Nacional

En libertad con cargos los dos exempleados de Método 3 que espiaron a Sánchez Camacho

La juez de instrucción les acusa de un delito de revelación de secretos por las supuestas escuchas ilegales a la presidenta del PPC. Los trabajadores fueron los encargados de colocar el micrófono y el que realizó el reportaje fotogofráfico.

Una pareja de Mossos d'Esquadra sale de la sede central en Barcelona de la agencia de detectives Método 3.
Una pareja de Mossos d'Esquadra sale de la sede central en Barcelona de la agencia de detectives Método 3. EFE

La juez de instrucción de guardia ha dejado en libertad provisional con cargos, acusados de un delito de revelación de secretos, a tres exempleados de la agencia de detectives Método 3 y a su dueño, Francisco Marco, detenidos por las supuestas escuchas ilegales a la presidenta del PPC, Alicia Sánchez-Camacho, informa Efe. Los primeros en quedar en libertad fueron Alex Borreguero, que colocó el micrófono con el que se grabó a Alicia Sánchez Camacho, y el también extrabajador de Método 3 Julián Peribáñez, encargado del reportaje fotográfico sobre el encuentro de la presidenta del PPC con una expareja de Jordi Pujol Ferrusola, María Victoria Álvarez. Pocas horas después, también han salido libres otro extrabajador y el dueño de la agencia. Para este último, la Fiscalía ha pedido su comparecencia semanal ante el juez y la retirada de su pasaporte, aunque la juez de guardia debe decidir todavía si le impone esas medidas cautelares.

La Policía Nacional detuvo el pasado lunes a cuatro detectives de la agencia Método 3, entre ellos su dueño Francisco Marco, a raíz de la denuncia que el PPC presentó por la supuesta escucha ilegal de que fue víctima su presidenta en un almuerzo que compartió con la exnovia de Pujol Ferrusola en el restaurante La Camarga de Barcelona.

Uno de los extrabajadores asegura que colocó un micrófono en el florero porque Sánchez-Camacho se resistía a llevarlo entre las ropas

En su declaración a la juez de guardia, que no es la que instruye el caso, Borreguero ha ratificado la versión que mantuvo ante la Policía Nacional y ha reconocido que fue él quien colocó el micrófono en el florero de la mesa del restaurante que grabó la conversación entre Sánchez-Camacho y María Victoria Álvarez, sin que los dueños del local le pusieran impedimento alguno. Como ya sostuvo ante la Policía tras su detención, Borreguero, de 20 años y que trabajaba como recadero para la agencia de detectives, ha explicado que él siempre dio por hecho que Alicia Sánchez-Camacho sabía que iba a ser grabada, encargo que le encomendó la detective Elisenda Villena, también detenida. De hecho, ha añadido ante la juez que, de acuerdo con la información que le facilitaron, debía colocar el micro en el florero porque la presidenta del PPC se resistía a llevarlo entre las ropas para evitar ponerse demasiado nerviosa, han informado fuentes judiciales.

El otro exempleado de Método 3 que ya ha salido en libertad ha afirmado a la juez que recibió un encargo de Elisenda Villena de fotografiar a la expareja de Pujol en su encuentro con Sánchez-Camacho en el restaurante. No obstante, ha añadido que Villena no le aclaró si la presidenta del PPC era consciente de que estaba siendo grabado su encuentro.

Ambos imputados han declarado ante la juez de guardia que desconocían por completo quién contrató a Método 3 para espiar el almuerzo, dado que la documentación sobre las personas que realizaban encargos a la agencia de detectives la llevaba una secretaria de la empresa y ellos no tenían acceso a la misma. Tras la declaración de esos dos exempleados de Método 3, la juez está tomado declaración a la detective Elisenda Villena, que al parecer dirigió la operación de seguimiento a Sánchez-Camacho y Maria Victoria Álvarez.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba