Nacional

Rajoy y Sánchez dan marcha atrás y abren la puerta a la presencia de imputados en las listas electorales

Pese a la creciente indignación social con el tema de la corrupción, Mariano Rajoy, Pedro Sánchez y Felipe González coinciden en lo básico: puede haber imputados en las listas en tanto y cuanto no haya apertura de juicio oral. Son meros matices. Para algunos, es un paso atrás en la lucha global contra la corrupción en la política.

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, durante un desayuno informativo este lunes en Madrid
El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, durante un desayuno informativo este lunes en Madrid EFE

Mariano Rajoy y Felipe González coinciden en que no todos los casos de imputación son iguales y que, por lo tanto, hay que tener mayor flexibilidad a la hora de elaborar las listas electorales. Es una matización respecto al lema ‘tolerancia cero’ con la corrupción, y esa matización alcanza también al líder del PSOE, Pedro Sánchez, que este lunes ha insistido en que "no habrá imputados en nuestras listas"… siempre y cuando se haya abierto previamente el juicio oral. Un no tan pequeño matiz, como se ve.

El líder del PSOE, Pedro Sánchez, ha recordado este lunes a Felipe González que él siempre va a ir "un paso por delante de la ley" y que, por lo tanto, no habrá imputados por corrupción en sus listas, pero inmediatamente ha añadido el matiz de si previamente se ha abierto juicio oral contra ellos: "La línea está trazada en el momento del juicio oral", ha dicho, por lo que, por ejemplo, Manuel Chaves y José Antonio Griñán, que actualmente están imputados, podrían ir en cualquier lista socialista, puesto que aún no se ha abierto el juicio oral contra ellos.

Ese matiz introducido por Sánchez hace unas fechas, pero actualizado este lunes en declaraciones públicas tras asistir a un desayuno informativo con la secretaria general del PSOE de Navarra, María Chivite, significa de hecho un cambio en la estrategia de ‘tolerancia cero’ con la corrupción, dado que Sánchez defiende ahora que su partido fija en la apertura de juicio oral el momento procesal para apartar a los corruptos, lo que significa que espera a un paso más adelante de la imputación.

Un día antes, el exsecretario general del PSOE y expresidente del Gobierno, Felipe González, levantó una polémica interna en el Partido Socialista y en la izquierda en general al calificar de un "error" excluir a todos los imputados de las listas. Así, pues, aunque con matices semánticos, ahora mismo parece que lo que dicen González y Sánchez es la misma cosa, aunque expresada de forma diferente.

"Hay que ir caso por caso”

Es la misma posición que ha adoptado este mismo lunes el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, quien ha afirmado ante los micrófonos de Onda Cero que “hacer que una persona no pueda presentarse a las elecciones representa un juicio antes de que proceda". Rajoy, al igual que González un día atrás, ha defendido que "hay imputaciones e imputaciones. La imputación no significa condena", y que, por lo tanto, "el gran problema que tiene la imputación y hacer que una persona no pueda presentarse a las elecciones, es que se está haciendo un juicio antes de que proceda".

Por esa razón, Rajoy ha coincidido con Felipe González –y en el fondo también con Pedro Sánchez, aunque con matices semánticos- que “todos los casos son distintos” y que “en cada caso concreto habrá que tomar una decisión concreta". Y eso, pese a reconocer que la corrupción es lo que más daño ha hecho en esta legislatura a su partido.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba