Pedirá a Pedraz que lo cite tras el verano

Anticorrupción centra la investigación a Oleguer Pujol en las operaciones del Santander y Prisa

La Fiscalía baraja escindir la causa al apreciar diferencias notables entre el proceder del pequeño de los Pujol y su exsocio Luis Iglesias.

Oleguer Pujol, en su última aparición pública.
Oleguer Pujol, en su última aparición pública. EFE

La Fiscalía Anticorrupción solicitará a la vuelta de las vacaciones de verano al juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz que vuelva a citar a declarar en calidad de imputado al benjamín de los Pujol, Oleguer Pujol, por los delitos de blanqueo de capitales y contra la Hacienda Pública.

Según ha podido saber Vózpopuli, los fiscales del caso Juan José Rosa y José Grinda consideran que no es necesario a esperar a que la UDEF entregue a la Audiencia el informe definitivo -analizando toda la documentación que le fue incautada en su domicilio a Oleguer Pujol en los registros de octubre- para tomarle una primera declaración como imputado en septiembre.

El juez Pedraz acordó el pasado día 8 de julio suspender la comparecencia de Oleguer Pujol prevista para la semana pasada tras recibir un escrito de su defensa, ejercida por el abogado Cristóbal Martell, donde el hijo del expresidente de la Generalitat alegaba sufrir indefensión al ir a declarar como imputado sin tener acceso a la totalidad de las pesquisas realizadas por la Policía judicial.

La Fiscalía considera que no es necesario tener el informe de UDEF para interrogar a Oleguer Pujol

Fuentes de la investigación consultadas por este periódico explican que la instrucción está "avanzando a buen ritmo" y se está centrando en estos momentos en la adquisición de 1.152 oficinas del banco Santander por parte del pequeño de los Pujol por valor de más de 2.000 millones de euros en el año 2007 y también en la adquisición de inmuebles históricos del grupo Prisa –dos en Madrid y uno en Barcelona- por parte del grupo empresarial que dirigía Oleguer Pujol. 

En concreto, los investigadores sospechan que a través de la compra de las oficinas del banco Santander tres de los hijos del expresidente Jordi Pujol recibieron comisiones desviando a su vez dinero de la operación. En concreto, los beneficiarios habrían sido Josep Pujol Ferrusola –hasta ahora el único hijo del expresidente de la Generalitat que no estaba siendo investigado por la justicia-, su hermano Jordi y el propio Oleguer. Asimismo, Anticorrupción cree que para el lavado de dinero de esta millonaria operación, el benjamín de los Pujol utilizó una empresa ligada a la trama de corrupción Pretoria, en concreto, la mercantil Ard Choille B. V.

Por otro lado, otra de las conclusiones a la que están llegando los investigadores es que Oleguer Pujol y su exsocio Luis Iglesias tenían un 'modus operandi' diferente a la hora de hacer negocios pese a que las sociedades que centran la investigación eran al 50 por ciento propiedad de ambos. Por esta razón, los fiscales Anticorrupción estudian si sería procedente escindir la causa en los próximos meses. 

Las fuentes consultadas sostienen que mientras que Iglesias sí que llevaba a cabo inversiones millonarias asesorado previamente por el bufete de abogados de Gómez Acebo y Pombo –aunque posteriormente tratara presuntamente de defraudar al fisco con dichas inversiones- sobre el pequeño de los Pujol hay serias dudas de que realizara realmente las citadas operaciones de cientos de millones de euros. Los investigadores consideran que el delito fiscal está bastante atado en ambos casos y que, además, Oleguer Pujol tendrá "difícil" poder librarse de sentarse en el banquillo de los acusados por blanqueo de capitales.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba