LA FORTUNA SECRETA DEL EXTESORERO DEL PP

Bárcenas se forra en Bolsa estando en la cárcel: su cartera se revaloriza 4,2 millones en 19 meses

Gran parte de los cerca de 18 millones de euros que el extesorero tenía en las cuentas que el juez Ruz le bloqueó en Suiza y España cuando ingresó en prisión en junio de 2013 estaban invertidos en bolsa. Tras su puesta en libertad el pasado enero, el saldo de las mismas se había incrementado cerca de un 25% con un beneficio latente de varios millones de euros. Un hecho del que el propio político presume en privado.

Luis Bárcenas se dirige el pasado miércoles al juzgado de la localidad ilerdense de Vielha.
Luis Bárcenas se dirige el pasado miércoles al juzgado de la localidad ilerdense de Vielha. GTRES

Con el dinero bloqueado por la Justicia, pero rentando. Las millonarias inversiones en acciones que el titular del Juzgado Central de Instrucción número 5, Pablo Ruz, consiguió intervenir a Luis Bárcenas en sus cuentas de Suiza y España cuando éste ingresó en prisión en junio de 2013 se han visto beneficiadas por la subida de la Bolsa de los últimos meses. En el poco más de año y medio que el extesorero del PP ha estado en prisión, los cerca de 18 millones de euros que tenía en cuatro cuentas de valores en entidades helvéticas y dos más en Bankia han conseguido acumular aproximadamente 4,2 millones de euros de ganancias latentes según las estimaciones realizadas por Vozpópuli en base a la documentación obrante en el sumario. Un incremento que el propio Bárcenas conoce y del que ha presumido en su círculo más cercano tras abandonar la cárcel, según ha podido saber este diario. “No me gusta que el dinero esté nunca ocioso”, llegó a asegurar al magistrado en una de sus declaraciones. No lo ha estado, pero ahora la Justicia no le deja tocarlo.

En una cuenta del Lombard Odier de Ginebra, Bárcenas acumula 429.031 acciones del Santander, 264.281 del BBVA y 359.210 de Telefónica, entre otras

En Suiza, la Justicia intervino en el verano de 2013 a petición de las autoridades españolas cuatro cuentas ligadas a Bárcenas. Dos están abiertas en el LGT Bank (que absorbió al Dresdner Bank, la entidad donde comenzó a operar el extesorero en el país helvético), una más en el SYZ y la última en el Lombard Odier. De las del LGT Bank, la primera acumulaba en el momento de su bloqueo nada menos que 7.087.763 euros. En la segunda, la cuantía era mucho más humilde: 195.026 euros. Las dos restantes tenían saldos millonarios. La del SYZ, 1.205.064 euros. La del Lombar Odier era la más abultada: 9.099.173 euros. En total, las autoridades Suiza intervinieron entonces 17.587.026 euros de la fortuna oculta del político.

Todas ellas recogían una cartera de valores muy similar en cuando a la elección de las inversiones, casi un calco entre si en el que la única diferencia era las cuantías. El paradigma de ellas era, precisamente, la que acumulaba más de 9 millones de euros en la oficina de Lombard Odier en Ginebra. Un informe de la propia entidad financiera fechado el 6 de junio de 2013, sólo tres semanas antes del ingreso en prisión de Bárcenas, detallaba que en la misma acumulaba acciones de Banco Santander, BBVA, Telefónica, Zardoya Otis y Bolsas y Mercados Españoles (BME) y de la italiana Enel. Aquel documento destacaba que dicha cartera había sido mucho más abultada, pero que con la crisis había sufrido una reducción de su valor de más del 30% desde el día en que habían sido adquiridas. Desde entonces y hasta que ingresó en prisión el 27 de junio, registró una depreciación adicional que la dejó en 8,65 millones de euros.

Una revalorización media del 24,64%

Sin embargo, en los 19 meses que el extesorero del PP ha estado en la cárcel –salió con libertad provisional el pasado 23 de enero-, esta cuenta, que sigue bloqueada y, por tanto, no puede ni comprar ni vender, se revalorizó nada menos que el 24,64%, hasta los 10,79 millones de euros. Es decir, Bárcenas, sin hacer nada, acumuló mientras estuvo encarcelado unas ganancias latentes de 2,13 millones. Más aún, desde que abandonó Soto del Real sus acciones no han hecho más que subir. Así, su cartera en Lombard, que representa más de la mitad de los 17,8 millones de euros que tenía en cuatro cuentas diferentes en Suiza, se ha apreciado hasta los 11,55 millones al cierre de este viernes. De esta forma, los beneficios acumulados desde el 27 de junio de 2013 se han disparado hasta los 2,9 millones, con un alza del 33,5%. Estos porcentajes suponen que en las otras tres cuentas suizas, con carteras similares, la revalorización latente sería de otros 2,1 millones mientras estuvo en prisión hasta sumar junto a la del Lombard Odier los 4,2 millones. Y de hasta 2,8 millones con la evolución del mercado bursátil hasta hoy, lo que elevaría las cifra hasta los 5,7 millones.

Con la última subida de la Bolsa, la revalorización latente de sus cuentas ha pasado de los 4,2 millones de cuando salió de prisión a los 5,7 millones de este viernes

El detalle de la cuenta en Lombard revela que Bárcenas contabiliza 429.031 acciones del Santander, que al cambio actual alcanzan los 2,8 millones, frente a los 2,16 millones que valían antes de entrar en prisión. Asimismo, tiene 264.281 títulos de BBVA, con un valor de mercado de 2,37 millones (1,74 millones hace 20 meses). También suma 359.210 ‘telefónicas’, equivalentes a 4,99 millones (3,57 millones) y 4.000 acciones de BME, valoradas en 155.840 euros, casi el doble que los 76.200 euros de junio de 2013. Fuera del Ibex 35, abarca inversiones en Zardoya Otis, con casi 85.000 acciones que tiene un precio de mercado de 918.850 euros, frente a los 911.200 euros de 2013, y en la eléctrica italiana Enel, con 76.000 títulos valorados en 313.120 euros (186.808 euros).

Al margen de las inversiones depositadas en Suiza, Bárcenas y su mujer, Rosalía Iglesias, también tienen por separado dos cuentas de valores en España en Bankia. Según un informe de la Agencia Tributaria incorporado al sumario en noviembre de 2013, el extesorero del PP posee en la que está a su nombre 15.305 acciones del Santander, 9.500 del BBVA y 32 de Bankia. Cuando ingresó en prisión, esta cartera alcanzaba los 139.971 euros. Cuando la abandonó el 23 de enero pasado, se había revalorizado hasta los 171.017 euros (+22,2%), y hoy se eleva hasta los 183.587 euros (+31,16%), lo que supone 43.616 euros más. Mientras, la cuenta de Rosalía Iglesias, con un saldo mucho más elevado, se distribuye en 20.354 acciones del Santander, 19.089 de BBVA, 4.691 de Abertis, 2.052 de Telefónica, 2.000 de FCC y 15.800 de Zardoya Otis. Su valor el 27 de junio de 2013 era de 324.616 euros. Cuando su marido salió de Soto del Real se había apreciado hasta los 412.386 euros (+27%). La escalada bursátil del último mes la ha disparado hasta los 435.751 euros (+34,2%). Es decir, acumula unas ganancias latentes de 111.135 euros. Sin embargo, como en todas las demás, el extesorero se debe conformar con mirar cómo crece sin 'tocar'.

LOS PATINAZOS INVERSORES DEL EXTESORERO

Las cifras actuales de rentabilidad de las inversiones de Luis Bárcenas no siempre fueron tan exultantes. De hecho, en sus cuentas en Suiza vio como los 48 millones de euros que llegó a acumular se reducían a menos de 20 millones cuanto finalmente fueron bloquedas en julio de 2013. Además, el extesorero también fue víctima de los productos tóxicos bancarios o perdió en pocos días varios miles de euros en la compraventa de oro. El primer patinazó lo sufrió en 2011, cuando invirtió 40.000 euros en dos emisiones de preferentes realizadas en el verano de aquel año por Banca Cívica en las que esta entidad prometia un alto interés: el 8,65%. Sin embargo, la inversión terminó pasando factura al extesorero del PP como a tantos ahorradores. Caixabank canjeó las mismas por acciones del grupo financiero. Eso sí, el valor de éstas era sensiblemente inferior a la inversión: 27.648,74 euros. Un 30% menos del capital inicial.

Un año antes, Bárcenas había perdido cerca de 60.000 euros en una operación con el oro como protagonista. Compró 56 kilos del metal precioso por los que pagó 1,2 millones de francos suizos (cerca de un millón de euros) y de los que se desprendió menos de dos meses después por 1,1 millones. Aquella 'poco rentable' compra la realizó el 17 de mayo de 2010 a través de una subcuenta en francos suizos que Bárcenas poseía en la entidad financiera SYZ bajo la titularidad de la empresa panameña fantasma Granda Global, propiedad de su testaferro español, Iván Yáñez. A los once días de la adquisición, el extesorero se desprendió de uno de los 28 lingotes, por el que se embolsó 44.450 francos suizos (36.000 euros). Con ello consiguió un pequeño beneficio: 211 francos suizos (171 euros). Sin embargo, cuando el 5 de julio vendió las 27 piezas restantes el resultado fue muy distinto: perdió 73.484 francos suizos (59.670 euros). Un pequeño patinazo.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba