Nacional

Fomento descontó a la constructora de Villar Mir sólo 27 millones por los daños en las obras del AVE

Adif lo confirma a Vozpópuli tras la denuncia del Tribunal de Cuentas, que investiga la responsabilidad de OHL en el sobrecoste del 230% (247 millones) del tramo Hospitalet-La Torrassa. El gestor ferroviario le declaró responsable de las grietas en el túnel del Gornal. Un juzgado de lo Contencioso-Administrativo de Madrid desestimó un recurso de la compañía.

El presidente y propietario del Grupo Villar Mir, Juan Miguel Villar Mir, con el logo de su constructora de fondo.
El presidente y propietario del Grupo Villar Mir, Juan Miguel Villar Mir, con el logo de su constructora de fondo.

Los incidentes (y el consiguiente retraso) que ocasionaron las obras del AVE a Barcelona, a consecuencia de las prisas del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero para inaugurar la línea en el año electoral de 2008, se han saldado por sólo 27 millones de euros en daños, un importe sensiblemente inferior al sobreprecio del 230% que supuso (247 millones). Menos de un tercio de la adjudicación inicial (107 millones). El tramo más conflictivo del proyecto, el que une Hospitalet-La Torrassa, llevó a los tribunales al Estado, a través del Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif), y a la empresa adjudicataria del contrato principal en este trayecto, la constructora OHL, controlada por Juan Miguel Villar Mir.

Según la documentación aportada por el Ministerio de Fomento en el trámite de alegaciones del informe, Adif inició el 29 de noviembre de 2007 un procedimiento para la determinación del responsable de los daños y perjuicios de la ejecución del contrato principal de las obras, siendo concluido tal expediente por parte del gestor ferroviario el 30 de octubre de 2009.

Adif declaró a la UTE adjudicataria (la unión temporal de empresas formada por OHL y Servicios Hispanis) responsable de los contratiempos generados a raíz del incidente del 20 de octubre de 2007, que supuso la “rotura de dos panales de la pantalla del túnel del Gornal”, una galería a 30 metros de profundidad que une las estaciones de Sants y Bellvitge, y el “consiguiente corte del servicio ferroviario”.

Sólo el corte del servicio ferroviario durante cien días supuso cuatro millones de euros en pérdidas para la red de cercanías de la Generalitat

El servicio en el tramo entre las paradas de cercanías de Plaza España y L'Hospitalet quedó interrumpido por estas obras y afectó a los 20.000 usuarios de la línea Llobregat-Anoia de Ferrocarrils de la Generalitat de Catalunya (FGC). La Generalitat cuantificó entonces en cuatro millones de euros las pérdidas registradas en FGC durante los cien días que el servicio estuvo paralizado, ya que no se reabrió hasta el 2 de febrero de 2008.

Para reparar el túnel del Gornal, Adif ya no confió en OHL, sino en Cavosa, filial de Sacyr. Tanto esta última compañía, para tal encargo, como la UTE Rodio y Terratest, para la impermeabilización de las pantallas del tramo L'Hospitalet-Torrasa, fueron contratadas por Fomento en sendas "obras de emergencia" que luego darían lugar a otras dos.

En este trayecto hubo cinco "obras de emergencia" (de la primera sí se encargó OHL) con un coste extra para el erario público de 75 millones de euros. Adif llegó a barajar el rescindir el contrato principal con el grupo de Villar Mir, pero finalmente descartó esta idea y optó por quitarle a la empresa la parte de los trabajos más comprometida. Todo para dar celeridad. OHL siguió trabajando en la construcción de las bóvedas y contra-bóvedas del túnel del AVE. No obstante, tanto Rodio como Terratest, las empresas a las que recurrió la entonces ministra de Fomento, Magdalena Álvarez, venían trabajando desde hace ya tiempo en el tramo adjudicado a OHL como subcontratistas de la propia constructora de Villar Mir.

La negativa a asumir los errores

Según la fiscalización del Tribunal de Cuentas, OHL-Servicios Hispanis recurrieron la resolución de Adif, pero el Juzgado Central de lo Contencioso-administrativo número 9 de Madrid desestimó el recurso interpuesto por la UTE con fecha de 27 de diciembre de 2011. El 20 de junio de 2012, Fomento, ya con la ministra Ana Pastor (PP) al frente, inició el expediente para cuantificar los "daños y perjuicios" derivados de la ejecución del contrato y lo terminó el 24 de septiembre declarando la obligación de la UTE de indemnizar a Adif por importe de 26.756.000 euros (17.223.000 euros por los gastos abonados por Adif y 9.532.900 euros en concepto de obras de emergencia imputables a ambas empresas).

En la propia resolución, añade el órgano fiscalizador, se cuantifican además otros 7.492.300 miles de euros por obras segregadas del proyecto inicial por razones de seguridad durante las actuaciones de emergencias, que se descontarían a la UTE mediante una minusvaloración de la obra principal. A fecha de 2013, el Tribunal de Cuentas aún no tenía conocimiento de la firmeza de la resolución de Adif, y en consecuencia, "de si se han recuperado las citadas cantidades, que en su totalidad ascienden a 34.248.600 euros". Sin embargo, el gestor ferroviario confirmó ayer a Vozpópuli que esta indemnización "fue descontada directamente" a OHL "de la factura de liquidación de las obras".

OHL y Servicios Hispanis lograron en abril de 2005 el contrato principal por un importe de 107,6 millones de euros. Lo pactado era que las obras comenzaran en mayo de 2005 y terminaran en enero de 2007. Sin embargo, a medida que se aproximaba esta última fecha, los imprevistos se multiplicaron a medida que se forzaba la maquinaria. El plazo de ejecución se elevó a 58,5 meses y su precio a 354,7 millones de euros, siendo el sobrecoste del 230% (247 millones).


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba