EL EXTESORERO DEL PP, EN LA CÁRCEL

Interior mima a Bárcenas: sólo 30 días de sanción sin 'vis a vis' con su mujer en lugar de seis meses

'Vozpópuli' tiene acceso a documentos internos de la cárcel de Soto del Real que revelan que otros reclusos son castigados con hasta medio año sin encuentros con familiares por altercados similares al protagonizado por Rosalía Iglesias. Un sindicato pide la destitución del director del centro penitenciario por dar trato de favor al extesorero del PP.

Imagen del parte de sanción impuesto a Luis Bárcenas por los incidentes provocados por su mujer.
Imagen del parte de sanción impuesto a Luis Bárcenas por los incidentes provocados por su mujer. VOZPÓPULI

Sancionado, pero menos. El reciente incidente protagonizado por Rosalía Iglesias, mujer de Luis Bárcenas, al visitar a éste en la cárcel de Soto del Real (Madrid) se ha saldado con un mes de restricción en las comunicaciones 'vis a vis' a las que ambos tienen derecho. Una penalización que, sin embargo, es sensiblemente inferior a la que se suele imponer a otros reclusos cuyos familiares se ven envueltos en altercados similares e, incluso, de menor gravedad, según ha podido constatar Vozpópuli en documentos internos de Instituciones Penitenciarias a las que ha tenido acceso. En dos de ellos se observa cómo se penaliza hasta con seis meses a sendos reclusos, uno de ellos el mismo día que al extesorero del PP, por sucesos idénticos. El sindicato de Agrupación de los Cuerpos de Administración de Instituciones Penitenciarias (ACAIP)presentó este lunes un escrito ante el secretario general de Instituciones Penitenciarias, Ángel Yuste, en el que le reclama la destitución del director de la prisión por dar trato de favor al exdirigente 'popular'.

El hecho de recibir sólo un mes de sanción, que cumplió el pasado 17 de diciembre, permitirá al extesorero del PP volver a tener encuentros 'vis a vis' con su mujer estas Navidades

El polémico altercado, adelantado en su edición del domingo por el diario El Mundo, se produjo el pasado 14 de noviembre, cuando la esposa del extesorero del PP acudió a la cárcel donde está recluido su marido para mantener un encuentro vis a vis "íntimo" reglamentario. Tanto antes como después del mismo, Rosalía Iglesias mantuvo supuestamente una actitud agresiva con los funcionarios de prisiones, a los que llegó a proferir frases despectivas -"sí, sí, trabajando, qué risa me da, trabajando los funcionarios", "sois todos unos muertos de hambre que lo único que me tenéis es envidia"- como amenazas directas -"os quiero ver con una soga al cuello a todos"-. Tras ello, el jefe de servicios del departamento de comunicaciones de la prisión elaboró un informe de dos folios de extensión en el que detallaba con minuciosidad el incidente. Tres días más tarde, el director de la cárcel emitía una orden de "restricciones de comunicaciones" por el que dejaba sin vis a vis a Rosalía Iglesias con su marido por el periodo de un mes. La sanción se cumplió el pasado 17 de diciembre, justo una semana antes de las fiestas navideñas.

La extensión de la sanción a sólo 30 días es lo que ha indignado a los funcionarios de prisiones, que consideran que la misma es benévola y no comparable a la que se impone a otros reclusos que se ven envueltos en altercados de similares características. De hecho, el sindicato mayoritario, ACAIP, entregó este lunes en la sede de la Secretaria General de Instituciones Penitenciarias un escrito dirigido a su máximo responsable, Ángel Yuste, en la que insisten en esta circunstancia y culpan al director de la cárcel de dispensar trato de favor al extesorero del PP, por lo que le instan a actuar "contra estas actitudes discriminatorias y proceder a la destitución de los responsables de estas actuaciones en el Centro Penitenciario de Soto del Real".

Tres casos similares

Vozpópuli ha tenido acceso a los partes de tres de esos incidentes de parecidas características ocurridos todos ellos en los últimos meses y en la misma prisión madrileña, y en los que la sanción impuesta a los reclusos es muy superior a la que ha recaído sobre Bárcenas y su mujer: hasta seis meses en dos de los casos. Así, el mismo día en que el director de la cárcel imponía la restricción de comunicaciones a Bárcenas, el pasado 17 de noviembre, dictaba otra L.A.Y.U. por hechos protagonizados el 22 de noviembre por un familiar en el departamento de comunicaciones. En este caso, sin embargo, la restricción se extenderá hasta finales de mayo de 2015, es decir, medio año.

El mismo día que la cárcel imponía la sanción a Bárcenas, dictaba otra para un recluso por un altercado similar protagonizado por un familiar. En este caso, sin embargo, la misma fue de medio año

De indéntica duración es la que impusieron en septiembre pasado a A.A., por la actitud de su hermano. Según el parte que dio lugar a esta sanción, de sólo un párrafo de extensión frente a los dos folios del redactado tras el altercado de Rosalía Iglesias, el familiar no tenía autorización para dicho encuentro, que estaba restringido a la mujer y al hijo del recluso, por lo que se enfrentó a una funcionaria, a la que tildó a voces de "borde" y "chula". "Se le indica que se retire de la ventanilla haciendo caso omiso, continuando con insultos y actitud chulesca diciéndome 'qué cojones tienes pedazo de puta", se lee en el informe de Instituciones Penitenciarias. Dicho suceso provocó el retraso en la entrada a los 'vis a vis' de los familiares de otros reclusos, lo que provocó "gran alteración" entre éstos. La sanción: seis meses. Estará en vigor hasta el 29 de marzo de 2015.

El tercer incidente de similares características se produjo el 10 de abril de 2014 y tuvo como protagonista a la hermana del recluso R.M.R. Ese día, la mujer quiso acceder junto con otro familiar a una comunicación con el preso a la que sólo estaba autorizado esta tercera persona. La negativa fue respondida por ella a gritos en los que acusaba a los funcionarios de equivocarse siempre "porque sois unos inútiles y ya estoy harta porque también me pasó el domingo". La actitud de la mujer se mantuvo durante al menos media hora en los que permaneció en la ventanilla impidiendo que otros familiares pudieran gestionar las visitas a sus familiares. "Me voy a liar a patadas si no me dejas entrar", fue la amenaza que les lanzó a los funcionarios. La sanción: tres meses que se cumplieron el pasado 11 de julio de 2014.

LA ALTANERÍA DE BÁRCENAS EN PRISIÓN

El incidente que ha provocado un mes sin 'vis a vis' para Bárcenas y su mujer no es el primero en el que se ve envuelto el extesorero del PP. De hecho, éste ya acumula por su comportamiento en prisión varios partes que le han supuesto al menos una sanción de 140 días sin patio. Uno de éstos, desvelado por Vozpópuli el pasado mes de junio, detallaba cómo se encaró con un funcionario de prisiones que le había pedido que le facilitara el número de teléfono al que estaba llamando desde la cabina de prisión. El político se negó: "Ya estoy harto, esto lo hacen para tocarme los cojones".

No obstante, la actitud del extesorero durante este año y medio que lleva encarcelado ha ido cambiado, según fuentes penitenciarias. Así, de la altitud "altanera" con los otros reclusos de los primeros meses ha pasado a tener una relación con éstoscorrecta. Incluso, no duda en echar una mano cuando le piden que les ayude a rellenar algún escrito para la dirección de la cárcel o les regala ropa. No obstante, desde que fue grabado clandestinamente en diferentes lugares de prisión y estas imágenes se emitieron en La Sexta, se muestra desconfiado. No obstante, el mayor cambio en estos meses se ha producido en su trato con los funcionarios de prisiones, con los que se muestra irascible y nervioso. "No entiende que si está colaborando con el juez Pablo Ruz aún siga en prisión", recalcan las fuentes penitenciarias para explicar esta conducta. Fuentes cercanas a la familia del preso hablan incluso de "periodos depresivos" en los últimos meses.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba