El Gobierno lanza una nueva 'ofensiva social' a menos de dos meses de la cita con las urnas

Guiño social de Rajoy para endulzar el fiasco andaluz: los 'sin papeles' volverán a recibir atención primaria

El presidente insiste en recuperar el crédito perdido con los sucesivos recortes y acelera sus planes de compensar a los ciudadanos por los sacrificios realizados. Con el anuncio de que los inmigrantes volverán a recibir atención primaria, el PP intenta pasar página tras la derrota en Andalucía y entrar de lleno en la campaña del 24-M.

Mariano Rajoy, en una imagen de archivo.
Mariano Rajoy, en una imagen de archivo. EFE

El mismo día en el que el Boletín Oficial del Estado recoge en sus páginas la convocatoria de las elecciones municipales y autonómicas del próximo 24 de mayo, el Partido Popular, con el presidente Mariano Rajoy a la cabeza, se ha lanzado en busca de los votos necesarios para revalidar el amplio poder municipal y regional obtenido en los anteriores comicios. Y para ello, como ya había avanzado el propio Rajoy en el último debate sobre el estado de la nación, el Gobierno confía en las políticas sociales. Con la situación económica ya enderezada, se trata de hacer visible esa recuperación. De "aprovechar al máximo el crecimiento", como indicó el jefe del Ejecutivo hace poco más de un mes.

El Gobierno reacciona tras la debacle de las elecciones andaluzas e intenta sacudirse la mala prensa, resultado de tres años de recortes

Tras las iniciativas para fomentar el empleo anunciadas por Rajoy en el Congreso el pasado 24 de febrero, ha sido ahora el ministro de Sanidad, Alfonso Alonso, el que de nuevo ha abierto el fuego electoral con el anuncio, en una entrevista concedida a la agencia Efe, de que el Gobierno recuperará la atención primaria a inmigrantes sin papeles, asistencia que Ana Mato había enterrado en favor de la austeridad. "Lo vemos ya con mucha claridad y trabajamos en eso, estamos dispuestos a dar un paso", ha explicado Alonso, justificando que se corrija ahora la política de su predecesora con el argumento de que se trata de una cuestión "de salud pública" y que se hace para "no saturar las urgencias". No obstante, los inmigrantes en situación irregular no recuperarán la tarjeta que les fue retirada con la reforma sanitaria aprobada en 2012.

El momento elegido para realizar el anuncio no parece casual. El gobierno ha repetido hasta la saciedad que, tras salir airosos de una crisis económica que se ha prolongado durante siete largos años, ahora la prioridad es compensar los sacrificios que ha hecho la población para superar esa situación adversa. Los logros económicos son evidentes; ahora han de llegar "a la totalidad de los españoles", como ha insistido hoy mismo Rajoy, que tras el batacazo de su partido en las recientes elecciones andaluzas ha admitido que hay "cosas que corregir". Sin tiempo que perder, he aquí el primer golpe sobre la mesa.

Lavado de cara

Este aperturismo a un mayor gasto sanitario, con los inmigrantes sin papeles como principales beneficiados -que hay que recordar que pese a no tener la residencia sí pueden votar en las elecciones municipales siempre que estén empadronados y su país de origen admita también el voto de españoles a través de un acuerdo de reciprocidad- se enmarca en la nueva ofensiva social del Ejecutivo. Tras años de tijeretazos para poder cuadrar el déficit, Rajoy y su gabinete pretenden ahora, en plena precampaña, sacudirse esa mala prensa a base de premios a esos esfuerzos, como ya avanzó Vozpópuli en su día.  

"¿Quién devuelve el dolor y el daño a la salud que se ha infringido durante este tiempo?", critica el PSOE

Sin embargo, al PP podría costarle más de lo esperado lavar su imagen de cara a la cita con las urnas. La Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública (Fadsp) ha sido la primera en criticar una medida con "tintes de demagogia y electoralismo". En un comunicado, la Fadsp valora el anuncio, pero asegura que "no es de recibo", puesto que "juega con la vida y la salud de personas".

También el PSOE ha salido al paso de la medida, que ha calificado de "insuficiente" y que ha criticado porque -asegura- "busca rédito político" tras los resultados de Andalucía. "¿Quién devuelve el dolor y el daño a la salud que se ha infringido durante este tiempo? Es un ejemplo de que se han hecho muchos sacrificios para nada", ha asegurado el portavoz de Sanidad de los socialistas en el Congreso, José Martínez Olmos, citado por la agencia Europa Press.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba