Así fue el encuentro entre ambos en Génova

Cospedal a González en su despacho: "Yo no puedo hacer nada; todo está en manos de Rajoy"

Leve gesto de Génova en favor de Ignacio González. Dolores Cospedal defendió públicamente su gestión y quitó importancia al caso del ático. En privado le confesó que no puede hacer nada y que todo está en manos de Rajoy.

Ignacio González y María Dolores de Cospedal en un acto de la Comunidad de Madrid.
Ignacio González y María Dolores de Cospedal en un acto de la Comunidad de Madrid. COMUNIDAD DE MADRID

Dolores de Cospedal se reunió el lunes en su despacho de Génova con Ignacio González, el atribulado presidente de la Comunidad de Madrid. Un encuentro afectuoso. La secretaria general del PP siempre ha mantenido unas relaciones muy estrechas con González desde sus tiempos de consejera en la Comunidad madrileña. Viejos compañeros, y amigos en fatigas diversas. Con Esperanza Aguirre al fondo, que por fin se ha pronunciado tímidamente. "Ya sabes lo que pienso pero no puedo hacer nada. Todo está en manos de Rajoy", vino a confesarle Cospedal a su interlocutor, según fuentes del partido.

El presidente de la Comunidad agradeció las palabras, también el gesto de sinceridad en momentos difíciles. No ignora González cómo son las cosas en el partido en el que milita desde hace lustros. El 'dedazo' del presidente designa las listas. Y la conversación con Cospedal evidenciaba que las cosas no pintan bien en sus aspiraciones a ser el cabeza de cartel para la Comunidad. De hecho, ya circula con insistencia el nombre de Cristina Cifuentes, la eficaz delegada del Gobierno en Madrid.

Nadie en el PP ha mostrado gesto alguno de respaldo, comprensión o solidaridad con el hostigado presidente madrileño desde que estalló el recalentado escándalo

En efecto, muy poco puede hacer la dirigente popular en este asunto endiablado que se ha complicado conforme pasan las horas. La estrepitosa publicación de un encuentro mantenido en un café hace tres años entre González con dos policías con el asunto de su famoso ático marbellí como excusa o telón de fondo, ha producido un cimbronado en las estructuras del partido. Rajoy tomó ostensible distancia con González, el Gobierno enmudeció y el partido se eclipsó.

El muro de silencio

Apenas 48 horas después del encuentro en su despacho, la secretaria general del PP optó por derribar ese muro de silencio con unas declaraciones televisivas. Alabó la gestión de González y menospreció la escandalera periodística del episodio policial, rescatado ahora en forma muy llamativa. "Siempre es lo mismo", es una historia que "llevo viéndola años", señaló Cospedal. Y añadió que este oscuro affaire no tiene por qué influir "ni para bien ni para mal en la elaboración de las listas".

Nadie en el PP ha mostrado gesto alguno de respaldo, comprensión o solidaridad con el hostigado presidente madrileño desde que estalló el recalentado escándalo. González llegó a declarar a esRadio que "si alguien quiere que no sea candidato, que lo diga de una vez". Nadie habla, todo es silencio. Sólo Cospedal ha dado un paso al frente, como hizo con Bárcenas, la única del PP en querellarse con el extesorero.

La tensión en el PP madrileño es ostensible. Se está a la espera de la convocatoria del comité electoral. Pero ya circula la versión, propalada por el propio Rajoy, de que hay tiempo hasta después de las andaluzas para completar las listas de las autonómicas. Los veteranos de Génova se echan a temblar. Dos semanas más de 'luz de gas'. Veinte días más de guerra de nervios, tensiones, navajazos y, sobre todo, daño al partido. Pero el 'manejo de los tiempos de Mariano' es lo que tiene.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba