Nacional

Turespaña pagará 363.000 € para que guardias privados vigilen las obras paralizadas del Parador de Ibiza

El organismo público vuelve a adjudicar a una empresa privada la vigilancia permanente de la zona donde se ubicará el futuro Parador de Ibiza. Las obras llevan paradas desde 2012 por el hallazgo de restos arqueológicos y desde entonces su supervisión sigue costando dinero.  

Vista de la Almudaina y el Castillo de Ibiza.
Vista de la Almudaina y el Castillo de Ibiza. David Sim / Flickr

El Parador de Ibiza es uno de esos que el Instituto de Turismo de España (Turespaña) se ha empeñado en construir muy a pesar de las cuentas deficitarias de Paradores de Turismo, la sociedad pública que aún preside la exesposa de Rodrigo Rato, Ángeles Alarcó. Para garantizar la seguridad de las obras del hotel de lujo que se proyecta en Dalt Vila, el organismo público ha vuelto a adjudicar el servicio de vigilancia de los trabajos, en esta ocasión a la empresa Unión Protección Civil, S.L., por un período de 12 meses y un importe total de 363.000 euros. La peculiaridad es que dichas obras llevan paralizadas cerca de tres años y así permanecerán al menos lo que queda de 2015.

El contrato obliga a la empresa de seguridad a vigilar de lunes a domingo (incluidos los festivos) durante las 24 horas las obras de remodelación del Castillo y Almudaina. Debido a la complejidad y el tamaño del inmueble -indica el pliego de condiciones-, dos guardias jurados trabajarán simultáneamente prestando servicio sin armas (dotados de defensa y esposas). Los vigilantes deberán controlar los accesos del edificio, realizar rondas interiores, inspeccionar el estado de todas las instalaciones, dar parte a los responsables de cualquier incidencia, controlar la entrada y salida de maquinaria y otros materiales y prestar la ayuda necesaria en caso de emergencia. Todo, en un inmueble de momento sin actividad. 

El proyecto se encuentra paralizado hasta cerrar la contratación de una nueva constructora y la obtención de la licencia de obras

Han pasado seis años desde que se pusiera la primera piedra del futuro Parador de Ibiza, unas obras que debían durar unos dos años y medio, pero cuyos trabajos se detuvieron en septiembre de 2012 como consecuencia del hallazgo de importantes restos arqueológicos que obligaron a modificar el proyecto inicial para poder integrarlos y reducir el impacto del aparcamiento subterráneo planteado. Las obras se pararon y así seguirán hasta que se lleve a cabo la modificación del proyecto, cuya licitación sacó el Ministerio de Industria, Energía y Turismo en abril de 2014 y se licite la obra pendiente.

Así, para reanudar su puesta a punto, el nuevo parador tendrá que esperar a que se realice una nueva contratación de una constructora y se obtenga la licencia de obras. Para más inri, parece ser que el citado concurso de adjudicación del nuevo proyecto se ha frenado debido a un recurso de una de las empresas interesadas, lo que dilatará aún más el proceso. Los trabajos de consolidación de los muros del Castillo y la Almudaina ya se han aprobado y están en marcha, según las palabras de la teniente de alcalde de Vila recogidas por Noudiari.

Puesto que “la situación de inactividad del castillo se va a prolongar inevitablemente”, según se reconoce en el pliego de prescripciones técnicas de la adjudicación, el organismo considera oportuno la contratación de un servicio de vigilancia del inmueble durante las 24 horas del día. Este nuevo contrato supone un desembolso más del organismo público, dado que desde 2012, cuando se paró la reforma, se han sucedido diversos acuerdos de vigilancia privada de la zona, destinando cantidades muy similares a la que el Ministerio de Industria va a pagar ahora.

Pese a que el Ayuntamiento de Ibiza ha urgido al organismo público a acelerar las gestiones, la concejalía de Patrimonio y Cultura de la isla calcula que hasta 2016 no se reanudarán las obras, que después se prolongarán durante al menos un año y medio. Mientras, la necesidad de integrar los hallazgos arqueológicos y la construcción del aparcamiento han incrementado el presupuesto en casi el doble. Según los cálculos de Turespaña, terminar el proyecto costará otros 11 millones, que se suman a los 11,33 millones por los que se adjudicó la obra al primer contratista (Constructora Hispánica), que ya han volado.

La necesidad de integrar los hallazgos arqueológicos y el aparcamiento han incrementado el presupuesto inicial de la obra en casi un 100%

El recinto que se quiere proteger está enclavado en un lugar privilegiado, en la parte más alta del núcleo histórico de la ciudad de Ibiza, y está formado por varias edificaciones de gran valor arquitectónico que datan de diferentes épocas. Las principales construcciones son el Castillo y la Almudaina - de época árabe-, la Casa del Gobernador, los cuarteles Simón Poulet -del siglo XVIII-, así como otras estancias militares. También forman parte del complejo importantes edificaciones históricas como el edificio de Ses Voltes o la Torre del Homenaje. El proyecto contempla la distribución de 72 habitaciones (la mayor parte de ellas suites) a lo largo de todo el recinto, que también albergará cafeterías, tiendas, salones, comedores, gimnasio, piscina interior, pozo de hielo… Además se plantea la exhibición de valiosos restos arqueológicos.

Compromiso de terminar todos los paradores de la red ya iniciados

El ministro de Industria, José Manuel Soria, se comprometió a terminar todos los paradores en construcción, mientras que la secretaria de Estado de Turismo, Isabel Borrego, aseguró tajantemente que el Gobierno no iba a cerrar ninguno de los establecimientos de la red de Paradores de Turismo, que están en funcionamiento. Esto ocurrió hace más de dos años, lo que confirma que el compromiso del ministerio no llevaba aparejada ninguna prisa. Junto con el de Ibiza, los paradores de Muxía (La Coruña), Veruela (Zaragoza), Morella (Castellón), Lleida y Molina de Aragón (Guadalajara) siguen esperando el impulso prometido. El que sí abrió sus puertas en julio de 2013, cumpliendo el plazo que había adelantado Borrego fue el del Monasterio de Corias (Cangas de Narcea), cuya inauguración será más recordada por los abucheos de representantes del sector minero al ministro Soria y a la reina Sofía.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba