Nacional

La llegada de Mato al Gobierno allana el camino a Cospedal para repetir como "número dos" del PP

El desembarco  de Ana Mato al Gobierno como ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, despeja el camino a la continuidad de la presidenta de la Comunidad de Castilla-La Mancha, María Dolores de Cospedal, en la secretaría general del PP a partir del congreso nacional que los populares celebran los días 16, 17 y 18 de febrero en Sevilla. El destino de la actual vicesecretaria de Organización y Electoral, --a todos los efectos, "número tres" del organigrama popular--, marcaba la futura dirección del partido en el Gobierno.

El desembarco  de Ana Mato al Gobierno como ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, despeja el camino a la continuidad de la presidenta de la Comunidad de Castilla-La Mancha, María Dolores de Cospedal, en la secretaría general del PP a partir del congreso nacional que los populares celebran los días 16, 17 y 18 de febrero en Sevilla. El destino de la actual vicesecretaria de Organización y Electoral, --a todos los efectos, "número tres" del organigrama popular--, marcaba la futura dirección del partido en el Gobierno.

De no haber dado el salto al gabinete ministerial, Mato hubiera sido la persona destinada a tomar las riendas del partido en este etapa de Gobierno como secretaria general del mismo, según han señalado distintas fuentes del PP a Vozpópuli, lo que hubiera supuesto un escollo para Cospedal, quien, de este modo, seguirá presente en la primera línea de la política nacional.

El propio Mariano Rajoy ha puesto muchas veces como ejemplo a su otrora compañero de filas Francisco Álvarez-Cascos para justificar la continuidad de su mano derecha en el partido. Recuerda a quien le quiere oir que a pesar de ser designado vicepresidente político en el primer gobierno de José María Aznar, el asturiano no dejó la secretaria general del partido en 1996, que seguía controlando a distancia con mano férrea-

Era evidente, sin embargo, que Cascos no podía estar en el día a día de la administración del partido, azotado entonces por los atentados de ETA contra cargos públicos populares. Fue cuando llegó desde el Senado Ángel Acebes, para quien se creó "ad hoc" el puesto de coordinador general. Con Cospedal, según los mismos medios consultados, se echaría mano de un dirigente que se pusiera al frente de la gestión cotidiana de Génova, emulando los tiempos de Acebes. Y es en este punto donde muchos miran hacia una de las personas 'descabalgadas' primero de la portavocía del Grupo Popular en el Congreso y, segundo, del Gobierno: el actual vicesecretario de Comunicación del partido en el Gobierno, Esteban González Pons.

Más incierto se antoja el destino de Federico Trillo, quien se veía en el Ministerio que ahora ocupa Alberto Ruiz-Gallardón, el de Justicia. Hasta el próximo congreso nacional seguirá siendo al menos responsable de Interior, Justicia y Libertades, aunque ya con su partido en el Gobierno se le ha acabado la interlocución que mantenía con el PSOE, en concreto con Alfredo Pérez Rubalcaba.

Copa de Navidad en Génova

Cubierto el Grupo Parlamentario y el Gobierno, el tercer escalón que le queda a Rajoy es el del partido. No es menos importante para él, y así lo manifestó ayer mismo durante la copa de navidad que ofreció a los trabajadores de la sede nacional. Acompañado de Cospedal, Sáenz de Santamaría, Mato, Miguel Arias, Guindos y Montoro, y hasta del antes aludido Ángel Acebes, que decidió no volver a concurrir a las elecciones generales, señaló Rajoy que el partido debe seguir en activo, sin pasar a un segundo plano que lo diluya, al tiempo que agradeció a todos su esfuerzo de estos años."Hay que continuar y mirar al futuro", dijo. Junto a todos ellos estuvo González Pons, quien con anterioridad había acuCosdido a la toma de posesión precisamente de la ministra de Sanidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba