PP. Otro territorio donde puede visualizarse un cambio de ciclo electoral es la Comunidad Valenciana. El PP gobierna allí desde hace tantos años que la región parecía un feudo inexpugnable de los populares. Ni la multitud de asuntos de corrupción que allí se han destapado erosionaban lo suficiente al PP, que colecciona mayorías absolutas en la comunidad. En cambio, todas las encuestas, incluida la del CIS, apuntan a un desmoronamiento de la formación gobernante. También en este caso, los pactos serán decisivos. El PP será el más votado, pero PSOE, Podemos y Compromís jamás le ayudarán allí, de forma que Ciudadanos es su único apoyo posible. 

El 24-M también tiene un innegable interés en Cataluña, teniendo en cuenta el panorama político que allí se ha vivido en los últimos años, con los nacionalistas reclamando la independencia

9. El soberanismo mide sus fuerzas en Cataluña. En Cataluña no se celebran elecciones autonómicas. Pero el 24-M también tiene un innegable interés teniendo en cuenta el panorama político que allí se ha vivido en los últimos años, con los nacionalistas reclamando la independencia. Los ciudadanos acudirán a las urnas en unos comicios locales que servirán también de termómetro entre los separatistas y los autonomistas. Los sondeos indican que la candidatura de Ada Colau, que aglutina a Podemos entre otros, puede dar la sorpresa e imponerse a CiU. Siempre con esa tensión entre los nacionalistas y quienes no lo son, será un Consistorio muy fragmentado, con presencia de Ciudadanos, PSC, ERC y CUP, al menos. 

10. Los ayuntamientos, una guerra aparte. En los ocho mil ayuntamientos españoles también se batalla el 24-M. Al igual que ocurre en las 13 comunidades autónomas y en las principales ciudades ya mencionadas, el panorama se presenta más abierto que nunca, porque los nuevos actores políticos amenazan con derrocar al bipartidismo. Los resultados son igualmente inciertos en los consistorios. Y, teniendo en cuenta tanto las particularidades de las elecciones locales -multiplicidad de candidaturas, votos en diferente clave- como que la casuística es enorme en este caso, solo cabe concluir que esa es otra guerra aún más convulsa y más confusa.  


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba