Nacional

Metro de Madrid: la promesa electoral que nunca falla para quien quiere gobernar

Año tras año se escucha un rumor cuando se acercan fechas similares al 24-M: “¡Más metro: son las elecciones!”. Una promesa que no falla; desde los kilómetros y kilómetros de línea en la burbuja o la apertura por las noches, hasta la revisión de las tarifas, omnipresente en estos comicios.

Esperanza Aguirre y Alberto Ruíz Gallardón, en la inauguración de una línea de metro
Esperanza Aguirre y Alberto Ruíz Gallardón, en la inauguración de una línea de metro

Ya se acercan demasiado las municipales y autonómicas, y en Madrid las promesas electorales vuelan por doquier. Pero pese a este ir y venir de las propuestas a lo largo de los años hay un campo que nunca nadie se priva de tender un anzuelo para los votantes, y ese es el Metro de Madrid. Durante las campañas electorales, partido en el Gobierno u oposición no dudan en ofrecer un caramelo a los millones de viajeros del suburbano, ya sean descuentos en el precio –llegando al gratis total que prometió Begoña Villacís si hay contaminación-, aumento en el horario de apertura, en la frecuencia de los trenes o abrir otra estación a la puerta de nuestra casa.

Desde que se creara el Consorcio de Transportes y el Metro pasara a manos de la Comunidad y el Ayuntamiento de Madrid en 1986 la política madrileña tiene uno de sus pilares aquí. Cada año, pese a que algunos mantengan la línea, se suman y se restan propuestas. Los tiempos cambian y lo que los usuarios quieren también. Si hace años lo que importaba era inaugurar líneas y estaciones, hoy, según las propuestas de los partidos, es facilitar el acceso a los colectivos en exclusión social y a los jóvenes. Todos los partidos en estas elecciones proponen una revisión de las tarifas.

Todos los partidos en estas elecciones proponen una revisión de las tarifas

Pero esta revisión de tarifas, ahora en boca de todos, no tenía lugar –salvo casos como el de IU, que proponía gratuidad en el transporte para la tercera edad y los parados sin subsidio ya en 1987– entre los candidatos. La principal baza era la expansión de la red, y buena cuenta de ello registra el PP en 1995, cuando frente a la izquierda regional que proponía 25 km para los próximos cuatro años, el PP apostaba por ampliar 48 km. La victoria de Alberto Ruíz Gallardón dio inicio a la gran expansión, que desde los 114,4 kilómetros que tenía el subterráneo a mediados de 1994 ha pasado a los 292,41 con los que acabó el pasado ejercicio.

Entre 1995 y 2003, el Metro de Madrid aumentó su tamaño en 150 kilómetros. Este crecimiento, en el que nunca faltaba una foto a cada inauguración, no impidió que en época de elecciones se prometiera y se prometiera, incluso se increpara el prometer, aunque quien atacase propusiera lo mismo. En 2003, según relataba el diario El País, la candidata del PP Esperanza Aguirre consideraba una urgencia llevar el metro a ciertos barrios de Madrid, y para ello propuso 60 kilómetros de metro, algo que desde PSOE e IU criticaron de “electoralismo” a pesar de que ellos proponían idénticas estaciones y en total 55 kilómetros nuevos de red.

En esos comicios de 2003 también salió a la palestra una de esas promesas de campaña que parecen abocadas a no realizarse nunca, abrir el metro por la noche. Gallardón, en pleno fervor electoral propuso ampliar el horario los viernes y fines de semana, y reducirlo durante la semana, algo que no aparecía en el programa electoral de su partido, sino en el del PSOE, que además proponía por primera vez la ampliación del abono joven hasta los 26 años. Esta promesa para captar el voto juvenil, también realizada en ese año por IU, ha sido recogida en estos comicios por la candidata popular a la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, que la rechazó en varias ocasiones en la Asamblea de Madrid propuesta por estos dos partidos a lo largo de los años.

La propuesta electoral de Gallardón cayó en saco roto con el tiempo por las disputas que esto provocó con los sindicatos y no hubo metro por la noche. En ese asunto cabe destacar como la lideresa de los populares, pese a que es una promesa incumplida, ha negado siempre la posibilidad de abrir el metro durante el horario nocturno alegando razones de seguridad y “resistencia sindical”. Pese a ello, el PSOE recogió el guanteen 2007 y propuso abrir el metro por la noche.

Ese año Aguirre propuso aumentar la edad del abono joven a los 23 años, pero lo interesante en la campaña de la popular en 2007 está en las inauguraciones. En ese año electoral, según detalla El País, se inauguraron 50 kilómetros de vía, una sexta parte del trazado actual. En esa época, previa a la crisis económica, las inauguraciones conllevaban un empujón mediático y Aguirre consiguió una holgada mayoría mientras prometía 150 nuevos kilómetros en la red del suburbano.

El hoy defenestrado Tomás Gómez prometía en 2011: “No vale solo con ampliar el metro, bajaremos el precio”

En 2011 hay caras nuevas, hoy más conocidas que entonces, que buscaban hacerse un hueco en el Parlamento regional. El hoy defenestrado Tomás Gómez prometía entonces: “No vale solo con ampliar el metro, bajaremos el precio”. Entre sus medidas, el abono joven de los 26 años de nuevo, que también incorpora IU, bajar el precio del abono de diez viajes y un compromiso de congelar las tarifas durante dos años. La federación de izquierdas por su parte propone mejores accesos en todas las líneas de metro y nuevas líneas también, además del coste cero en el transporte para desempleados, que lleva años reclamando. UPyD, que se presenta por primera vez en Madrid propone un “título de transporte único” para toda la red y la ampliación de algunas líneas. Ciudadanos, que se presentó en Madrid y en la Comunidad ya en 2011, proponía en su programa macro para las municipales extender el servicio de Metro las 24 horas los viernes y vísperas de festivos, y hasta la 1 el resto de días. En su programa para Madrid no mencionaban esto, aunque aseguraban que mejorarían la oferta y la frecuencia, y apostarían por una extensión del Metro.

El PP, vencedor de nuevo de las elecciones ese año, propuso para estos comicios que el abono transporte fuera gratuito para personas con incapacidad permanente absoluta y nuevas conexiones entre líneas y ampliación de otras. En una charla con los lectores de un diario digital, cuando ya se acercaban los comicios electorales, Aguirre defendía que si no se habían realizado títulos de transportes más amplios de los 10 viajes era porque el metro valía 1 euro, al contrario de ciudades como Barcelona o París, donde era mucho más caro, y como tantas otras veces salía del paso sobre la apertura del Metro por la noche. Aguirre salió victoriosa en los comicios, pero dejó pronto su cargo en favor de Ignacio González, con el que el metro ha sufrido un declive, tal y como ya explicaba Vozpópuli, con menos usuarios, peor servicio y más reclamaciones.

24 de Mayo

En los comicios que nos ocupan los partidos no escatiman en propuestas, todos tienen su rebaja para Metro de Madrid, desde los títulos revisables que ofrece Podemos al transporte gratis “si contaminamos” de Ciudadanos. La formación que lidera Pablo Iglesias es una de las que menos rebaja ofrece, su apuesta se encuentra en permitir a viajeros con un título más caro poder adscribirse a uno menor –un joven que pague el infantil o un parado el de la tercera edad- en función de su situación económica. Una propuesta que se basa en la asignación de un precio según la renta que ha propuesto históricamente IU, que este año mantiene su apuesta por un transporte gratuito para personas en riesgo de exclusión.

Todos tienen su rebaja para Metro de Madrid, desde los títulos revisables que ofrece Podemos al transporte gratis “si contaminamos” de Ciudadanos

El PSOE, de la mano de Ángel Gabilondo, apuesta por realizar una revisión de tarifas y establecer un descuento del 80% a los parados, aumentando además el abono joven hasta los 26 años. Esta misma edad es la que ha fijado Cristina Cifuentes en sus promesas si es elegida presidenta. En el caso de ganar, tal y como relató a este diario, reducirá el precio del abono para los jóvenes a 20 euros y para parados a 10 euros al mes, que en la práctica es una reducción de cerca del 80% del precio actual. UPyD apuesta por un transporte gratuito para menores de 12 años y tarifas personalizadas en función de las necesidades del colectivo, mientras que Ciudadanos quiere conectar mejor el bus y el metro por las noches, aumentar la frecuencia de estos, bajar los precios y establecer un bono multiviaje. Además, tal y como ya se hacía referencia, Begoña Villacís se ha comprometido a ofrecer transporte gratis a los madrileños si hay contaminación atmosférica y a perdonar un 90% la sanción de una primera multa dentro de la Ley de Segunda Oportunidad que quiere poner en marcha.

Así, parece que voten lo que voten los madrileños el próximo 24 de mayo en las elecciones municipales y autonómicas que pueden cambiar el panorama político en la región obtendrán un descuento en la tarifa o ayudas a determinados colectivos. Como todos los años, es tiempo de Metro, y todos aprovechan el momento. Al final todo puede resumirse en el titular de una columna del periodista Fernando F. Sanz antes de los comicios de 1995 haciendo referencia a una frase de los hermanos Marx, "¡Más madera: es la guerra!", que repiten en una de sus más conocidas películas mientras destrozan y queman el tren en el que viajan para que éste no se detuviera: "¡Más metro: son las elecciones!".


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba