LAS ÚLTIMAS REVELACIONES DEL 'CASO GÜRTEL'

El juez imputa por blanqueo de dinero al 'broker' español que ayudó a Bárcenas a vaciar sus cuentas

Iván Yáñez debe comparecer en la Audiencia Nacional el próximo 8 de marzo para explicar sus actividades en la trama empresarial que permitió al extesorero del PP poner a salvo los 38 millones de euros que ocultaba en Suiza.

Crónica de una imputación anunciada. El titular del Juzgado Central de Instrucción número 5 de la Audiencia Nacional, Pablo Ruz, ha dictado una providencia por la que cita a declarar como imputado el próximo 8 de marzo a Iván Yáñez, el gestor de JB Capital Markets que presuntamente ayudó a Luis Bárcenas a vaciar sus cuentas en Suiza cuando estalló el caso Gürtel. Yáñez, que será acusado de blanqueo de dinero, deberá explicar al magistrado las transferencias que en nombre del extesorero del PP realizó para poner a salvo la fortuna que atesoraba en el Dresdner Bank de Ginebra así como su participación en la oscura maniobra con la que el político quiso acogerse a la polémica amnistía fiscal a través de una empresa fantasma uruguaya, Tesedul SA. En la decisión del magistrado ha pesado mucho la declaración del pasado lunes del extesorero, quien señaló a este broker, hijo de un antiguo empleado del PP de la época de Manuel Fraga, como la persona que gestionaba sus cuentas en el extranjero.

La presunta implicación de Yáñez en el escándalo Bárcenas se conoció poco después de que las autoridades suizas remitieran a la Audiencia Nacional información sobre los movimientos de una cuenta que el extesorero del PP había mantenido abierta en el Dresdner Bank de Ginebra entre 2005 y 2009, y en la que llegó a acumular más de 22 millones de euros. En los más de 3.000 folios que componía la documentación remitida por la Justicia helvética, aparecía una carta manuscrita que Bárcenas enviada a su asesora en la entidad financiera el 18 de febrero de 2009, poco después de estallar elcaso Gürtel, en la que el extesorero ortogaba al gestor poderes para "representarme a todos los efectos" y "tomar las decisiones que estime oportunas". La empleada del banco suizo anotó al pie de la misma que la misiva había sido entregada en mano por el propio Iván Yáñez a las 17:30 de aquel día. Junto a la carta, aparecía una fotocopìa por las dos caras del DNI del presunto testaferro impresa en una hoja con el membrete de Valórica, el fondo que entonces digiría.

Bárcenas concedió a su apoderado español "un poder tan amplio como sea necesario" para mover el dinero que atesoraba en la cuenta bancaria suiza donde llegó a acumular 22 millones de euros 

No sería la última vez que su nombre quedaría reflejado en la documentación que guardó el banco suizo sobre la cuenta de Bárcenas. Así, en una carta manuscrita que éste envía a su asesora en la entidad el 9 marzo de 2009 —días después de ser implicado por el juez Baltasar Garzón en el caso Gürtel— volvía a referirse a Yáñez. En la misiva, el político otorgaba "un poder tan amplio como sea necesario" al gestor para que le representase ante el banco "en cualquier operación de carácter mercantil, financiero o jurídico". Al día siguiente, el propio Yáñez escribía al banco para, "con la instrucción del señor Bárcenas", transferir "de forma inmediata" un millón de euros de la cuenta que estaba a nombre de la fundación panameña Sinequanon a otra abierta en la entidad UBS AG, en Stamford (EEUU). También añadía que se transferiría a la misma cuenta otro millón de euros "cuando le sea confirmado telefónicamente por el señor Bárcenas".

Cartas y amnistía fiscal

También fecha del 9 de marzo de 2009 tenía otra carta que el exsenador por Cantabria dirigía a la entidad para comunicarle que "varios amigos y yo mismo hemos decidido unir parte de nuestros respectivos activos para diversificar nuestros riesgos". En ella, el nombre del gestor volvía a aparecer a pie de página como la persona que entregaba en mano el documento. A finales de julio de ese mismo año, un cruce de correos electrónicos entre el propio Iván Yáñez y la empleada del Dresdner Bank revelaba de nuevo la confianza que Bárcenas despositaba en él. En estos mensajes, la gestora bancaria le apremiaba para que le enviase documentación sobre dos empresas a las que el extesorero quería remitir importantes cantidades de dinero, las uruguayas Brixco SA y Lidmel Internacional SA. Desde su teléfono móvil, el español le enviaba la siguiente respuesta: "Me la están preparando". La dirección del correo electrónico desde la que la remitía era la suya personal en Valorica.

A partir de ese momento, la pista de Yáñez en la maraña orquestada por Bárcenas para ocultar sus fondos desapareció hasta que el pasado 29 de enero el abogado de Bárcenas entregaba un escrito en la Audiencia Nacional en el que comunicaba al juez Pablo Ruz, que instruye el sumario de la Gürtel, que el extesorero se había acogido cuatro meses antes a la amnistía fiscal para 'blanquear' cerca de 11 millones de euros a través de una empresa uruguaya llamada Tesedul SA . En la copia del impreso de la declaración complementaria del Impuesto de Sociedad que se adjuntaba, el nombre de Iván Yáñez aparecía en la segunda página, en el apartado A, referido a la relación de administradores de la mercantil. Días despùés, el magistrado hacía público un auto en el que ordenaba investigar nuevas cuentas y empresas ligadas al político español. Al referirse a dos depósitos abiertos en una sucursal de Bankia en Madrid a nombre de la mercantil uruguaya y de otra sociedad desconocida hasta ese momento, la panameña Granda Global SA, el magistrado dejaba claro que no tenía dudas de que pertenecían a Bárcenas aunque no aparecía su nombre. El motivo: en ambas cuentas aparecía como firma autorizada la de Iván Yáñez, su presunto testaferro.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba