TRAS LA FORTUNA DEL EXTESORERO DEL PP

El juez Ruz rastrea ahora dos cuentas abiertas por Bárcenas hace 15 años en bancos suizos

En su último auto, el magistrado reclama a las autoridades helvéticas información sobre los depósitos que el extesorero del PP tenía en 1999 en la Banca della Svizzera Italiana, en Ginebra, y en la Banque Cantonales Vaudoisse, en Lausana.

Imagen de archivo del juez Pablo Ruz, instructor del 'caso Gürtel'.
Imagen de archivo del juez Pablo Ruz, instructor del 'caso Gürtel'. EFE

El juez Pablo Ruz está dispuesto a no dejar de investigar ninguna pista que le pueda llevar hasta la fortuna oculta de Luis Bárcenas. En su último auto, el mismo en el que solicitaba a Suiza datos sobre seis cuentas supuestamente abiertas en entidades financieras del país helvético a nombre de un político español del que aún se desconoce la identidad, el titular del Juzgado Central de Instrucción número 5 también pedía información sobre dos depósitos del extesorero del PP que hasta ahora no habían sido investigados. Se trata, en concreto, de una cuenta en la Banca della Svizzera Italiana (BSI) en la que el antiguo responsable de finanzas de Génova 13 llegó a tener en julio de 1999 más de 4,7 millones de francos suizos (3,9 millones de euros), y otra abierta ese mismo año en la Banque Cantonale Vaudoise, en la ciudad de Lausana, y a la que supuestamente traspasó los fondos de la primera. La existencia de ambos depósitos fue conocida por el magistrado hace meses, pero hasta ahora no había considerado necesario investigarlos.

Se trata en concreto de la cuenta 77005 de la sucursal en Ginebra del BSI, con el nombre de referencia 'Iglesia', el apellido de la mujer de Bárcenas en singular. Sobre ella, el juez pide los documentos en los "que conste apertura, apoderados, tarjetas, ingresos, transferencias y reintegros" dado el elevado saldo que llegó a acumular. En esta misma entidad financiera tuvo también cuenta en aquellos años Luis Fraga, sobrino del fundador del partido y que fuera senador del PP varias legislaturas. Éste, al que el juez Ruz ha citado a declarar como testigo para el próximo 28 de mayo, traspasó parte del dinero que tenía en este banco al Lombard Odier, a una cuenta denominada 'Ranke' desde la que a su vez salieron algunas cantidades de dinero hacia otros depósitos de Bárcenas.

La otra vieja cuenta de Bárcenas de la que el magistrado reclama ahora datos es la IGF 265989, bautizada como 'Novis', el apellido de la abuela materna del extracto, abierta en la Banque Cantonales Vaudoisse. De este depósito, los investigadores tienen poca información y, de hecho, el juez pide a las autoridades de Berna que recaben de la entidad "cuanta documentación obre en sus archivos [...] y, en particular, extractos (ingresos, transferencias y reintegros), apertura de cuenta y apoderados". De hecho su existencia se conoció de modo casi casual cuando el pasado mes de noviembre Suiza remitió abundante documentación bancaria del extesorero, entre ella una carta fechada el 15 de julio de 1999 que el propio Bárcenas remitió a un tal "señor Varsori", empleado de la oficina que el BSI tiene en la localidad de Ginebra.

Descubierta por una carta

En la misiva, el extesorero pedía al banco que "en cuanto reciba la presente" transfiriese "la totalidad de nuestros activos" que en aquel momento mantenía en la cuenta número 77005 y que entonces ascendía a los 4,7 millones de francos suizos. El destino de ese dinero debía ser precisamente la Banque Cantonale Vaudoise de Lausana. La carta presentaba dos sellos del BSI que certifican su recepción así como una anotación manuscrita que indicaba que se trataba del "cierre" de un depósito. La misiva llamó inmediatamente la atención del juez Ruz y, de hecho, fue uno de los pocos documentos recibidos en aquella comisión rogatoria que ordenó traducir al castellano.

No obstante, no es ésta la única referencia que aparece a este entidad financiera suiza entre las notas internas de los bancos suizos entregadas a la Justicia española. Así, en un documento interno de otra de las entidades en las que tenía cuantas el extesorero, el Lombard Odier, aparecía una "ficha de visita" del 23 de agosto de 1999 en la que el gestor de esta entidad que llevaba la cuenta de Bárcenas, Frederic Mentha, hacía varias alusiones al BCV, las siglas de la Banque Cantonale Vaudoise. En concreto, el gestor suizo informaba a sus superiores de que tres ciudadanos españoles -el propio Bárcenas y sus amigos Francisco Yáñezrecientemente fallecido, y Luis Fraga- habían acudido a la entidad en junio de 1999 para abrir sendas cuentas corrientes que iban a bautizar con los nombres de 'Novis', 'Obispado' y 'Ranke', respectivamente. Metha aseguraba también que les había propuesto la "fórmula BCV" y que a los tres clientes les ha parecido una "excelente idea". En ningún momento especificaba a qué se refería con dicha alusión a la otra entidad financiera.

Una comisión de 2.000 euros

En esa misma "ficha de visita", en la que afirma que el "grupo" de españoles tenía ya entonces "un potencial de 15 millones de francos suizos (12,1 millones de euros)", el empleado del Lombard Odier aseguraba que había surgido un problema con las comisiones que se habían cobrado a los tres por el traspaso de los fondos desde las cuentas en las que hasta ese momento guardaban su dinero. En concreto, aseguraba que habían tenido que negociar con el BCV y que, pese a ello, esta entidad financiera les había"facturado 2.000 euros". El gestor suizo alertaba en esa nota interna del enfado que habían causado dichos gastos entre Bárcenas y sus amigos, y el temor que tenía de que pudieran buscar otra entidad. Fuentes jurídicas no descartan que la cuenta en la Banque Cantonale Vaudoise fuera, finalmente, un simple depósito de tránsito para dificultar un hipotético rastreo de dinero.

Ya son doce las cuentas suizas de Bárcenas sobre las que el juez Ruz ha reclamado información. De una decimotercera, la más antigua, no ha pedido datos

Con estas dos nuevas cuentas, Ruz ya ha reclamado información sobre una docena de cuentas helvéticas ligadas a Bárcenas. Así, las del BSI y el BCV, se suman a las cinco que tenía en el Dresdner Bank y las otras cinco que tuvo en el Lombard Odier. Todas a su nombre, al de su mujer o al de sociedades pantallas como la fundación panameña Sinequanon y las mercantiles uruguayas Tesedul y Granda Global. En las cuatro que mantenía abiertas cuando estalló el escándalo de su fortuna a comienzos de este año, las autoridades de Berna le han intervenido 17,5 millones de euros. Además, se sabe que el extesorero del PP tuvo ya una depósito en el paraíso fiscal centroeuropeo en 1988, cuando sólo contaba con 31 años de edad. 

Fue en el Private Bank con cerca de 80 millones de pesetas (medio millón de euros) de saldo. Aquel dinero procedía, según intentó justificar en una de sus declaraciones el extesorero del PP, de sus negocios con la sociedad alemana Innova, dedicada a la exportación de material deportivo a Estados Unidos. Además, la justicia española investiga otras cuentas en EEUU, Reino Unido. Uruguay, Argentina, Alemania y Bahamas bajo sospecha de que en algún momento han sido utilizadas por el extesorero para mover sus fondos aunque él no figure como titular de las mismas.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba