Nacional

Exteriores se lava las manos ante los españoles acusados con pruebas falsas en Paraguay

Un senador paraguayo pidió formalmente a España que se apiade de Alvaro Lasso y Guillermo Casado, que llevan muchos meses retenidos en el país acusados de un delito de corrupción que aseguran no haber cometido.

Niños paraguayos junto a los helicópteros vendidos por Proibérica
Niños paraguayos junto a los helicópteros vendidos por Proibérica

La historia se las trae. Una pareja de empresarios españoles afincados en Paraguay es imputada por delitos de corrupción en mayo de 2013. El motivo es que su firma Proibérica, encargada de suministrar cuatro helicópteros al Ministerio de Interior guaraní, habría malversado 12 millones de dólares en el proceso de venta de los helicópteros. Las naves habían pasado por todos los controles de seguridad pertinentes, pero su venta la había firmado el Gobierno de Fernando Lugo, que fue derrocado pocos meses antes de que se imputara a Guillermo Casado y Álvaro Laso alegando presuntos delitos de los que en su momento nadie se había dado cuenta. Para la imputación de la Fiscalía, instada por el nuevo ministro de Interior, del partido enemigo al de Lugo, se utilizaron unos informes de compraventa de los helicópteros que la propia Fiscalía tuvo que reconocer que eran falsos.

El escándalo estaba servido toda vez que la Fiscalía decidió seguir adelante con la imputación de los españoles (junto con el anterior ministro de Interior, Rafael Filizzola, con quien cerraron el contrato, y más cargos políticos) alegando que la falsedad de los documentos era "irrelevante". Ante tal aparente injusticia, Casado y Laso pidieron el amparo de la Embajada española en Asunción, y aunque lograron reunirse en varias ocasiones con el embajador Diego Bermejo Romero de Terreros, todo lo que obtuvieron del diplomático fue el siguiente mensaje: "Es un asunto interno del Paraguay y no nos vamos a inmiscuir".

Y en realidad que es un asunto interno, pues el caso tiene toda la pinta de ser una 'vendetta' política del actual gobierno, de centroderecha, contra el anterior de centroizquierda.

Este mismo jueves, el caso ha dado un paso más al pedir el senador sudamericano Luis Alberto Wagner al ministro de Exteriores español, José Manuel García-Margallo, que se apiade de los dos empresarios, que en estos momentos no pueden salir del país a la espera de un juicio: "Imputados con documentos falsificados en el Ministerio de Interior, acusados con instrumentos público falsificados, sin declaración indagatoria (condición obligatoria al Ministerio Público para realizar acusación) y con privación de libertad ambulatoria (...) Un irregular estado de retención ilegal en el territorio" que impide a uno de los empresarios "atender problemas de salud", indicó el senador. Los 45 miembros del Senado guaraní apoyan denunciar la inseguridad política del país, "donde empresarios son procesados, no solo acusados, con pliegos y documentos falsificados".

Esta es la carta enviada a Margallo.

Exteriores no se mete

Sin embargo, desde Exteriores se lavan las manos: "El Ministerio está realizando un seguimiento de la situación que afecta a estos españoles en constante conexión con el embajador de España en Paraguay. El caso ahora mismo está en proceso judicial en la justicia paraguaya y no se puede decir nada más", ha contestado un portavoz oficial del Ministerio a Vozpópuli. La sensación de los afectados en América no es, ni mucho menos, de que el seguimiento esté siendo pormenorizado: "El día 4 el senador Wagner tuvo una entrevista con el embajador de España en Paraguay de la que salió decepcionado de acuerdo a lo que me manifestó. Decepción que se funda en la inacción para enfrentar un hecho tan dramático como el que viven hoy en Paraguay los empresarios españoles, que se encuentran en situación de abandono por parte de España", ha asegurado el abogado de los dos imputados, Juan Ernesto Villamayor.

Desafortunadamente, parece ser que la seguridad jurídica en el país iberoamericano se está viendo muy dañada en los últimos tiempos, tal y como aseguran los senadores. En este caso, por ejemplo, observamos una situación similar ocurrida con empresarios alemanes.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba