LA TRAMA INTERNACIONAL

Bárcenas mantiene en Panamá una empresa 'fantasma' que fue clave para abrir su cuenta suiza

National Founders Inc, la empresa que inscribió la opaca Fundación Sinequanon que aparecía como titular del millonario depósito en el Dresdner Bank, sigue operativa. Al frente de la misma está Ezequiel Ruiz Rodríguez, un panameño al que el propio ex tesorero del PP se refería en sus reuniones con la entidad financiera.

El amplio entramado supuestamente organizado por Luis Bárcenas para ocultar su fortuna en Suiza aún tiene operativas varias piezas claves. Una de ellas es la empresa National Founders Inc, una mercantil creada en 1996 en Panamá con un capital de 10.000 dólares (7.400 euros) y que fue utilizada por el extesorero del PP para crear e inscribir en este país centroamericano la Fundación Sinequanon, la entidad con la que el exsenador abrió en 2005 la cuenta en el Dresdner Bank en la que llegó a acumular más de 22 millones de euros. Al frente de esta compañía 'fantasma' se encuentra Ezequiel Ruiz Rodríguez, un ciudadano panameño que aparece como "apoderado general" de centenares de empresas en este paraíso fiscal. La Policía cree que este personaje es el mismo "Rodríguez" del que Bárcenas y los representantes de la entidad financiera helvética hablaron en noviembre de 2004 cuando el primero les planteó su intención, precisamente, de crear una fundación para ocultar sus fondos. Una nota interna del banco revelaba que Rodríguez era un "antiguo" empleado de la entidad que estaba ofertando 'por libre' sus servicios al político español.

El bufete de abogados que participó en la creación de la fundación con la que Bárcenas ocultó su dinero en Suiza presume en su web de asesorar a sus clientes en numerosos países fiscales 

El nombre de Ezequiel Ruiz Rodríguez no es, sin embargo, el único que relaciona a Bárcenas con National Founders Inc. Según la ficha de la compañía en el registro mercantil panameño, a la que ha tenido acceso este diario, el "agente residente" de la misma es el despacho de abogados Icaza, González-Ruiz y Alemán, un bufete panameño que presume en su página web de contar con filiales en los principales paraísos fiscales del mundo y de crear para sus clientes "estructuras de riesgo nulo de bancarrota, incluyendo fideicomisos, sociedades, fundaciones de interés privado, compañías de responsabilidad limitada y en comandita". Según la escritura de creación de Sinequanon, la sede de social de la misma coincide con la de este despacho de abogados pese a que los teóricos propietarios de la misma era la mercantil Impala Limited, una empresa afincada en Islas Bermudas.

El bufete panameño ha negado en los últimos días a los medios de comunicación de su país conocer al extesorero del PP e insistido que su participación en la creación de Sinequanon fue “por solicitud de un banco privado de los más antiguos y tradicionales de Suiza”. Sus representantes han insistido también que en "ningún momento tuvimos participación alguna en la administración de la fundación y jamás dimos instrucciones de índole alguna en relación con el manejo de los fondos fundacionales”. La legislación panameña contempla importantes ventajas para este tipo de entes ya que no poseen accionistas y los beneficiarios de sus fondos permanecen en el anonimato al ser considerados "de interés privado", por lo que seguir la pista del dinero es prácticamente imposible. Sinequanon estuvo operativa hasta 2009, cuando poco después de estallar el caso Gürtel traspasó los millonarios fondos a otras cuentas suizas a nombre de nuevas empresas fantasmas. Entonces se disolvió.

Con oficina en Montevideo

El bufete Icaza, González-Ruiz y Alemán tiene oficina en Montenvideo, la capital de Uruguay, un país que como adelantó el pasado viernes Vozpópuli se ha convertido en el epicentro de la trama de ocultación del dinero atesorado por Bárcenas en Suiza. Este diario intentó ponerse en contacto con los representantes del despacho de abogados en la capital uruguaya para confirmar si tuvieron alguna participación en la creación de otra de las piezas claves de la red empresarial creada por el extesorero del PP que aún sigue operativa: Tesedul SA, la mercantil propiedad de un matrimonio de este país con la que el político español se acogió a finales del año pasado a la amnistía fiscal para 'blanquear' el dinero que aún tenía en Suiza. Sin embargo, los requerimientos de información por correo electrónico no fueron atendidos por sus representantes.

Tras el estallido del 'caso Gürtel', la trama empresarial del exsenador se trasladó de Panamá a Uruguay, país en el que tienen su sede las cuatro empresas que recibieron el dinero de Suiza

El país sudamericano es, de hecho, la sede de otras tres empresas utilizadas supuestamente por Bárcenas para ocultar el dinero. Una de ellas es PTBex Sociedad de Bolsa, una firma de gestión de activos en el mercado de valores y que es titular de una cuenta en el banco estadounidense UBS AG Stanford Branch a la que el 18 de marzo de 2009 el exsenador español transfirió un millón de euros desde su cuenta suiza. Esta empresa, que en septiembre de 2011 sufrió un pequeño cambio de denominación (ahora se llama PTBex Corredor de Bolsa) tiene un único empleado y propietario, el ciudadano Uruguayo Diego Martínez Bernié, según revela en su edición de esta semana la revista Interviú. La compañía, con oficina en el centro de Montevideo, ya se ha visto implicada en otros escándalos de blanqueo, en concreto el que ha salpicado al vicepresidente de Argentina Amado Boudou en un supuesto caso de corrupción.

Además de Tesedul y PTBex Sociedad de Bolsa, otras dos empresas uruguayas se han visto involucradas en las últimas semanas por el escándalo Bárcenas. Una de ellas es Brixco SA, una compañía dedicada a la elaboración y venta de zumo de limón que comercializa en exclusiva la producción del latifundio de cítricos en Argentina de un viejo amigo de Bárcenas, el también extesorero Ángel Sanchís. Según la documentación remitida por las autoridades judiciales suizas, cuentas bancarias a nombre de Brixco SA fueron también destinatarias de transferencias desde las cuentas del exsenador tras el estallido del 'caso Gürtel', aunque sus dirigentes lo han negado desde que se supo. La última compañía es Lidmel Internacional, receptora de 500.000 euros en dos transferencias realizadas con menos de una semana de diferencia. Cuarta pieza de una trama que empezó en un paraíso fiscal, Panamá, y que tiene sus últimos peldaños conocidos hasta ahora en otro país con una legislación laxa en temas monetarios, Uruguay.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba