Nacional

Rajoy evita la foto con Castedo y recuerda las malas experiencias de Latinoamérica con los populismos

El presidente consigue que la alcaldesa no aparezca para recibirlo con motivo de la clausura del Congreso de la Empresa Familiar celebrado en Alicante. Promete una rebaja de impuestos todavía mayor para la próxima legislatura y defiende que los españoles ya perciben la mejora de la economía.

El presidente del Gobierno a su llegada al congreso empresarial
El presidente del Gobierno a su llegada al congreso empresarial Efe

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha evitado la foto con Sonia Castedo, la alcaldesa de Alicante que todavía pertenece al PP y que ha sido imputada en dos causas distintas acusada de hasta cinco delitos. A su llegada para clausurar el Congreso Nacional de la Empresa Familiar, sólo lo recibieron el presidente valenciano, Alberto Fabra, y los representantes del Instituto de la Empresa Familiar, con Javier Moll y Leopoldo Rodes entre ellos. Nada de autoridades locales en un primer plano, y por lo tanto ni un pelo a la vista de la primera edil alicantina a pesar de que su jefa de protocolo rondaba por el acto. La versión oficial se resume en que Castedo se mostraba indispuesta. 

Después del bochorno de este lunes, cuando forzado por el protocolo el rey tuvo que saludar a Castedo a la vista de todos, Rajoy se ha quitado el bulto sospechoso de en medio. Tras numerosas presiones sobre la regidora, ésta no ha acudido y Rajoy se ha ahorrado una foto que habría dejado de nuevo en evidencia la incapacidad del sistema para relegar a un político salpicado por corruptelas. Una imagen que habría puesto de manifiesto la escasa voluntad de regeneración y que habría vertido más gasolina sobre el fuego capitalizado por Podemos.

Sin embargo, fuera del acecho de las cámaras y ya de puertas adentro, el presidente del Gobierno sí que tuvo que saludar a un imputado del ayuntamiento de Alicante, el primer teniente de alcalde, Andrés Llorens.

Ataque a Podemos

Una vez delante del atril, Rajoy pidió en su discurso a los españoles "que dejen de castigarse por algunas cosas que pasan", en clara alusión a los escándalos ocasionados por la corrupción. "España es un gran país y de vez en cuando hay que recordarlo", declaró ante el foro de empresarios allí reunidos. Con Podemos surgiendo como la principal fuerza en las encuestas, el presidente quiso enmarcar la irrupción de estos nuevos partidos dentro de un fenómeno paneuropeo: "Yo creo que todo esto es malo para Europa. Nos aleja de la moderación y la sensatez", remachó Rajoy. Y a continuación insistió en que los grandes partidos en Europa no lo han hecho tan mal e hizo una referencia a las malas experiencias latinoamericanas con los movimientos populistas.

El presidente se dirigió a los empresarios del Instituto de la Empresa Familiar basando todo su discurso en la economía, pilar a su entender de todo su capital político. Destacó que las previsiones de la Comisión Europea sitúan el crecimiento de España por encima de la media de la zona euro, en concreto 0,4 puntos más este año y 0,6 más el que viene. Fiel a sus tediosas intervenciones de siempre, repasó una larga retahíla de datos que en su opinión certifican el cambio de rumbo que ha adoptado la economía española.

"Hay una tendencia a no situarse en la realidad. Tan irresponsable era decir en 2012 que todo iba bien como decir ahora que la situación no ha mejorado"

Es más, tomó los datos de confianza y expectativas de los consumidores para justificar que el ciudadano de a pie de calle estaba percibiendo la mejora. "No estamos satisfechos, pero sí por lo menos incentivados por todo lo que hemos conseguido. Acuérdense de cuando nos preguntaban que por qué no pedíamos el rescate. Pues bien, esto era hace dos años. Sin embargo, hay una cierta tendencia a no situarse en la realidad. Tan irresponsable era decir en 2012 que todo iba bien como decir ahora que la situación no ha mejorado. Debemos recuperar la costumbre de hablar bien de España", afirmó el presidente.

El propio auditorio de empresarios al que interpeló Rajoy refrendó en una encuesta que el clima económico mejora, con una nota de 4,26 sobre 9 puntos. Sin embargo, estos empresarios entre los que se encontraban los Entrecanales, Roig, Puig o Andic también calificaron la situación política de muy preocupante, valorándola con un 1,08 sobre 9 puntos.

Por lo demás, el presidente argumentó que ahora no es el momento de una rebaja de impuestos mayor, pero prometió que los rebajaría todavía más si seguía siendo presidente en la próxima legislatura.

Respecto a la reforma de la Administraciones Públicas, Rajoy sostuvo que es una de las operaciones más ambiciosas que se han adoptado y que va a continuar en marcha. "Tendré que poner más esfuerzo en comunicarla", dijo.

Cuando fue interrogado por la cuestión catalana, el presidente reiteró que se especificase qué se quería reformar exactamente de la Constitución. "Es posible que el PP y el PSOE se pongan de acuerdo, ¿pero creen ustedes que hay que incluir el derecho de autoderminación en la Constitución tal y como quieren los nacionalistas?", dijo. Rajoy explicó que para ello antes había que responder a muchas preguntas, algunas de ellas tan importantes como si se tenía que liquidar la igualdad, si el modelo que se prefería era un federalismo asimétrico o determinar el nivel de competencias del Estado central. Y como siempre concluyó que no abriría el melón de reformar la Constitución sin saber qué se iba a hacer.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba