Nacional

Un parado con problemas de drogas empotra un coche con dos bombonas en la sede del PP

Lejos de tratarse de un ciudadano desesperado por la crisis, el hombre que ha estrellado su vehículo esta mañana en Génova 13 no es empresario, aunque sí está en paro. El detenido, turolense de 37 años, padece esquizofrenia y, según fuentes policiales, tendría problemas con las drogas.

Daniel Pérez Berlanga, de 37 años y que dice estar "arruinado", ha sido detenido este viernes tras estrellar un coche contra la sede del PP de Madrid cargado con dos bombonas de gas, tal y como han informado a la agencia Efe fuentes policiales. El arrestado, que tuvo un episodio de depresión "hace 10 o 12 años" y que ha declarado a la Policía que "lo ha perdido todo" y que quería atentar contra todos los políticos porque "son iguales", ya se encuentra en dependencias policiales de la Brigada Provincial de Información, en Moratalaz, a la espera de que los agentes le tomen declaración y formulen los cargos que le imputan, entre los que figuraría el de daños.

El artefacto estaba preparado para explotar en una hora y media, según explicó a la Policía el detenido. Contenía 5,8 kilos de nitrato amónico, mezclado con combustible, y se habían adosado dos bombonas de gas butano, un temporizador y un iniciador, fabricado a partir de cabezas de cerillas. "El fallo o no del artefacto iba a depender del iniciador, que eran cabezas de cerillas, y si lo hubiera encendido podría haber funcionado", ha explicado el jefe superior de Policía, Alfonso José Fernández Díez, que ha incidido en que de haber explosionado "habría causado graves daños" tanto en la sede del PP como en los edificios aledaños. 

El hombre padece esquizofrenia y fue detenido en 1999 por la Guardia Civil por el hurto de un vehículo. Así lo han asegurado a Efe fuentes policiales que señalan que "se ha determinado" que el arrestado tiene además problemas con la drogas. Desde el pasado mes de mayo estaba en paro, han añadido las mismas fuentes que han indicado que Daniel Pérez había trabajado en periodos interrumpidos en Utisa, una fábrica de aglomerados de madera ubicada en la provincia de Teruel.

Después del incidente, el director general de la Policía, Ignacio Cosidó, ha descartado la posibilidad de que se tratara de un atentado terrorista. "Es imposible establecer una vinculación con ningún tipo de organización terrorista", ha dicho al tiempo que ha señalado que se trata de una acción "completamente individual". Una postura adelantada por el portavoz policial Antonio Nevado, quien en declaraciones a Radio Nacional recogidas por Europa Press, aseguraba que "todo parece indicar es una acción personal que no tiene nada que ver con una acción terrorista".

La sustancia que transportaba el coche es inflamable pero no explosiva

Nada más registrarse el suceso, agentes de los Tedax se han desplazado a la sede del Partido Popular, en la calle Génova de Madrid, ante la posibilidad de que el vehículo pudiera contener algún tipo de explosivo y han encontrado en su interior unas bombonas y varios sacos de abono industrial. El primer análisis de la sustancia que transportaba el coche ha revelado que es inflamable pero no explosiva

Asimismo, cabe destacar que los servicios de emergencia del Samur no han tenido que atender a ningún herido en las inmediaciones de la sede del PP, según han confirmado a Europa Press fuentes de Emergencias Madrid.

Vuelve la normalidad

Después de que a primera hora de la mañana la Policía desalojara y estableciera un amplio cordón policial en la zona, a la que se han desplazado varias unidades de Intervención, la normalidad está volviendo poco a poco a la calle Génova. Pasadas las 12.30 horas la grúa se ha llevado el coche. A las 13 horas, sólo queda acordonada la zona del paso de cebra más cercano a la sede, que no se puede cruzar de lado a lado, mientras el bullicio concentrado desde primera hora, y poco habitual en esta calle, está desapareciendo.

Responsables del PP han contactado con los trabajadores para que no acudan a la sede del partido hasta nuevo aviso. Por motivos de seguridad y a petición de la Policía también se ha interrumpido la circulación del metro desde primera hora en las líneas 4, 5 y 10. 

Material desactivado

Pasadas las 11 horas, los Tedax han desactivado por completo el material del coche. Se trata de un artefacto "rudimentario", formado por gasolina y fertilizante, que no habría llegado a explotar, según ha informado el director general de la Policía tras un primer análisis de los expertos en la desactivación de explosivos.

El artefacto era "rudimentario", formado por gasolina y fertilizante

"Tiene que ser la Policía Científica la que determine con toda precisión cuál es el explosivo, se trataría de alguna mezcla de gasolina con algún tipo de producto fertilizante, pero aún es pronto", ha dicho Cosidó en declaraciones a los medios de comunicación.

Sobre el tipo de artefacto ha destacado que era de carácter "casero y rudimentario". De hecho, según ha añadido, los expertos creen que "hubiera sido difícil" que llegase a explosionar, siempre según este primer análisis de los Tedax. Ahora es el paso de la Policía Científica, que se encargará de recoger las pruebas en el escenario. 

Casi atropella a una empleada de limpieza

El coche que se ha empotrado ha llegado hasta las escaleras del interior y casi se lleva por delante a una empleada de la limpieza que estaba trabajando desde primera hora.

El coche casi se lleva por delante a una empleada de la limpieza

La presidenta del PP de Madrid, Esperanza Aguirre, ha explicado en declaraciones a esRadio, recogidas por Europa Press, que el coche ha llegado hasta la escalera por la que se accede a la primera planta, donde está su despacho, y al lado del acceso a la sala de prensa.

"Al parecer, una de las empleadas de la limpieza que estaba dentro de la sede ha estado a punto de ser atropellada porque iba a una velocidad increíble, ha entrado hasta las escaleras", ha subrayado Aguirre, quien ha indicado que la trabajadora está "bien" pero se "ha llevado un susto horroroso".

Rajoy visita la sede para comprobar los daños

El presidente del Gobierno ha llegado a las 13:10 horas a la sede del PP para comprobar personalmente los daños ocasionados. Ha entrado en coche por la puerta del garaje poco después de que el vehículo fuera retirado por una grúa y de que la calle recobrara la normalidad, tras casi seis horas cortada al tráfico y al paso peatones.

La sede permanece custodiada por agentes de Policía, y ya se han retirado los operarios que han limpiado de cristales la acera, que ha quedado totalmente despejada.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba