Los líderes regionales temen un fracaso como el del PP andaluz

Rajoy ignora la rabieta de sus barones y se pone al frente de la campaña del 24-M

No se va a esconder Rajoy en las municipales. Ni va a ceder protagonismo a sus barones regionales, que le dedicaron un plantón este lunes. El presidente liderará la campaña y Génova asumirá la dirección, en contra de lo pretenden sus cónsules regionales.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en la Convención Nacional del PP en Madrid
El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en la Convención Nacional del PP en Madrid Gtres

Mariano Rajoy quiere liderar la campaña del PP en la ardiente cita del 24 de mayo. Quiere protagonismo, actos, mítines y presencia en pueblos y capitales de provincia. Nada de ocultarse ni dé marcha atrás. Menos aún, reservarse para las generales, como apuntan algunas teorías malévolas que circulan por los meandros de su formación.

La incesante presencia de Rajoy en la campaña andaluza no se tradujo en unos buenos resultados. Más bien todo lo contrario. Los barones regionales echan chispas. El lunes enviaron un mensaje a la dirección del partido en forma de unánime plantón en el comité ejecutivo. Casi todos ellos se juegan su continuidad y la de su gente en la cita del 24-M. Y las perspectivas no son optimistas. El PP puede perder todos los Gobiernos autonómicos excepto tres o cuatro. Un desastre. Y han exigido que las cosas cambien.

Las perspectivas no son optimistas. El PP puede perder todos los Gobiernos autonómicos excepto tres o cuatro. Un desastre. Y los barones han exigido que las cosas cambien.

Un argumento nada disuasorio

En los últimos días, Rajoy ha escuchado algunas voces de los líderes autonómicos y les ha intentado calmar. Las andaluzas no son extrapolables, de acuerdo con el mantra que esgrime estos días el presidente. Un argumento asumible pero que no resulta disuasorio. Los cónsules regionales del PP están a cuatro minutos de entrar en una situación muy delicada. Entre el desánimo y el pánico. Adivinan la derrota y no advierten en sus mandos capacidad de reacción. Piensan que la gestión del Gobierno, lejos de impulsarles, les está castigando. Y temen que el voto centrista, ese que decide elecciones, se vaya al PSOE o a Ciudadanos. Pretenden recuperar a ese sector del electorado subrayando las distancias con Madrid y centrándose en su gestión estrictamente regional o local. Pero no va a ser así.

Involucrado y en acción

También ha mantenido Rajoy varios encuentros con la cúpula del partido para repasar el desastre andaluz y abordar las municipales y autonómicas. Cospedal, Arenas y Floriano forman el núcleo duro con el que el presidente prepara su estrategia. De momento, queda claro que Rajoy quiere un protagonismo activo, una presencia permanente y que se constate su involucración en el reto de mantener el poder territorial. Algo imposible. Pero hay que dar la batalla.

De momento, queda claro que Rajoy quiere un protagonismo activo, una presencia permanente y que se constate su involucración en el reto de mantener el poder territorial

Mala noticia para algunos dirigentes regionales, que pretenden una campaña centrada estrictamente en el perfil de sus candidatos. Menos secretarios de Estado, menos ministros y menos Rajoy. El desembarco de miembros del Ejecutivo en la campaña andaluza, piensan, fue contraproducente. En unas municipales se elige alcalde y no una gestión de Gobierno. En las autonómicas, se escoge a un presidente regional y no a un Ejecutivo nacional. Moncloa, cuanto más lejos, mejor.

Los valores del partido

Ajeno a este planteamiento, Rajoy se dispone a mantenerse en una línea que siempre ha defendido. Participación activa del presidente, en especial en los lugares donde más arriesga el PP. Piensan sus asesores que nadie como el presidente transmite los dos principales valores en los que se basa su mensaje: recuperación económica y estabilidad política. Ahora se van a añadir algunas referencias a Ciudadanos, para contener su vertiginoso avance. Nada de insultos ni desprecios. Algo más eficaz: insistir en que el PP representa al voto útil para frenar a la izquierda y para desarticular el riesgo de Podemos. Rajoy ha escuchado a sus barones y hará, como siempre, lo que a él le parezca.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba