El partido se pone en clave electoral y activa su comunicación

Moncloa moviliza a sus "alfiles" para vender el fin de la crisis cara a las europeas

Moncloa ha dado instrucciones de movilización general. Entramos en año electoral y toca 'vender' un mensaje de esperanza. No sólo los ministros. La segunda línea del Gobierno también ha sido animada a abandonar el despacho y tomar contacto con la sociedad.

Ahora le llega el turno a los 'alfiles' del Gobierno. La segunda línea de los equipos ministeriales ha recibido ya la sugerencia a abrirse a la sociedad, tomar mayor contacto con los medios, participar en actos del partido, acompañar a líderes regionales, moverse, desplazarse.

Moncloa y Génova ya están en clave electoral. Antes de la diáspora navideña, los equipos del Gobierno han recibido instrucciones desde Moncloa para que la actual fase de austeridad comunicativa y relativo ostracismo toque a su fin. En unos día el PP va a cumplir su segundo año en el Gobierno, toca vender los frutos de lo realizado y transmitir mensajes esperanzados. Algunos técnicos y directivos ministeriales que no habían aparecido hasta ahora en público más que en los casos estrictamente necesarios han sido animados a participar activamente en encuentros sociales o contactos con medios de comunicación. "Hay que ser proactivos, llevar la iniciativa", es el resumen de la nueva línea de comunicación emanada desde Moncloa cuyos primeros s´ntomas emmpiezan ya a advertirse. No se trata de reaccionar ante notiicas negativas o ataques externos, sino de adelantarse a los aconteimientos.

Las elecciones europeas están a cinco meses vista. Génova también participa de esta agitación proselitista. De momento ya ha constituído su comité de campaña al frente del cual ha situado a al vicesecretario de Organización y Electoral del PP. Los comicios al Parlamento Eurpeo serán el primer examen sobre la gestión de Mariano Rajoy a escala nacional. Se adivina un voto de castigo, que puede quedar amortiguado por un resultado aún más adverso de los socialistas. Las encuestas quedan demasiado lejos de la fecha electoral pero la tendencia no permite a ninguna de las dos formaciones mayoritarias confiar en un resultado esperanzador. El PP teme el ascenso de UPyD en tanto que el PSOE recela del voto que se le escape por la izquierda.

La idea fuerza del PP es evitar que estos comicios se conviertan en un gran plebiscito nacional sobre los dos años de Gobierno. Dado que la idea de Europa carece de gancho y apenas se la cree el diez por ciento del electorado, resulta inevitable pensar en estos comicios como en la antesala de la gran cita electoral de las municpales y autonómicas de principios de 2015, un test realmente clave algo tan decisivo como es el reparto del poder territorial.

Mariano Rajoy desvelerá el nombre del cabeza de lista a principios de año, según manda la tradición. Luego convocará la Convención Nacional en la que se aprobará el programa electoral de la formación y arrancará formalmente el periodo de la precampaña. La idea es que se llegue a febrero con las estructuras engrasadas, tanto a escala del Ejecutivo como del partido. "Y olvidarse de que a partir de enero, los fines de semana son para descansar", resumía muy gráficamente un veterano dirigente de la formación.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba