OPERACIÓN NEHAR

Los tres 'capos' del megafraude del gasóleo

Tres de los 98 detenidos en la 'Operación Nehar' de la Guardia Civil por adulteración de combustible eran viejos conocidos de la Justicia: dos fueron detenidos en 2009 por su implicación en una trama similar y al tercero lo imputaron en la misma causa.

Agentes de la Guardia Civil, en una de las gasolineras investigadas en la 'Operación Nehar'.
Agentes de la Guardia Civil, en una de las gasolineras investigadas en la 'Operación Nehar'. GUARDIA CIVIL

Los tres creían haber encontrado la piedra filosofal para hacerse ricos. Aunque en esta ocasión, en lugar de convertir metales en oro, la alquimia que lograban era mucho más prosaica, aunque no por ello menos lucrativa: transformaban gasóleo agrícola y de calefacción en otro para uso en automóviles. Un fraude que les daba un margen de 28 céntimos por cada litro de combustible, una cifra aparentemente humilde que camión cisterna a camión cisterna les reportaba pingües beneficios. Tantos que, pese a que dos de ellos habían sido detenidos en 2009 por su implicación en una trama idéntica y el tercero había terminado imputado poco después en la misma causa, supuestamente habían decidido seguir dedicándose a lo mismo. Son los tres únicos reincidentes entre más de cien detenidos en la 'Operación Henar' de la Guardia Civil y la Agencia Tributaria, un golpe policial que ha permitido desmantelar un megafraude en la venta de hidrocarburos en el que participaban 47 estaciones de servicio y se comercializaron más de 20 millones de litros de combustible adulterado.

Los tres están imputados en la 'Operación Toleum', que en 2009 permitió detener a 23 personas implicadas también en el 'lavado' de gasóleo barato para su venta a automovilistas

Estos tres auténticos 'capos' del fraude del gasóleo son C.B.P., de 64 años de edad, J.R.G.G., de 43 años y J.R.G. Los dos primeros presuntamente controlaban desde Madrid sendas tramas que se adentraban en la vecina comunidad castellanomanchega. De hecho, dominaban todos los pasos del fraude, incluida la 'fabricación' de facturas falsas con las que engañar al fisco, y la propia venta, con algunas gasolineras de su propiedad. El tercero, sin embargo, había instalado su reinado de diesel adulterado en la provincia de Córdoba. En concreto, en Castro del Río, una localidad agraria y, por tanto, de alto consumo de gasóleo 'barato'. Allí disponía de una gasolinera. Entre los tres, movían al año cientos de miles de litros de este gasoil trucado. 

Un negocio en el que ninguno de los tres era nuevos. De hecho, todos están imputados en la 'Operación Toleum', un golpe también de la Guardia Civil contra esta delincuencia de surtidor que permitió detener en marzo de 2009 a 23 personas. Entre ellos se encontraban, precisamente, C.B.P. y J.R.G.G., a los que se acusó entonces de formar parte de una trama que había cometido un fraude cercano a los 6,7 millones de euros entre los años 2004 y 2008. La investigación halló indicios de que en ese tiempo habían adquirido 4,5 millones de litros de gasóleo barato que 'lavaron' para cambiarle el color y eliminar las trazas y poder venderlo como diesel de automoción. No contentos con ello, llegaron a mezclar los 13 millones de litros de aceites lubricantes reciclados para aumentar su volumen e incrementar los beneficios.

Cerca del banquillo

En aquella operación, las investigación se centró en las provincias de Madrid, Toledo, Ciudad Real, Zaragoza, Huesca, Málaga, Almería, Sevilla y Córdoba. Fue precisamente en esta provincia donde operaba el tercer 'capo' ahora arrestado: J.R.G. En un primer momento, éste no fue detenido (sí habían caído en esta provincia andaluza otras dos personas), aunque terminó siendo imputado después de que los agentes analizaran al detalle la abundante documentación que se intervino en las dos fases que tuvo la 'Operación Toleum'. La causa, que ha sido instruida por el Juzgado de Instrucción número 1 de Orgaz (Toledo) está cerca de ser juzgada. Los principales responsables se enfrentan a penas de hasta 8 años de cárcel, según fuentes jurídicas.

El juicio por la 'Operación Toleum' está cerca de celebrarse. Los principales implicados se enfrentan a penas que pueden sumar hasta 8 años de cárcel

Pese a ese riesgo, los tres continuaron supuestamente con la misma actividad delictiva. De hecho, sólo pasaron dos años desde su arresto hasta que la Guardia Civil tuvo noticia de que los tres estaban implicados presuntamente en un nuevo fraude del gasóleo, mayor incluso que el anterior. De hecho, la 'Operación Nehar', la que ha permitido en los últimos días al Instituto armado arrestar a cerca de un centenar de personas, se inicióen el verano de 2011 en Yuncos, un pueblo de Toledo donde una de las tramas tenía un centro de 'lavado' del diesel que convertía el rojo del gasóleo agrícola en el blanco del usado por los coches. A partir de aquella intervención, los agentes de la UCO iniciaron unas pesquisas que les llevaron hasta Francia, donde algunas de las nueves tramas habían creada empresas 'fantasmas' para justificar la compra del gasóleo barato que luego desviaban.

La Guardia Civil descubrió también que al frente de las diferentes mercantiles implicadas se repetían los nombres de los mismos empresarios, entre ellos estaba uno de los detenidos en la Operación Toleum. A partir de ese momento, los agentes de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil iniciaron una investigación que ha permitido desmantelar las nueve tramas existentes, algunas de las cuales cubrían todas las fases del fraude, desde la adquisición del combustible y su adulteración hasta el transporte y puesta en venta a través de gasolineras propias. Otras, sin embargo, tenían capacidad sólo para participar en determinadas actividades delictivas, aunque las nueve tenían conexiones y colaboraban entre sí. Así, los agentes ha determinado la participación de 138 personas, de las cuales 98 ya han sido detenidas. Entre ellos hay 37 titulares de establecimientos dedicados a la producción, distribución y comercializacón al por mayor de hidrocarburos, y 13 transportistas.

Anular la competencia

También se han localizado una fábrica de biodíesel y nueve centros donde supuestamente se transformaba el gasoleo para su posterior venta. Además, se han intervenido 104 sociedades supuestamente implicadas y se han clausurado las 47 estaciones de servicio a través de las cuales se comercializaba el gasoil fraudulento a sabiendas de que lo que vendían era combustible 'blanqueado'. Estas gasolineras comercialzaban el producto a un precio sensiblemente inferior al de otras estaciones de la zona, algunas de las cuales terminaban adquiriendo también combustible fraudulento a las tramas para no seguir perdiendo clientes y arruinarse. Las tramas habían llegado a anular a la competencia allí donde operaban.

En la 'Operación Nehar' la Guardia Civil ha intervenido cocaína y un arma, además de 1,2 millones de euros en efectivo, 331 vehículos, 128 inmuebles y numerosas cuentas bancarias

Durante esta operación, la Guardia Civil ha realizado 52 registros de domicilios de los implicados y de empresas, en los que se ha localizado gran cantidad de documentación en soporte físico e informático relacionado con el fraude, además de 1,2 millones de euros en efectivo. También se han intervenido 331 vehiculos, 128 inmuebles y un elevado número de cuentas y activos financieros con "millones de euros", según destacaron los responsables de la investigación. Además, las pesquisas han permitido determinar la implicación de algunas personas en el tráfico de drogas. De hecho se llegó a interceptar un alijo de cocaína hace sólo unos meses. E, incluso, se ha localizado una pistola. Dos delitos más a sumar a los de estafa, contra la Hacienda Pública, falsedad documental y asociación ilícita a los que se tendrán que enfrentar por partida doble los tres 'capos' del gasóleo fraudulento que han vuelto a ser cogidos con las manos en el surtidor.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba