El expresidente del Congreso José Bono actuó como mediador

La reunión de Zapatero con Pablo Iglesias agita el fantasma en el PSOE del Frente Popular

La posibilidad de que el PSOE pacte con Podemos después de las elecciones generales para constituir una especie de Frente Popular gana enteros, a juicio de algunos diputados socialistas, después de conocerse el encuentro celebrado las pasadas Navidades entre el expresidente José Luis Rodríguez Zapatero y Pablo Iglesias.

José Bono y José Luis Rodríguez Zapatero, en sus antiguos escaños del Congreso.
José Bono y José Luis Rodríguez Zapatero, en sus antiguos escaños del Congreso. EFE

El expresidente del Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero ha confirmado esta mañana en la cadena Ser que mantuvo un encuentro secreto con el líder de Podemos, Pablo Iglesias, y lo ha definido como una “reunión estrictamente personal”. El expresidente considera que esta cita forma parte de los numerosos encuentros que mantiene periódicamente con personalidades de la vida política española y que se trató de una conversación “interesante, cordial y correcta”, en la que hablaron, entre otras cosas, de Latinoamérica y el euro.

Pedro Sánchez esquiva a los periodistas y afirma que no quiere contribuir al ruido

El muñidor de la reunión fue el expresidente del Congreso José Bono, presente en todas las salsas, y en ella participó también el responsable de Política de Podemos, Iñigo Errejón.

La noticia ha caído como una bomba en el Grupo Parlamentario Socialista. Pedro Sánchez ha esquivado a los periodistas y preguntado por las turbulencias que atraviesa su partido ha respondido en varias ocasiones con la frase “No voy a contribuir al ruido”. Quienes sí han dado parcialmente la cara han sido otros diputados, entre ellos Antonio Hernando y la exministra Trinidad Jiménez, interesados en presentar la cita de Zapatero con Iglesias como “algo normal” en política, dentro del ámbito institucional.

Otros parlamentarios que quieren mantenerse en el anonimato interpretan, en cambio, que esta reunión no le viene nada bien a Pedro Sánchez, sobre todo ahora que la presidenta andaluza, Susana Díaz, ha arrancado la ofensiva para arrebatarle el sillón de la secretaría general y le critica, precisamente, por su obsesión con Podemos y su inclinación a forjar pactos con esta formación política después de las elecciones de mayo y, previsiblemente, con posterioridad a las elecciones generales previstas, en principio, para noviembre. La posibilidad de que se forme una especie de Frente Popular con la suma del PSOE, Podemos e Izquierda Unida espanta a muchos barones socialistas y diputados y se trata de un fantasma que el expresidente del Gobierno ha contribuido a agitar.

La posibilidad de que Pedro Sánchez pacte con Podemos espanta a muchos dirigentes socialistas

Zapatero ha dicho que informó del encuentro a Pedro Sánchez días después de celebrarse, a pesar de tratarse de una iniciativa personal. En todo caso, se asume en conversaciones privadas que la cita con Iglesias no le viene en estos momentos bien al partido en su conjunto, entre otras razones porque alimenta el discurso del PP que presenta al PSOE como una formación que ha abandonado su perfil de partido de Gobierno y ha radicalizado su programa, hasta coincidir en muchos aspectos con el de Pablo Iglesias.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba