Nacional

Rajoy toma el control del PP desde Moncloa para imponer unidad interna en el escándalo Bárcenas

La celebración en Moncloa del Comité de Dirección del partido, por primera vez ayer en lo que va de legislatura, no es un hecho aislado. El presidente del Gobierno tiene intención de repetir con frecuencia este formato, aunque sin la periodicidad semanal que instauró Aznar. La cúpula popular también se reunirá en diferentes comunidades autónomas dentro una gira orientada a cerrar filas. Floriano aleja la Convención Nacional de otoño a 2014.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, emplazó la semana pasada a la cúpula del PP para la reunión de ayer en Moncloa.
El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, emplazó la semana pasada a la cúpula del PP para la reunión de ayer en Moncloa. GTres

Con el escándalo Bárcenas pasando factura el PP en intención de voto (las últimas encuestas sitúan a los populares con casi 12 puntos menos que en la generales de 2011), la respuesta de Moncloa llega con una vuelta de tuerca en su estrategia. Por primera vez en sus 22 meses de mandato, el jefe del Ejecutivo, Mariano Rajoy, reunió este lunes al Comité de Dirección del partido en dependencias del Palacio de la Moncloa. La cúpula popular cambió así su habitual despacho de los lunes en Génova y se trasladó a la sede de la Presidencia del Gobierno, atendiendo la convocatoria que había dirigido Rajoy a sus integrantes la pasada semana.  

No faltó al encuentro, que se prolongó durante algo más de dos horas, ninguno de sus miembros: la secretaria general, María Dolores de Cospedal; los tres vicesecretarios, Carlos Floriano (Organización), Esteban González Pons (Estudios y Programas) y Javier Arenas (Política Autonómica y Local); así como los portavoces de las tres Cámaras parlamentarias, Alfonso Alonso (Congreso de los Diputados), José Manuel Barreiro (Senado) y Jaime Mayor Oreja (Parlamento europeo). No asistió la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría.

Rajoy estrena este formato ahora, a poco de llegar al ecuador de su mandato, y justo cuando incluso dentro del PP reconocen que pronto habrá cambios no sólo en la estructura orgánica de la formación sino también en el Gobierno. Fue el expresidente José María Aznar quien instauró los maitines en Moncloa cada lunes para definir la agenda y coordinar los mensajes con el núcleo duro del partido.  

A preguntas de la prensa sobre la periodicidad que tendrán estos encuentros en el cuartel general del Ejecutivo, Floriano se limitó a contestar que tales reuniones se harán "cuantas veces" el líder del Gobierno y del PP "estime por conveniente". Sin embargo, fuentes del partido conocedoras del contenido de la cita informaron a Vozpópuli que no se trató de un "hecho aislado" o "extraordinario", puesto que el presidente tiene intención, "a partir de ahora", de "repetir con frecuencia" este formato, aunque "no con carácter semanal" como en tiempos de Aznar. Con anterioridad había sido siempre la secretaria general, María Dolores de Cospedal, la encargada de la interlocución con Rajoy respecto a los temas abordados en el seno del Comité de Dirección, cuyas sesiones presidía ella.

Génova tiene previsto celebrar próximas reuniones del Comité de Dirección en diferentes comunidades autónomas, lo que permitirá un contacto más cercano con los presidentes regionales y con la militancia de cara a las elecciones europeas 

Desde que arrancara el nuevo curso político, Rajoy se ha sentado ya dos veces junto a la cúpula del partido, la primera, el 2 de septiembre con motivo de la celebración del Comité Ejecutivo Nacional del PP, y la segunda, el pasado lunes en Moncloa. En tales reuniones ha coincidido con Javier Arenas, poco después de que éste declarara ante el juez Pablo Ruz en el caso de los papeles de Bárcenas, y con Cospedal, quien hizo lo propio como testigo, aunque responsabilizando a Rajoy de la reunión donde se pactó el finiquito al extesorero popular. A este respecto, Floriano negó que hubieran tratado en Moncloa la polémica en torno al exgerente popular. "No hemos hablado ni de Bárcenas ni del Faisán, de ninguno de los asuntos que más inquietan a Rubalcaba. Hemos hablado de sacar a España y los españoles de la crisis y seguir trabajando en esa dirección", enfatizó. Asimismo, el vicesecretario de Organización descartó que se abordaran "cuestiones internas" y sugirió que la Convención Nacional, pospuesta a otoño, no se celebrará este año. Los cambios que se barajaban en torno a esta cita tendrán que esperar a 2014.

Interparlamentaria a finales de octubre

De igual modo, y dentro de ese propósito de apelar a la "unidad interna", según recalcan las fuentes consultadas, el PP tiene previsto celebrar próximas reuniones del Comité de Dirección en diferentes comunidades autónomas, lejos de Génova. Esta gira permitirá cerrar filas y un contacto más cercano con los presidentes regionales y con la militancia de cara a las elecciones europeas del 25 de mayo. Además, Floriano aseguró que el partido organizará una Interparlamentaria a finales de octubre o primeros de noviembre. Para entonces, el Ejecutivo ya habrá remitido al Congreso el proyecto de Presupuestos Generales del Estado para 2014, algo que tendrá lugar el 30 de septiembre. El PP desplegará una ofensiva a nivel territorial para explicar estas cuentas y un paquete de reformas como la de las pensiones, la de las administraciones públicas o la fiscal, que se presentará en el primer trimestre del ejercicio siguiente.

Las principales cuestiones tratadas el lunes en la reunión de maitines fueron la respuesta del Gobierno al desafío secesionista en Cataluña, que pasa por un "diálogo sin descanso" con la Generalitat dentro del respeto a la Constitución, y la mejoría de la economía, según últimos datos que trasladó Rajoy a los asistentes. El Gobierno sale así al rescate del partido.  


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba