Nacional

Norman Foster confirma que no instalará su Fundación en Madrid: “He sido un ingenuo”

El arquitecto contestó la semana pasada a la misiva enviada por el COAM. No hay marcha atrás: "la decisión está tomada". Y se lamenta de que algunos no han sabido comprender la envergadura de su proyecto. 

El arquitecto británico de renombrada fama mundial, Norman Foster, amigo personal de la Reina española, ha contestado por carta a la misiva que le envió el colegio de Arquitectos de Madrid (COAM), pidiéndole que reconsiderara su postura y que puede ser leída íntegramente aquí. Foster, por si había alguna duda, confirma su decisión y lamenta su ingenuidad.

Todo ello, a pesar de que se comentaba desde fuentes políticas que el Ayuntamiento de la capital intentaba reconducir la situación, intentando convencer a Foster de que instalara definitivamente su Fundación.

 “Nuestra decisión de no seguir adelante con el establecimiento de la sede principal en Madrid (…) se tomó tras intensos debates agónicos”, afirma, y deja caer lo que se pierde la capital con ello: “un foro público donde pudieran debatirse múltiples asuntos sociales de gran importancia, así como fomentar los vínculos entre la arquitectura, la urbanidad, el diseño y el arte”.

En el aterrizaje de la Fundación Foster en Madrid había tenido mucho que ver la mujer del célebre arquitecto, Elena Ochoa, famosa antaño por su programa ‘Hablemos de sexo’ y actualmente reputada galerista y experta en arquitectura. Su malestar por este asunto es grande.

Foster, quien se reconoce “conmovido” por el interés del COAM por evitar el desastre, afirma que “quizás fue un poco ingenuo esperar una transición armoniosa, con trabajos en un edificio protegido por su interés histórico y que con un plazo de tiempo tan ajustado pudiera inaugurarse a tiempo para mi octogésimo cumpleaños. Tal vez pensamos que nuestra iniciativa se vería como lo que realmente es: algo socialmente motivado y que aquellas personas involucradas también lo fomentarían”.

Los famosos garabatos...

Pero no pudo ser. Foster se llevó su proyecto ante las objeciones puestas desde el Ayuntamiento a su proyecto. Desde el despacho británico protestan, no tanto por las consideraciones técnicas, sino por el trato displicente, en un episodio en la Cipham en el que el proyecto fue garabateado, tras lo que se retiró en el acto. Algo que ha provocado algunas quejas entre arquitectos

Así, las críticas hacia el jefe de control de edificabilidad del Ayuntamiento, Norberto Rodríguez, no han cesado desde entonces y el COAM, en una iniciativa loable aunque tardía, maniobró para intentar dar marcha atrás.

Pero la contestación de Foster es meridiana: “Con tristeza, lamento decirle que la decisión ya ha sido tomada”. 


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba