TRAS LA FORTUNA SECRETA DEL EXTESORERO

Bárcenas reconoce por escrito a Suiza que oculta obras de arte a la justicia española

Un tribunal helvético rechaza la pretensión del extesorero del PP de que se le exima de pagar una tasa judicial tras constatar que "no es indigente" ya que el político reconoció en enero en un formulario que posee "cuadros antiguos" valorados en 200.000 francos.

Malas noticias para Luis Bárcenas en su "descanso" de Baqueira. El pleito que él y una de sus empresas 'pantalla', la uruguaya Tesedul SA, siguen en Suiza para evitar que la Justicia española pueda utilizar la información bancaria remitida por las autoridades helvéticas sobre sus cuentas en este país no le saldrá gratis como pretendía y, además, se puede volver en contra. Tres magistrados del Tribunal Penal Federal han dictado una resolución por la que conminan al extesorero del PP a pagar 5.000 francos suizos (4.675 euros) en concepto de costas antes del próximo 5 de marzo si quiere seguir en la causa que debe decidir si la comprometedora documentación remitida por los bancos de Ginebra se puede utilizar en la vista oral contra él. Además, el fallo revela que el político ha reconocido por escrito poseer obras de arte fuera del alcance del juez Pablo Ruz.

Bárcenas rellenó el pasado 26 de enero un formulario judicial en el que reconocía la posesión de "cuadros antiguos" que valoró en 200.000 francos suizos 

La decisión de la Justicia helvética concluye que Bárcenas no ha conseguido demostrar que es "indigente", condición necesaria para recibir la "asistencia judicial gratuita" que reclamaba. Y en ello ha sido clave el hecho de que el extesorero del PP rellenase el pasado 26 de enero un formulario judicial y señalase en el apartado "otra fortuna" la posesión de "cuadros antiguos" que en ese momento valoró en 200.000 francos suizos (cerca de 187.000 euros). El escrito judicial también destacaba que en su intento de no pagar las costas, el político alegó que pese a ser el propietario de dichas obras de arte no podía disponer de las mismas para no cometer "una infracción penal, más precisamente un delito de falsa insolvencia recogido en el artículo 258 del Código Penal español".

Bárcenas tiene en la actualidad bloqueados tanto sus bienes inmuebles, como vehículos y cuentas corrientes en España, así como los millonarios saldos de sus depósitos en entidades financieras suizas, pero no constaba para la Justicia de nuestro país que fuera propietario de obras de arte. Eso sí, a lo largo de la investigación del 'caso Gürtel' esgrimió supuestos negocios de compraventa de cuadros para justificar parte de su fortuna y, sobre todo, el ingreso en metálico de medio millón de euros por parte de su mujer, Rosalía Iglesias, en una sucursal bancaria madrileña. Una estrategia de defensa en la que llegó a implicar a una pintora argentina y al que fuera tesorero del PP, Rosendo Naseiro. Ahora, el escrito judicial suizo confirma la existencia de esos bienes y el supuesto interés de Bárcenas por mantenerlos ocultos a la Justicia española.

Desde el 12 de enero

El fallo del tribunal helvético, fechado el 20 pasado febrero y al que ha tenido acceso Vozpópuli, recoge el final de un proceso sobre las tasas judiciales que se inició el pasado 12 de enero. Ese día, los tres magistrados que deben decidir sobre el uso de la información bancaria entregada a España recibieron una petición de "asistencia judicial gratuita" por parte de Bárcenas y de Tesedul SA. Semanas después, el 3 de febrero, los jueces rechazaron dicha pretensión del extesorero del PP y su empresa, y fijaron el 20 de febrero como fecha tope para consignar los 5.000 francos suizos. Sin embargo, el extesorero no se dio por vencido y sus abogados suizos, Jean Marc Carnicé y Clément Emery, presentaron un petición de "reconsideración de la decisión" al tribunal.

El extesorero aseguró a la Justicia suiza que la fianza civil de 43,2 millones que le impuso Ruz estaba cubierta con sus bienes ya intervenidos por España

Dos días más tarde, solicitaban también que, ante la cercanía de la fecha tope para depositar la cantidad, se retrasara dicho plazo. Los magistrados accedieron a esto último mientras adoptaban el fallo. Éste llegaba, finalmente, el pasado 20 de febrero. Ese día, los magistrados Stephan Blättler, Giorgio Bomio y Nathalie Zufferey Franciolli acordaban no conceder ni a Bárcenas ni a su empresa el "derecho a la asistencia judicial gratuita" al considerar que el político español "no reunía las condiciones" que fija la legislación helvética. El motivo: la posesión de los cuadros. De hecho, los tres magistrados helvéticos consideran que el extesorero no fue capaz de "invocar ninguna circunstancia que le impidiera utilizar dichos bienes para hacer frente a los [5.000 francos de] costes del proceso" .

Siempre según el fallo del tribunal suizo, Bárcenas alegó en su defensa que no podía disponer de los cuadros ante el riesgo de cometer "un delito de falsa insolvencia" y, en este sentido, señaló que el juez Pablo Ruz le había impuesto una fianza civil de 43'2 millonesde euros en concepto de fianza civil en el 'caso Gürtel'. Cifra que, aseguró, estaba ya cubierta con el valor de los otros bienes que la Audiencia Nacional le había embargado, aunque también señaló su temor a que las autoridades españolas redujeran el valor real de lo ya intervenido para intentar requisarle dichos cuadros. Pese a ello, los magistrados suizos aseguran en su fallo no entender por qué Bárcenas no quiere "utilizar el valor que representan sus cuadros, sin tener que enajenarlos". Además, recalcan que el extesorero tampoco ha podido afirmar de manera "perentoria" que la utilización de dichas obras de arte para sufragar los gastos de proceso sea finalmente considerado una "infracción" en España. Por todo ello, el Tribunal Penal Federal estima que el político español no ha conseguido "demostrar su indigencia" y le impone abonar los 5.000 francos suizos antes del próximo 5 de marzo.

Permiso anulado en noviembre

El origen del actual litigio en los tribunales suizos se remonta al 2 abril de 2014. Ese día, el juez Ruz remitió a Berna, a petición de la Fiscalía Anticorrupción, una comisión rogatoria reclamando una autorización para utilizar los datos bancarios en un juicio. Doce días después, la Unidad de Asistencia Mutua de la Oficina Federal de Justicia helvética daba su visto bueno a la petición. Sin embargo, esta decisión fue recurrida por Luis Bárcenas y el 'broker' Iván Yáñez, presunto testaferro del extesorero, quienes alegaron que la misma se había tomado sin que se les escuchara. Ello motivó que el 6 de junio, el Tribunal Penal Federal suspendiera en primera instancia dicho permiso mientras estudiaba el caso antes de tomar una decisión. Ésta llegó en noviembre y fue para anular la autorización y ordenar que se iniciase de nuevo todo el proceso. Eso sí, escuchando los argumentos del extesorero y el resto de afectados.

Bárcenas consiguió en noviembre anular la autorización para se utilizaran sus datos bancarios en un juicio. Con el nuevo pleito quiere hacer firme esa decisión

De este modo, la Oficina Federal de Justicia tenía que volver a pronunciarse, pero en esta ocasión, a diferencia de lo que hizo en abril, antes de enviarlo a la Audiencia Nacional, debía dar la oportunidad a los abogados de Bárcenas para presentar sus alegaciones. Con estas últimas en la mano, este organismo helvético tomó una decisión el pasado mes de enero que sorprendió a la Justicia española: negaba la posibilidad de utilizar datos bancarios del extesorero del PP, del cabecilla de la red corrupta, Francisco Correa, y de otros implicados para acusarlos de fraude fiscal. "Las autoridades españolas no ofrecen explicaciones lo suficientemente convincentes acerca de cómo, en función de los hechos descritos, se podría haber originado un fraude fiscal", concluían.

Un fallo que, sin embargo, no cerraba el proceso ya que dejaba abierta la puerta para que la Justicia española aportara nueva documentación. El juez Ruz encargó entonces un informe a la Agencia Tributaria sobre algunas facturas intervenidas a la trama de corrupción para intentar convencer a sus colegas helvéticos de que los sobornos supuestamente recibidos por el extesorero y otros imputados en la Gürtel nunca fueron declarados a Hacienda, como creen entender las autoridades suizas según se deducía de su última negativa. Mientras España termina de aportar dichos documentos, el proceso se mantiene abierto, aunque ahora Bárcenas debe depositar los 5.000 fracos suizos que le exigen. No es un "indigente" para evitar dicha obligación.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba