La soprano ofreció pagar una multa de solo el 25% de la cantidad defraudada

Montserrat Caballé admitía pagos en metálico por sus conciertos para eludir los controles de Hacienda

En los procesos penales por fraude fiscal se puede conciliar con la Fiscalía y la Abogacía del Estado, previo informe de la Agencia Tributaria. Esto es lo que ha terminado haciendo Montserrat Caballé en su afán por evitar ir a juicio, después de abonar más de 750.000 euros por el Impuesto sobre la Renta, incluida la multa. La soprano admitió pagos en metálico por sus conciertos e intentó abonar solo la cuarta parte de la sanción impuesta por Hacienda.

Montserrat Caballé, durante una actuación en Berlín a beneficio de la Cruz Roja.
Montserrat Caballé, durante una actuación en Berlín a beneficio de la Cruz Roja. Gtres

Del fraude fiscal que Montserrat Caballé acepta haber cometido en el ejercicio de 2010, solo le resta ratificar ante el juez de lo penal el escrito de conformidad redactado por la Fiscalía, previo informe de la Agencia Tributaria. Con ello evitará ir a juicio y, previsiblemente, también a prisión, aunque ella misma ha aceptado los seis meses que establece el Código Penal para este tipo de delitos.

Según el protocolo establecido para los procedimientos de conciliación como al que se ha acogido la soprano, a lo primero que se obliga es a ingresar lo defraudado. Caballé lo hizo hace meses con los 508.462 euros que Hacienda le reclamaba en concepto de cuota no ingresada y, hace unos días, con los 250.000 euros que le ha impuesto como multa. Al haber ingresado toda la cantidad defraudada, los abogados de la soprano han conciliado para reducir la pena y la responsabilidad civil en el ámbito penal. El informe de la Agencia Tributaria ha sido favorable porque Caballé ha reconocido los hechos que se la imputan, ha pagado la cuota, los intereses y las costas, además de aceptar la pena de prisión de seis meses, la multa y una pérdida de los derechos accesorios por un periodo de un año y seis meses.

El informe de la Agencia Tributaria ha sido favorable a la conciliación porque Caballé ha pagado lo defraudado

Los antecedentes del caso se remontan a la querella interpuesta por la Fiscalía ante el juzgado número 4 de Barcelona contra Montserrat Caballé por un delito contra la Hacienda Pública. Durante 2010, tuvo su residencia en España, en una conocida avenida de Barcelona, pero para no tributar al erario público aparentó que su domicilio fiscal estaba radicado en Andorra, concretamente en Sant Juliá de Loria, según consta en los escritos enviados al juzgado.

Hace cuatro años, Caballé participó en diversos conciertos en España y en países como Alemania, Suiza, Italia, Lituania, la República Checa, Rusia y Ucrania, además de realizar grabaciones musicales en Moscú, Ginebra y Barcelona. La mayoría de los contratos artísticos que firmó se hicieron a través dela empresa andorrana Reial Classics. Sus representantes indicaron que se debía ingresar el dinero de estas actuaciones en el Banco de Sabadell de Andorra. También hubo contratos que firmó en su propio nombre haciendo constar su domicilio andorrano o el de la empresa citada. Asimismo, hizo constar que el dinero obtenido por sus actuaciones lo cobraría en efectivo, en cheque nominativo o mediante ingreso en esta entidad financiera. Por estas vías, Caballé cobró casi 20.000 euros por cánones, royalties y otros derechos, además de 2.002.421 euros por conciertos y grabaciones, según consta en los informes de la Agencia Tributaria.

Caballé ha abonado a Hacienda 750.000 euros, multa incluida

Lo importante es que la querellada no presentó declaración de IRPF a Hacienda. Según la inspección, de las cantidades mencionadas 1.562.808 euros debían integrarse en la base imponible del impuesto, lo que arrojaba una cuota dejada de ingresar superior a medio millón de euros, que ya ha sido satisfecha.

En el desarrollo del procedimiento judicial, se formuló una primera solicitud de conformidad, informada por el departamento de inspección financiera y tributaria, en la que se condicionó la aceptación al abono de los intereses de demora, de la pena de seis meses de prisión y la asunción de una pena de multa del 65%, la mínima prevista en el protocolo de conformidades, frente a una del 25% que propusieron abonar los representantes de la soprano en un primer momento. Al final este porcentaje subió hasta el 50%.

La soprano ha terminado admitiendo que durante 2010 tuvo su residencia fiscal en España y no en Andorra

La Unidad Central de Coordinación de Delitos contra la Hacienda Pública hizo una nueva valoración en la que informa que la contribuyente ha reconocido que durante el periodo impositivo de 2010 tuvo su residencia fiscal en España, no en Andorra, que es de aplicación una pena de seis meses de prisión y que la aceptación de la pena de multa del 50%, si bien se encuentra por debajo de la mínima prevista en el protocolo de conformidades, que es del 65%, “es satisfactoria”.

Vozpópuli ha intentado, sin éxito, localizar a Montserrat Caballé y a sus representantes en su domicilio céntrico de Barcelona y en la dirección de su domicilio andorrano que figura en los documentos enviados al juzgado.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba