Nacional

La trama de Oriol Pujol cobró 5 M. por facilitar la deslocalización de Sony, Sharp y Yamaha

Alta Partners, presidida por Sergio Alsina (amigo de Oriol, hijo de Jordi) y con Anna Vidal (su mujer) de consejera, cobraba por allanar los procesos administrativos a multinacionales japonesas que abandonaban Cataluña.

Oriol Pujol junto a Artur Mas en un acto de CDC
Oriol Pujol junto a Artur Mas en un acto de CDC EFE

El hijo de Jordi Pujol que ha realizado carrera política en CiU, Oriol (actualmente secretario general de CDC), percibió junto a varios socios al menos cinco millones de euros de comisión por facilitar la salida de Cataluña de tres multinacionales japonesas: Sony, Yamaha y Sharp. Según fuentes de la investigación del 'caso de las ITV' citadas por 'El Mundo', lo hicieron a través de la compañía Alta Partners, presidida por un amigo de Oriol, Sergio Alsina, y de la que es consejera Anna Vidal, la esposa del hijo de Jordi Pujol Soley que ha hecho carrera política (son siete hermanos).

A cambio de una comisión, Alta Partners limpiaba de trabas legales los procesos deslocalizadores de las multinacionales japonesas

Alta Partners Investments percibió 2,8 millones de parte de Sony y 2 por parte de Sharp (se desconoce la cuantía abonada por Yamaha). A cambio de estos pagos, Alta Partners buscaba empresas catalanas que se hicieran cargo del activo yel pasivo de las sucursales japonesas en España y , sobre todo, de despejar el camino de obstáculos administrativos. Según indica 'El Mundo', Sony llegó incluso a abonar el coste del ERE que lelvó a cabo Ficosa, la compañía que se quedó con las instalaciones y los 600 trabajadores que Sony tenía en ese momento en la planta de Viladecavalls (Barcelona).

La comisión que percibió Alta fue por asegurar la protección del poder político. Según los investigadores, "era la encargada de negociar el proceso para garantizar la aprobación del proyecto por parte de la Generalitat, ya sea la venta de la empresa a un tercero o un ERE en su caso". Por otra parte, el objetivo de Ficosa era aprovechar las instalaciones y el personal dejado por los nipònes para montar ITV de coches -cuya concesión depende de la Generalitat- y quedarse con la exclusiva de las inspecciones de edificios, naves y empresas en toda Cataluña.

Sony fue la primera, y tras ella vinieron Yamaha y Sharp coincidiendo con la vuelta de CiU al Govern tras el tripartito. Oriol Pujol contaba, según la investigacion, con apoyos personales en la Generalitat como el de Xavier Mena, consejero de Empresa, y la de Germá Gordó, secretario del Gobierno de la Generalitat.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba