Nacional

Cospedal deberá explicar unas donaciones anónimas que no existían desde 2007

Del periodo que investiga el juez Pablo Ruz, de 2003 a 2008, a Cospedal sólo le corresponde, como secretaria general del partido, el último semestre de 2008 y ya entonces la Ley prohibía las aportaciones privadas sin identificar a los donantes. Desde la periferia ya se veía con preocupación que algún dirigente nacional tuviera que "desfilar" por la puerta de la Audiencia Nacional aunque sea en calidad de testigo.

La secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, parece abocada a comparecer ante el juez Pablo Ruz en calidad de testigo para explicar "el procedimiento de recepción de las donaciones anónimas percibidas por el partido" entre los años objeto de investigación, esto es, entre 2003 a 2008. La Fiscalía anticorrupción ha apoyado la petición de una de las partes, Izquierda Unida, para que la número dos del PP acuda y todo apunta a que el juez Ruz lo aceptará. Sin embargo poco o nada puede contar del mecanismo de recepción de dichas donaciones anónimas, porque desde 2007 están prohibidas y ella aterrizó en la sede nacional del partido en julio de 2008.

Pero no sólo eso, porque si el periodo de investigación va desde 2003 a 2008, apenas podrá dar cuenta, como secretaria general del partido, de siete meses de su propia ejecutoria, esto es, del segundo semestre de 2008. La verdad es que la secretaría general del PP fue objeto en esos años de muchos cambios y es que hasta septiembre de 2003, el secretario general del PP fue Javier Arenas a quien sustituyó Mariano Rajoy una vez "investido" sucesor de José María Aznar como candidato a la presidencia del Gobierno. Rajoy ejerce de secretario general hasta octubre de 2004, en que se convierte en líder del partido y sitúa como "número dos" a Ángel Acebes, ya fuera de la política. Acebes, cuya comparecencia no reclamó Izquierda Unida, ocupa este cargo hasta el congreso de junio de 2008, en que le sustituye María Dolores de Cospedal.

Cospedal aseguró ayer en declaraciones a Efe, que está "tranquila" y "deseando colaborar con la justicia", con "plena predisposición a aclarar todo aquello que sea susceptible de aclarar" y a decir todo lo que sabe, "a decir la verdad, como es lógico y normal". Subrayó que estaba "deseosa" de que su intervención pudiera "valer" para que este procedimiento siga sus trámites y "de una vez por todas se haga toda la instrucción". No ha querido opinar sobre el hecho de que la Fiscalía se oponga, en cambio, a que declaren, también como testigos, sus antecesores en el cargo Javier Arenas y Francisco Álvarez Cascos, así como el expresidente del Gobierno José María Aznar, para que expliquen las donaciones recibidas por el partido. "Ni me extraña ni me deja de extrañar", se limitó a comentar al respecto.

En cinco años, entre 2003 y 2008, hubo en el PP cuatro secretarios generales y de todos ellos, Cospedal fue la última en llegar

En cinco años, entre 2003 y 2008, hay nada más ni nada menos que cuatro secretarios generales y de todos ellos, Cospedal fue la última en llegar. De hecho, también fue la que menos hubo de "convivir" con Luis Bárcenas, apenas 12 meses, puesto que en julio de 2009 dimitió temporalmente como tesorero hasta que dicha temporalidad se convirtió en definitiva, eso sí, con una extraña indemnización que incluía el pago de las cuotas de la Seguridad Social y de la que todavía hoy se ignora la "autoría intelectual" de semejante, e inaudita, fórmula de despido.

Las donaciones dejaron de ser anónimas por ley en 2007. A partir de ese año cayeron en picado cuando habían llegado a suponer hasta el 80 por ciento del total de las aportaciones privadas que recibían los partidos políticos. Además, una misma persona o empresa no puede aportar más de 100.000 euros al año.

La Fiscalía, en cambio, ha desestimado las declaraciones de Francisco Álvarez-Cascos y de Javier Arenas, en ambos casos por entender la Fiscalía anticorrupción que el periodo en que ostentaron el cargo de secretario general "es anterior al que delimita el objeto de investigación" en la pieza separada por los papeles de Bárcenas. También se ha librado de verse las caras con Pablo Ruz el ex presidente del Gobierno José María Aznar, temor que albergaban en su entorno, y que desestimó Anticorrupción.

Sin embargo, la posibilidad, ahora prácticamente confirmada, de que Cospedal o alguno de sus antecesores en el cargo acabaran desfilando ante la puerta de la Audiencia Nacional, aunque lo sea en calidad de testigos, intranquilizaba a buena parte de los dirigentes territoriales del partido. La visión parece algo más tranquilizadora en la sede nacional del PP y en la dirección del Grupo Popular, que no dan a esta eventualidad gran trascendencia. De hecho, la propia Cospedal tiene su demanda particular presentada contra el ex tesorero, que ha ampliado esta semana tras ser acusada de haber mediado en el cobro de una comisión de 200.000 euros para una contrata de recogida de basuras del ayuntamiento de Toledo. 


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba