Ningún parlamentario se atrevió ayer, a puerta cerrada, a hacer preguntas al presidente

Diputados del PP acusan a Arriola: "Le ha puesto una venda en los ojos a Rajoy"

Mariano Rajoy, erre que erre, ha insistido en el comité ejecutivo del PP, en la cena de Navidad de su partido en Madrid y delante de sus diputados, en que la recuperación económica, la defensa de la unidad de España y la garantía de estabilidad que representa, le serán suficientes para ganar las próximas elecciones. Muchos parlamentarios de su grupo le ven secuestrado por el discurso “alegre” de su sociólogo de cabecera, Pedro Arriola.

Mariano Rajoy, junto a María Dolores de Cospedal, Rafael Hernando y otros diputados del PP, ayer, en el Congreso.
Mariano Rajoy, junto a María Dolores de Cospedal, Rafael Hernando y otros diputados del PP, ayer, en el Congreso. EFE

El presidente compareció este martes ante su grupo parlamentario y lo hizo a puerta cerrada, pero no para someter a debate o analizar la gestión del Gobierno, sino para anunciar el nombre del nuevo portavoz del PP en el Congreso, Rafael Hernando, y para insistir, erre que erre, en los mismos mensajes que ha esbozado ya hace pocos días en el comité ejecutivo de su partido y en la cena de Navidad celebrada el lunes en Madrid. A saber: que puede ganar las próximas elecciones a lomos de la recuperación económica, del dique de contención puesto para impedir una Cataluña independientey de la garantía de estabilidad política que simboliza el PP frente al endeble liderazgo de Pedro Sánchez en el Partido Socialista y el radicalismo de los nuevos actores que emergen en la izquierda. Parlamentarios que han sido testigos de este reiterado discurso extraen una conclusión preocupante: “Mariano sigue secuestrado por Pedro Arriola, que es quien le impide reaccionar ante la fuerte convulsión interna que vive el país”.

"Arriola impide a Rajoy reaccionar ante la convulsión interna que vive el país", aseguran parlamentarios del PP

Ninguno de estos diputados alzó el lunes la voz cuando, al finalizar su intervención en el Congreso, el presidente preguntó en alto si había alguna pregunta. Sólo tomó la palabra el ministro de Sanidad, Alfonso Alonso, para agradecer a sus compañeros de escaño el apoyo recibido durante su desempeño como portavoz. Hubo solo aplausos.

Rajoy ha querido enterrar las especulaciones que le situaban fuera del cartel del PP en las próximas elecciones –este lunes en La Moncloa repitió que será candidato– y nadie se atreve a cuestionar en público sus argumentos, aunque en privado son cada vez más los dirigentes que consideran el riesgo de sufrir un serio revés en los comicios de mayo, un auténtico torpedo para las legislativas, y no solo por el retraso en confirmar a los candidatos a alcaldías y comunidades autónomas.

“Nadie se ha atrevido ni siquiera a preguntar al presidente por las claves de su optimismo y muchos nos tememos que Arriola, con su discurso alegre, le ha puesto una venda en los ojos, algo que le impide comprobar con objetividad los potentes movimientos de fondo que se están produciendo en la sociedad española y que pueden facilitar la entrada de medio centenar de diputados de Podemos en la próxima legislatura y abocar a que cualquiera de los dos grandes, sea el PP o sea el PSOE, tengamos que ir a nuevas elecciones después de gobernar en minoría un par de meses”.

La inercia de la continuidad no es estabilidad

Hay inquietud en el grupo parlamentario 'popular' por la falta de reacción de Rajoy y por su tendencia “a confundir la inercia de la continuidad con la estabilidad política”. Ahora, aseguran estas fuentes, el presidente lo fía casi todo a la tarea de hacer pedagogía de la tarea de Gobierno a través de unos dirigentes provinciales y regionales que han permanecido silentes todos estos años, preocupados por el riesgo de descomposición interna que corre su partido si no calan en los ciudadanos las respuestas, “débiles y tardías” activadas para encarar la dura secuencia judicial de los escándalos en lista de espera, la inacción de no pocos ministerios, los dislates cometidos con la reforma del aborto, el intento fallido de cambiar la elección de los alcaldes o las declaraciones contradictorias sobre los ritmos de la recuperación económica.

En el PP se critican las declaraciones contradictorias de Rajoy sobre los ritmos de la recuperación económica

Quienes dentro del PP esperaban transitar la recta final de la legislatura con un Gobierno renovado, se han quedado con las ganas. “Al final, podemos ganar las elecciones, pero no por méritos propios, sino por la falta de comparecencia del contrario y por su inutilidad”, comentaba este lunes con sorna un parlamentario que observa también con cierto pasmo lo poco que a Pedro Sánchez le ha durado la tranquilidad dentro del PSOE. El próximo lunes, Rajoy recibirá en La Moncloa a la presidenta andaluza, Susana Díaz, colocada ahora en las antenas de la mayoría de los barones socialistas.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba