Nacional

Manuela Carmena acepta la renuncia de Zapata como responsable de Cultura, pero seguirá siendo concejal

El ya ex edil ha tomado la decisión tras reunirse esta mañana con la recién estrenada alcaldesa de Madrid, que este domingo ya dejó claro que sopesaba destituirle por varios tuits ofensivos contra los judíos y las víctimas de ETA, publicados en 2011. El concejal de Ahora Madrid seguirá en el grupo municipal.

La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena
La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena EFE

48 horas. Es el tiempo que le ha durado el cargo al concejal de Cultura del Ayuntamiento de Madrid, Guillermo Zapata. Varios tuits ofensivos contra los judíos y las víctimas de ETA publicados en el año 2011 han sido los 'culpables' de que el edil de Ahora Madrid haya decidido renunciar este lunes a su cargo. 

Tal y como adelantó la Cadena Ser, la renuncia ha sido a petición propia y se ha producido tras reunirse esta mañana con la alcaldesa de la capital, Manuela Carmena, que ha aceptado su dimisión. Zapata deja su cartera pero seguirá en el grupo municipal, como ha anunciado esta tarde en una rueda de prensa.

La recién proclamada alcaldesa había apuntado este domingo por la noche que sopesaba destituirle tras la polémica sobre unos tuits que publicó el edil, por los que se le ha acusado de antisemita y de hacer apología del terrorismo: "Tengo que hablar con él primero y vamos a reflexionar, el humor negro no puede ser cruel". El propio Zapata aseguraba esta mañana que no descartaba dimitir "si es lo más adecuado para que esas personas dejen de sufrir" y para que cese "la tormenta mediática desatada".

"Puede tener otras áreas"

Unas horas después de las declaraciones de Zapata, Carmena señalaba, también este mediodía, que "la visión sobre el humor negro" del edil quizás aconseje que "pueda tener otras tareas" que no sean "las de responsable de Cultura", de manera que buscaría cómo "rentabilizar" su posición. 

"Guillermo no es un problema, habrá que buscar la manera de poder rentabilizar mejor su actuación (...), pero en principio no es un problema", decía Carmena en una entrevista con la agencia Efe en su recién estrenado despacho del Ayuntamiento de Madrid sobre la polémica iniciada el sábado por los mensajes en redes sociales del concejal

"Si la sociedad critica algunas de nuestras actuaciones, habrá que escucharlas", dice Carmena

Sus mensajes ("¿Cómo meterías a cinco millones de judíos en un 600? En el cenicero" o "Han tenido que cerrar el cementerio de las niñas de Alcaser para que no vaya Irene Villa a por repuestos") los escribió como ejemplo de chistes "viejos" que circularon en su día y que eran "profundamente incorrectos por su crueldad", explicaba a la agencia Efe.

"Actitud prudente"

Asimismo, Carmena aseguró que él explicó su postura y ella la entiende: "Ahora estamos en el debate de cuál es el alcance del humor negro, y sobre esas cosas vamos a hablar". Porque a su juicio la posición que Zapata "tiene una gran repercusión en la cultura", y en un debate tan controvertido como el del "humor negro" el Ayuntamiento debe mantener una "actitud prudente" al posicionarse en un lugar u otro del debate. 

Por eso no ve "un problema" que su enfoque sobre el humor negro aconseje la adopción de "otras tareas": "Es simplemente algo que está en el debate de la ciudadanía y, como todos los debates de la ciudadanía, hay que tenerlos como buenos". Y ha añadido: "Si la sociedad critica algunas actuaciones que nosotros podamos tener, habrá que escucharlas, analizarlas y resolverlas". 

Indignación juvenil 

Además, Carmena mantiene que hay una diferencia "absolutamente radical" entre Guillermo Zapata y el concejal de Participación Ciudadana y Transparencia, Pablo Soto, quien publicó entre 2012 y 2013 tuits ofensivos contra el exministro de Justicia Alberto Ruiz Gallardón ("Y para mi próximo truco necesitaré una guillotina, una plaza pública y a Gallardón"). 

"Los ciudadanos tienen el derecho a decir lo que les parece respecto a los que han elegido", sostiene Carmena

"Los concejales que hay ahora, cuando eran muy jóvenes (...) tuvieron una actitud que podríamos llamar de indignación juvenil y que determinó entre otras cosas algo tan fructífero como fue el 15M, pero fue un movimiento que tenía actitudes verbales agresivas", ha dicho Carmena, que cree "interesantísimo" que ese colectivo "haya aceptado entrar en las instituciones y amoldar su actitudes a las nuevas responsabilidades". 

"No solamente no tengo en cuenta (...) cuando pensaban y actuaban de otra manera, sino que valoro el cambio que han dado y me parece fenomenal seguir trabajando con ellos. Es muy distinto, lo otro es un tema relacionado con el ámbito de la cultura". 


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba