En Andalucía

Los daños colaterales de la reforma electoral: alcaldes 'perdedores' del PP amenazan con rebelión

La nueva regulación que baraja el Ejecutivo de Rajoy perjudica a una treintena de regidores populares en Andalucía, donde gobiernan gracias a pactos con Izquierda Unida, Partido Andalucista e independientes. "Sería un harakiri político", comentan. Algunos de ellos forman parte del Comité Ejecutivo autonómico de Moreno Bonilla.

El líder de los populares andaluces, Juan Manuel Moreno Bonilla (i), junto al presidente nacional del PP, Mariano Rajoy (d).
El líder de los populares andaluces, Juan Manuel Moreno Bonilla (i), junto al presidente nacional del PP, Mariano Rajoy (d). EFE

La reforma de Ley Orgánica del Régimen Electoral General (Loreg) que planea el Ejecutivo de Mariano Rajoy daría a los populares mayor margen para amarrar el gobierno de capitales y grandes municipios, pero tendría también daños colaterales en localidades más pequeñas. Un fenómeno bien visible en el caso de Andalucía, que aglutina un cuarto de los ayuntamientos de todo el territorio español gobernados por el PP sin haber sido el partido más votado en las elecciones de 2011.

En concreto, el PP andaluz ostenta el bastón de mando en una treintena de municipios gracias a pactos con otras fuerzas políticas, principalmente Izquierda Unida, Partido Andalucista y grupos independientes. En caso de que prospere lo que la oposición ya ha bautizado como pucherazo, con nuevas reglas de juego a escasos meses de la cita de mayo, estas alianzas no podrán ser reeditadas, algo que ahora mismo beneficia fundamentalmente al PSOE (habrá que ver la proyección de Podemos).

Así, siendo conscientes de que hay más posibilidad de perder la alcaldía, el desconcierto se ha instalado entre estos regidores del PP, que aguardan con gran expectación a septiembre para conocer los detalles de la reforma electoral, una vez haya propuesta formal del Ejecutivo sobre la mesa. De momento, según fuentes populares consultadas por Vozpópuli, hay quienes evitan respaldar en público la polémica iniciativa y expresan en privado su malestar. Hasta el punto de que no descartan elevar sus quejas a los órganos del partido, precisan las mismas fuentes. "Vamos a tener una campaña complicada si nos piden defender algo que no cumplimos hace cuatro años cuando apostamos por la buena gestión del municipio, aparcando ideologías", comenta uno de los alcaldes afectados. "Sería hacernos un harakiri político", añade en conversación con este diario.

Estos regidores, que aguardan con expectación a conocer los detalles de la reforma, no descartan elevar sus quejas a los órganos del partido

En este sentido, otro regidor del PP andaluz al que la reforma electoral genera reparos reclama "el máximo consenso para una cuestión tan delicada". "Si no nos ponemos de acuerdo y no logramos ser consecuentes con decisiones anteriores, podemos cometer errores". Así, recuerda que ya hubo problemas internos "con la reforma local". Una alusión velada a la rebelión de alcaldes que generó la Ley de Racionalización y Sostenibilidad de la Administración Local por cuanto suponía un recorte de concejales y una pérdida de autonomía municipal. El texto fue paralizado por el Ejecutivo.

Se da, además, la circunstancia de que entre esa treintena de municipios andaluces gobernados por el PP sin lograr el máximo de votos hay alcaldes que forman parte del Comité Ejecutivo autonómico que preside Juan Manuel Moreno Bonilla. Es el caso, por ejemplo, del secretario del Consejo de alcaldes, Juan Carlos Duarte Cañado, primer edil de San Juan del Puerto (Huelva). Duarte está al frente de este ayuntamiento desde enero de 2013 en base al pacto sellado con el Partido Andalucista tras las municipales de 2011 y según el cual ambos partidos (segundo y tercero, respectivamente, en las urnas) se alternan en el bastón de mando. Una alianza con la que desbancaron al PSOE, cuya lista fue la más votada (por encima del 40%, el límite que baraja el PP), tras 20 años de gobierno ininterrumpido. Este tipo de pactos, con dos años de mandato para cada portavoz, se extinguirán con la reforma electoral. Y ello, pese a ser frecuentes en estos ayuntamientos andaluces.

Aire fresco en el ayuntamiento

Otro afectado es el alcalde de Almonte (Huelva), José Antonio Domínguez Iglesias, actual coordinador del área de Desarrollo Costero y Pesca en el PP andaluz. Domínguez fue investido con el apoyo de la asamblea local de IU (la dirección provincial de la coalición comunista se oponía) e impidió que el PSOE, fuerza ganadora con un 43,85% de los votos, continuara gobernando tras 32 años el municipio más extenso del Parque de Doñana. 

Por provincias, las alcaldías andaluzas en que manda o ha mandado el PP (los dos primeros años de la legislatura por pacto) sin haberse erigido ganador en las urnas son las siguientes: Gérgal, Líjar, Partaola, Pechina y Vélez-Rubio (Almería); Alcalá de los Gazules y Ubrique (Cádiz); Cardeña, Encinas Reales y Valenzuela (Córdoba); Cacín, Cuevas del Campo, Dúrcal y Loja (Granada); Almonte, Arroyomolinos de León, San Juan del Puerto y Villablanca (Huelva); Jamilena, Martos y Santisteban del Puerto (Jaén); Alcaucín, Algatocín, Casarabonela, Moclinejo y Ronda (Málaga); Herrera, Mairena del Alcor y Sanlúcar la Mayor (Sevilla).


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba