Nacional

La mujer de Bárcenas pide a Ruz que le triplique la asignación para mantener al extesorero

Rosalía Iglesias envía un escrito a la Audiencia Nacional en el que recalca que los 300 euros que el juez fijó para "gastos de alimentación" son insuficientes con su marido fuera de prisión y con la subida del IPC. Pide el desbloqueo mensual de 900 euros.

Bárcenas sale este lunes de los juzgados de Vielha (Lérida) durante sus vacaciones en Baqueira.
Bárcenas sale este lunes de los juzgados de Vielha (Lérida) durante sus vacaciones en Baqueira. EFE

Luis Bárcenas ha salido con apetito de prisión. Al menos eso es lo que se deduce del escrito que ha presentado su mujer, Rosalía Iglesias al juez Pablo Ruz en el que pide a éste que le multiplique por tres la asignación para "gastos de alimentación" que le fijó en enero de 2014. Entonces el magistrado, en un duro escrito en el que criticaba algunos de los gastos que la esposa del extesorero pretendía cubrir con el desbloqueo parcial de sus cuentas, dejó en 300 euros dicha cantidad mensual. Ahora, los Bárcenas reclaman que esa cifra se eleve hasta los 900 euros. "Uno más en un domicilio supone necesariamente un incremento en dichos gastos cotidianos y propios", señala el escrito al que ha tenido acceso Vozpópuli y que se conoce cuando la pareja disfruta de unos días de "descanso" en la estación de esquí de Baqueira.

Rosalía Iglesias alega que tras la salida de prisión de su marido "hay un miembro más en la familia que necesita diariamente alimentación"

El dicho recurso, fechado el 9 de febrero y que ahora el juez ha entregado a las partes, Rosalía Iglesias recuerda que pidió en su día el desbloqueo de 5.000 euros de las cuentas que el matrimonio tenía en Bankia y La Caixa, y que habían sido intervenidas por orden del juez Ruz. El fin era entonces hacer frente a los "gastos personales y familiares", entre los que incluía desembolsos para la adquisición de "ropa, calzado, peluquerías, libros y famacia", además de "los estrictos de comida". El magistrado rechazó entonces dicha pretensión y consideró la mayor parte de éstos superfluos, por lo que fijó finalmente la cantidad a entregar mensualmente en 300 euros. En aquel escrito, Ruz ponía de manifiesto su sospecha de que la familia tenía acceso a dinero de "procedencia desconocida" con el que había estado pagando un coche "opulento" valorado en 91.936 euros. La decisión del juez fue ratificada por la la Sección Cuarta de la Audiencia Nacional que poco después calificó de "notoriamente excesiva" la cantidad que entonces pedia Iglesias ya que "el ritmo de vida anterior de la familia" ha cambiado y debe "reducirse a otra más acorde tanto a las circunstancias procesales, como a las de índole personal y familiar" de la imputada.

"Un incremento diario"

Ahora, la mujer del extesorero recuerda al juez que con esos 300 euros ha tenido que cubrir desde entonces y hasta ahora los gastos de ella y del hijo de matrimonio, pero "excluyendo al señor Bárcenas dado que no convivía en el domicilio por su situación personal", en referencia a su estancia en la prisión madrileña de Soto del Real. Por ello, ahora recuerda que esto ha cambiado desde el 22 de enero de este año, cuando el antiguo responsable de las finanzas del PP consiguió la fianza de 200.000 euros que le impuso la Audiencia Nacional para salir en libertad. "[Luis Bárcenas] ha vuelto lógicamente a vivir en su domicilio junto con su esposa e hijo, lo que supone necesariamente un incremento diario para la familia en gastos de alimentación y propios", destaca.

La mujer de Bárcenas también recalca que "siempre hay el incremento anual del IPC para todo el mundo que debería igualmente tenerse en cuenta" 

¿De cuánto? Rosalía Iglesias cita expresamente la cantidad de 900 euros que es la que en un escrito de septiembre de 2013 la Fiscalía Anticorrupción no se opuso que se entregara a la familia. Una cantidad que la mujer del extesorero considera razonable ya que, además de la nueva situación de libertad de su marido, "siempre hay un incremento anual de los Índices de Precios al Consumo [IPC] para todo el mundo que debería igualmente tenerse en cuenta". Rosalía Iglesias reconoce que por ahora no puede "acreditar documentalmente la necesidad real" de dicho incremento "dadas las fechas desde que varió recientemente la situación personal del señor Bárcenas", pero insiste en que dicho aumento en la asignación tienen "razones de pura lógica". "Las circunstancias personales familiares no pueden ser las mismas debido a la variación de la situación personal de libertad provisional bajo fianza [de su marido]", insiste, para a continuación recalcar que "hay un miembro más en la familia que necesita diariamente alimentación".

Pagar el IBI y los garajes

Este no ha sido, sin embargo, el único escrito que los abogados de Rosalía Iglesias han presentado en las últimas semanas para reclamar el desbloqueo de fondos. De hecho, el 13 de febrero, cuatro días después del conocido ahora, el procurador de la mujer de Bárcenas presentó en el juzgado de Ruz otro en el que pedía liberar fondos por un total de 2.101,28 euros. Ya lo había intentado en diciembre de 2013. Una cantidad con la que pretendía cubrir tres gastos. En primer lugar, las cuotas de 2014 y del primer trimestre de 2015 de tres plazas de garaje en propiedad cercanas a su domicilio de Madrid por un total de 1.133,11 euros. En segundo, el abono del Impuesto sobre Bienes Inmuebles del lujoso chalet de Baqueira, correspondiente a 2013 y que asciende a 530,29. Y, por último, la cuota de 437,88 euros del primer semestre de 2014 del garaje del chalé en la estación de esquí.

Junto al escrito, el matrimonio adjuntaba las reclamaciones que para el abono de dichas cantidades les habían hecho llegar las distintas comunidades de propietarios en las que se encuentran las propiedades, así como la diligencia de apremio del Organismo Autónomo de Gestión y Recaudación de Tributos Locales de Lleida. “Rogamos nos indique si mantiene la domiciliación de sus recibos en el mismo banco o desea cambiar a otra cuenta o a otra forma de pago”, le reclamaba en uno de ellos el administrador de fincas que gestiona la comunidad donde se encuentra su domicilio. Por su parte, los dueños del aparcamiento de Baqueira le remitieron la comunicación de la “deuda pendiente” a dos direcciones de correo electrónico. Una, la particular de Rosalía. La otra, la que utilizaba Bárcenas como tesorero del PP, como si su emisor aún no conociera cuál es la situación judicial de éste.

LA POLÉMICA 'LISTA DE LA COMPRA'

En octubre de 2013, la mujer de Bárcenas presentó a Ruz un escrito en el que detallaba sus pagos mensuales para justificar la petición que había hecho el 4 de septiembre anterior de que le desbloquease 5.000 euros al mes para hacer frente a los "gastos de uso corriente de la familia". En la misma, incluía gastos no domiciliados, como los 400 euros que por entonces Rosalía Iglesias ingresaba todos los meses en el peculio abierto al extesorero en la cárcel para que pueda hacer frente a pequeños gastos, principalmente comida y útiles de aseo que los reclusos pueden adquirir en el economato del centro o a través de un recadero. Además incluía para el hijo de ambos una paga de 200 euros y una partida de 150 euros para "libros Guillermo", supuestamente destinados a la adquisición de material para los estudios éste. Además, la relación remitida al juez incluía otros 200 euros para costear "ropa y calzado" de "Rosalía, Guillermo y Luis". La misma cifra era la que estimaba que necesitaba cada treinta días para llenar el depósito de los vehículos de la familia. De ninguno de estos gastos, sin embargo, aportó ningún recibo ni documentación para justificarlos.

También llamó entonces la atención los 150 euros mensuales que tenía presupuestado para "farmacia", en los que incluía productos de homeopatía. Finalmente, la 'lista de la compra' de la familia Bárcenas-Iglesias se refería a productos de alimentación e higiene. Así, calculaba que cada treinta días gastaban 250 euros en el supermercado en lo que englobaba bajo el amplio epígrafe de "leche, pan, legumbres, aceite, pasta, arroz, huevos, galletas etc más gastos de droguería limpieza". Además, estimaba que desembolsaba 90 euros en la carnícería, 75 más en la pollería, otros 90 en la frutería y 70 más en la pescadería. En total, 1.925 euros mensuales, una cifra muy alejada de los 300 euros que en su momento le desbloqueo el juez Ruz y de los 900 euros a los que aspira ahora.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba