POLÉMICA EN EL MINISTERIO DEL INTERIOR

El fallo sobre la medalla policial a la Virgen se eterniza: la Audiencia Nacional decidirá después del 24-M

La personación a última hora de la cofradía malagueña que custodia la imagen religiosa obliga al tribunal a abrir un nuevo plazo para presentar escritos y documentos antes de decidir sobre la legalidad o no de la condecoración. Es la tercera vez que se demora. 

Jorge Fernández Díaz, en una comparecencia en la sede de su departamento.
Jorge Fernández Díaz, en una comparecencia en la sede de su departamento. ARCHIVO

La sentencia sobre la polémica medalla al mérito policial a Nuestra Señora Santísima María del Amor aún tendrá que esperar. La Sección Quinta de la Sala de la Contencioso-Administrativo de la Audiencia Nacional se ha visto obligado a aplazar una vez más el fallo sobre la legalidad o no de dicha condecoración concedida por el Ministerio del Interior en enero de 2014. La decisión la toma después de que la Cofradía de Culto y Procesión de Nuestro Padre Jesús 'El Rico' y María Santísima del Amor haya presentado ahora por sorpresa un escrito para personarse en la demanda presentada hace más de un año por Europa Laica y el Movimiento Hacia Un Estado Laico (MHUEL). Los tres magistrados del tribunal han dado 20 días de plazo a esta cofradía para que estudie la documentación ya incorporada a la causa y presente su escrito en defensa de dicha distinción. Según fuentes jurídicas, este proceso retrasará hasta más allá de las elecciones autonómicas y municipales del 24 de mayo la decisión del tribunal.

La AN ya estuvo a punto de fallar en junio y septiembre del año pasado, pero Interior presentó escritos 'in extremis' que obligaron al tribunal a posponer su decisión 

Esta es la tercera vez que la Audiencia Nacional se ve obligada a postergar el fallo de una causa que se inició en abril del año pasado, cuando las dos asociaciones laicas presentaron la demanda tras destapar Vozpópuli la concesión de la condecoración. Un largo proceso judicial que, curiosamente, no se vislumbraba al principio del mismo. De hecho, la primera magistrada que se hizo cargo del caso, la titular del Juzgado Central de lo Contencioso Administrativo número 7,Ana María Jimena, llegó a poner fecha para la vista tras la que iba a tomar la decisión: el 11 de junio de aquel año. Sin embargo, una maniobra de última hora del Ministerio del Interior, personado en la causa a través de la Abogacía del Estado, obligó a suspender la misma poco antes de celebrarse. El departamento de Jorge Fernández Díaz alegó entonces que la Virgen del Amor no fuera "funcionaria" y que, por lo tanto, era obligatorio que la causa fuera tramitada y fallada por una sala de tres magistrados. Ese escrito obligó a la juez a plantear un "incidente de competencia" en el que finalmente acordó remitir la causa a sus compañeros de la Sección Quinta, que son los que deberán emitir finalmente el fallo.

Éstos también han estado ya en una ocasión a punto de tomar una decisión sobre la medalla. Fue poco después del verano, pero entonces Interior volvió a maniobrar para demorar el fallo. Así el 30 de septiembre, dos semanas después de que los componentes del tribunal resolvieran que la causa ya estaba "conclusa" y que, por tanto, ya sólo quedaba fijar fecha para reunirse y tomar el fallo, la Abogacía del Estado volvía a presentar un escrito 'in extremis'. En esta ocasión, la representante legal del Ministerio planteó, en primer lugar, que el tribunal diera marcha a su decisión de considerar terminada la causa y, en segundo, que se planteara si las dos asociaciones laicas demandantes estaban legitimadas para emprender las medidas legales que habían llevado a la Audiencia Nacional a estudiar la nulidad o no de la condecoración. 

Tres meses después, en diciembre, los magistrados decidieron tumbar este último intento de dar carpetazo a la demanda y emitieron un auto por el que consideraba a Europa Laica y a MHUEL plenamente legitimadas para recurrir la decisión del departamento de Fernández Díaz. Entonces el tribunal dio 20 días a Interior para que presentase su escrito de defensa a partir del cual debía tomar su decisión. Ésta decisión situaba entonces a finales de enero o primeros de febrero pasado la fecha para conocer el fallo, sin embargo un nuevo escrito volvía a demorar el misma. En este caso era el presentado por la Cofradía que custodia la imagen religiosa condecorada la que ha obligado a alargar los plazos. En primer lugar, para decidir si se admitía su personación como "codemandada" junto a Interior. Y, una vez aceptado como tal, para darle traslado de la documentación y darle los 20 días de plazo para presentar su escrito de defensa.

Las otras tretas de Interior

Estos tres aplazamientos del fallo no son, sin embargo, los únicos retrasos que ha sufrido la causa. Así, por ejemplo, Interior tardó meses en remitir a la Audiencia Nacional el expediente administrativo de la concesión de la medalla pese a que la magistrada había dado al Ministerio 21 días para que se lo hiciera llegar. Cuando éste, de tres folios de extensión, hizo entrada en el juzgado se supo que el departamento de Jorge Fernández Díaz no había dudado en remontarse a 1938, en plena Guerra Civil, para encontrar argumentos que justificasen la polémica entrega. El expediente, adelantado por Vozpópuli, destacaba también que el objetivo último de dicha condecoración era pedir a la Virgen que "guíe a la Policía en la difícil misión que tiene encomendada". Según las asociaciones laicas que denunciaron la entrega de la distinción, aquel documento revelaba la existencia de al menos dos supuestos defectos de forma que supondrían la nulidad de la decisión del ministro.

Un año después de la demanda, la cofradía que custodia la imagen religiosa condecorada acudió a la Audiencia Nacional para personarse como "codemandada"

Y mientras la causa seguía atascada en la Audiencia Nacional, varios medios de comunicación extranjeros se han hecho eco ya de la polémica. En abril del año pasado fue el británico The Guardian. En octubre era The Wall Street Journal el que dedicaba un amplio reportaje en su página web en la que se mofaba de la concesión y destacaba, precisamente, que el caso había acabado en los tribunales. Bajo el título "La Virgen gana una medalla en España... y provoca un pleito", el texto arrancaba con una afilada frase: "La última agraciada con la medalla de Oro al Mérito Policial en España nunca salió a patrullar ni hizo un arresto. De verdad, jamás se estremeció al enfrentarse cara a cara con el peligro. Pero todo ello porque no puede moverse".


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba