Génova no publica las conclusiones de su conferencia política

Las propuestas de renovación radical del PP se quedan en el limbo

Las medidas de drástica renovación que pretende adoptar el PP se han quedado en el limbo. El documento con las conclusiones de la conferencia política del fin de semana no existe, en contra de lo que anunció en su momento la cúpula del partido. 

El vicesecretario de comunicación del Partido Popular, Pablo Casado.
El vicesecretario de comunicación del Partido Popular, Pablo Casado. EFE

El millar largo de militantes presentes en el recinto ferial madrileño se quedaron con las ganas. La dirección del PP evitó publicar, en contra de lo anunciado, las conclusiones alcanzadas en los largos e intensos debates del cónclave. Ni siquiera se enunciaron en forma clara y concreta los compromisos adquiridos, quizás para evitar contratiempos ulteriores. Fuentes del partido aseguraban que lo debatido en la conferencia política pasará ahora al comité de campaña y, de ahí, se trasladará al programa electoral. No está claro cuáles serán las sugerencias que se convertirán finalmente en compromisos electorales. Toda una incógnita.

Netamente decepcionados regresaron a su lugar de origen buena parte de los asistentes al cónclave del PP, celebrado este fin de semana en Madrid. Era la última oportunidad antes de embarcarse en la campaña definitiva, en la carrera hacia las elecciones generales. Unos comicios que hay que ganar con claridad, como explicó Rajoy, ya que el único programa de la oposición es montar coaliciones para evitar que gobierne el PP.

Congresos plebiscitarios

El viernes todo eran promesas de cambios, proyectos de reformas, pasos hacia adelante. Dolores Cospedal había abierto el fuego al anunciar las necesaria participación directa de todos los militantes en la elección de los cargos del partido. Juanma Moreno, designado mediante sonoro 'dedazo' como líder del PP andaluz, fue más allá y propuso que todos los candidatos locales y regionales se elijan por un sistema de democracia directa y hasta propuso la celebración de "congresos asamblearios". Hay quien extrajo la conclusión de que se modificaran los estatutos para que las bases designen incluso al presidente. En los diferentes foros, se habló también de reforma de la ley electoral, para que pueda gobernar el partido más votado, o de la reforma constitucional, o la limitación de los mandatos, o de darle un vuelco al Senado como cámara de representación territorial. Ideas que en su momento ya barajó el Gobierno pero optó por guardar en un cajón ante el frontal rechazo del grupo socialista, que no quería ni oír hablar de primar a las listas más votadas.

La música sonaba bien, incluso a los numerosos barones territoriales presentes en las salas de conferencias. Casi todos ellos, derrotados en los recientes comicios de mayo. Cristina Cifuentes, una de las excepciones, entonó claros mensajes de autocrítica. Herrera, de Castilla y León, también se sumó a este anhelo de cambio para evitar otro desastre. Pero el presidente de la formación eludió este tipo de ejercicio de contrición, tan reclamado.

Poco duró el optimismo. Todas esas iniciativas, que se recibieron con entusiasmo entre los militantes allí presentes, quedaron prácticamente sepultadas en la jornada de clausura. Rajoy no hizo más mención a que "se cambiará lo que haya que cambiar" y Pablo Casado y AndreaLevy, en su función de notarios de lo debatido, pasaron sobre las propuestas a la carrera, casi como si fueran asunto menor. Cierto es que hasta el próximo congreso del PP, es decir, después de las generales, esas medidas no podrán incorporarse a los estatutos. Pero cabe pensar que buena parte de ellas se traduzcan en apuestas firmes en el programa electoral que, este mismo lunes, según adelantó el propio Rajoy, comenzará a elaborar el equipo de campaña que dirige Jorge Moragas.

Quienes se entusiasmaron con los trabajos de los jóvenes dirigentes de Génova sufrieron una ducha fría al comprobar que todo lo hablado, apenas unas horas antes, se evaporaba. Al menos, por el momento. Ni documento de conclusiones, ni mención concreta y explícita de los puntos propuestos, menos aún, compromiso rotundo y personal del presidente en impulsar y conducir ese proceso de renovación. "Si no lo lidera Rajoy, esto se queda en nada. Es decir, en lo de siempre", concluía un veterano diputado presente en la sala.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba