Nacional

Podemos monta un 'Blablacar casero' para ir a la manifestación del 31 de enero en Madrid

El partido de Pablo Iglesias diseña un sistema de usuarios de coches compartidos con el triple propósito de aumentar la participación, "poder ahorrar en el viaje" y "pasar un rato agradable". "Quisieron enterrarnos, pero no sabían que éramos semilla" o "El cambio depende de ti", lemas de la marcha.

El eurodiputado y secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, junto a sus más estrechos colaboradores.
El eurodiputado y secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, junto a sus más estrechos colaboradores. EFE

El partido de Pablo Iglesias anda centrado estos días en los preparativos de la manifestación convocada para el próximo 31 de enero en Madrid, que arrancará a las doce del mediodía y recorrerá el eje Plaza de Cibeles-Puerta del Sol. Podemos quiere ofrecer las máximas facilidades a sus simpatizantes con el propósito de lograr una gran participación, una movilización que resuene en los cuartes generales de los partidos tradicionales. De ahí que, estando siempre a la última en el uso de las nuevas tecnologías, la formación del círculo haya concebido la creación de un sistema de organización de viajes en coche compartido, una especie de Blablacar casero. Una idea que, con toda seguridad, no gustará nada al sector del transporte de viajeros en línea, que ya ha expresado en más de una ocasión su indignación con estas plataformas, reclamando incluso su cierre.

El equipo de informáticos de Podemos trabaja a contrarreloj en perfilar esta herramienta dirigida a ofrecer plazas libres en los coches de los simpatizantes que vayan a viajar a Madrid y que tengan algún hueco libre que quieran compartir. Ello permitirá, según fuentes de Podemos, tanto "poder ahorrar en el viaje" como "pasar un rato agradable". Asimismo, el Consejo Ciudadano, principal órgano del partido, ha encargado a sus técnicos la elaboración de un mapa con información útil sobre los aparcamientos gratuitos a las afueras de la ciudad donde los conductores de estos coches solidarios podrán dejar sus vehículos.

La fundación que agrupa a las empresas del sector de transporte en autobús (Fenebús) califica de "desleal" que la propia web de Blablacar indique que hay conductores dispuestos a hacer sin licencias "los servicios que otros hacemos con todo en orden". En España, el uso de esta plataforma online ha crecido "tres veces más rápido" que en Francia, de donde es originaria. Está implantada también en Italia, Francia y Polonia y ya explora nuevos mercados como Rusia. A nivel europeo cuenta con diez millones de adscritos, de los que dos millones viajan al mes con Blablacar. Su página de Facebook en España acumula 1,7 millones de seguidores.

El perfil de sus principales usuarios es la población joven que ha encontrado en esta iniciativa un modo de desplazamiento más flexible, rápido y barato que el de las empresas de transporte en línea. Los promotores de esta red social afirman que la media de edad de los usuarios es de 31 años, pero aseguran que su público es heterogéneo y apuntan que el 21% de sus clientes tiene más de 40 años.

La cúpula de Podemos arenga a sus simpatizantes a participar en la marcha porque "no es tiempo de etiquetas ni de formas viejas de hacer política: es tiempo de protagonismo ciudadano"

No obstante, la manera "más eficaz" que proponen desde Podemos para acudir a Madrid el 31 de enero es mediante autobuses (no de línea, sino contratados) bien organizados de forma autónoma por el propio Consejo municipal o círculo territorial o bien en coordinación con la organización estatal de la marcha. Ambas formas, explican desde la dirección de Podemos, son compatibles, por lo que "se puede, por ejemplo, organizar un autobús con coordinación estatal y más adelante, si hay más demanda de autobuses en la zona, se puede contratar otro de forma autónoma".

En el primero de estos casos, explican desde la formación del círculo, el pago de los autocares se realizará con el dinero recogido por el consejo municipal o círculo correspondiente, mediante cualquier fórmula posible, incluido efectivo. Por su parte, los autobuses gestionados por el aparato del partido, también a disposición de los consejos locales (que deberán pedirlo a la organización de la manifestación), se financiarán vía crowdfunding (donaciones online).

Las principales consignas de la marcha

El equipo de Pablo Iglesias ya tiene perfilados los principales mensajes de la marcha. Las consignas difundida son "El cambio ha empezado. Juntos Podemos"; "Aprendamos del pasado. Mejoremos el presente. Cambiemos el futuro"; "Únete al cambio. Juntos podemos"; "El futuro depende de ti"; "Es la hora de la gente: 2015 comienza el cambio"; "El cambio depende de ti"; "Recuperar la política, recuperar la democracia. Ahora juntos podemos" o incluso alguna propuesta como más poética como "Quisieron enterrarnos, pero no sabían que éramos semilla". Desde el Consejo Ciudadano estatal animan a sus simpatizantes a que usen estas frases como lemas para la creación de pancartas, pegatinas, plantillas y mensajes en redes sociales.

En su arenga a los círculos para que acudan a la marcha del 31 de enero, la cúpula de Podemos han remarcado que "no es tiempo de etiquetas ni de formas viejas de hacer política: es tiempo de protagonismo ciudadano. Todos los que desde hace ya demasiado nos hemos hartado de ver tanta injusticia para la mayoría y a la vez tanta sinvergonzonería entre la minoría", subrayan.

Los estrategas de Iglesias esgrimen como motivos que sustentan la convocatoria de la manifestación "los seis millones de personas en el paro, los dos millones de hogares sin ingresos, los miles de desahucios, las privatizaciones de los bienes comunes y los recortes sociales salvajes". Todo ello, indican, hace imprescindible "impulsar un cambio democrático con la participación de la inmensa mayoría porque esta situación ya no se sostiene más".


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba