EL SUMARIO DE LOS 'PAPELES DE BÁRCENAS'

El informe de la UDEF sobre los pagos en negro salpica a cinco trabajadores de la sede del PP

La Policía relaciona directamente con las polémicas obras de remodelación de Génova 13 a otros cuatro nuevos trabajadores del partido, además de a Bárcenas. Uno de ellos ya ha sido imputado y un segundo, citado como testigo. Las acusaciones estudian pedir la comparecencia de los otros dos.

El juez Pablo Ruz, en una imagen de archivo.
El juez Pablo Ruz, en una imagen de archivo.

Luis Bárcenas y Álvaro Lapuerta ya no son los únicos miembros del PP directamente implicados en el sumario sobre la supuesta contabilidad B del PP. El último informe de la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) de la Policía recoge la identidad de otros cuatro trabajadores de Génova 13 que, supuestamente, tuvieron algún tipo de participación directa en la gestión de las obras en la sede que el juez Pablo Ruz investiga por la sospecha de que fueron pagadas en parte con dinero negro. A los dos extesoreros de la formación se ha sumado ahora como imputado el que fuera gerente del partido, Cristóbal Páez, y ya ha sido citado a declarar como testigo por segunda vez el hasta hace poco máximo responsable de la seguridad de la formación, Antonio de la Fuente, cuñado del propio Bárcenas. A ellos hay que añadir ahora a Javier Barrero y César Macías, trabajadores del partido que supuestamente participaron en reuniones con responsables del estudio de arquitectura que hizo la polémica remodelación. Éstos últimos aún no han sido llamados por el magistrado, pero fuentes de la acusación no descartan pedir su comparecencia.

Álvaro Lapuerta no aparece mencionado en el informe policial y de Bárcenas asegura que tuvo una participación "mínima". El gran damnificado es Cristóbal Paéz, que de testigo ha pasado a ser imputado

El informe policial no menciona, de hecho, a Álvaro Lapuerta, el octogenario dirigente del partido que estuvo al frente de la tesorería hasta el congreso de 2008. Aunque las obras en la sede del partido se iniciaron cuando él aún ocupaba el cargo, las facturas que han despertado las sospechas de los agentes y del juez están fechadas precisamente aquel año, que es cuando los apuntes contables de Bárcenas recogen la supuesta entrega de 888.000 euros en dinero negro procedentes de donaciones irregulares a Gonzalo Urquijo, el propietario de Unifica Soluciones Integrales SL, la empresa encargada de la reforma. El delicado estado de salud de Lapuerta, al que se acogió en su última comparencia en la Audiencia Nacional para no declarar, ha impedido saber, sin embargo, sí conocía la presunta relación entre otra entrega de dinero al empresario realizada en 2006 de 184.000 euros y los trabajos de remodelación. No obstante, él ha negado hasta ahora la existencia de una caja B en Génova 13.

Sobre Luis Bárcenas sí hay menciones directas, aunque la UDEF minimiza su intervención en las decisiones relacionadas con la remodelación de la sede. De hecho, destaca que sólo se habla de él en unos pocos papeles intervenidos durante el registro de la sede de la empresa Unifica. "No obstante, su nombre sí figura en uno de los documentos de mayor interés encontrados, señalándolo como la persona que entregó la cantidad de 200.000 euros" a Gonzalo Urquijo. Además, existe un correo electrónico recuperado del despacho del propio arquitecto y fechado en julio de 2008 en el que el entonces gerente del PP y mano derecha de Bárcenas, Cristóbal Paez, aseguraba que el encargado del control de los pagos por las obras era el político ahora encarcelado y que si el empresario queria cobrar alguna cantidad a cuenta, debía hablarlo directamente con él.

Páez, "primordial"

El principal afectado por el último informe de la Policía es, precisamente, Paéz, exgerente del PP y la persona del partido que aparece mencionado en casi todas los documentos que han aparecido relacionados con la remodelación, incluidas las actas de recepción de las obras. Paéz, alejado actualmente del partido tras ser despedido, ya declaró el pasado verano ante el juez Ruz, aunque como testigo, en una comparecencia en la que reconoció que dos apuntes de los papeles de Bárcenas en los que figuraba su nombre eran reales. También dio detalles de cómo el extesorero sacó del partido documentos contables tras estallar el 'caso Gürtel' ante el temor de que la Policía acudiera a registrar Génova. Ahora tendrá que volver a la Audiencia Nacional, aunque en este caso como imputado por su supuesta implicación en los pagos con dinero negro.

Uno de los asistentes a las reuniones con la empresa que hizo la remodelación fue el cuñado de Bárcenas, que entonces era el jefe de seguridad. Ya había comparecido en septiembre ante el magistrado

Según destaca la UDEF, Páez participó en las reuniones con los representantes de Unifica en las que se hacía seguimiento de las obras. En las actas de las misma era identificado con sus iniciales, "CP". Además, el documento policial destaca que tuvo una "participación activa en las decisiones de la reformas" como destacan estas notas, así como el detalle de que algunos presupuestos iban dirigidos a él directamente. Los agentes, incluso, creen haber identificado su firma en algunos de sus documentos, aunque en otros no han podido certificar que sea el autor de las rúbricas que aparecen en ellos. Por todo ello, el informe destaca que "el papel de Cristóbal Páez en este proyecto es primordial".

Una situación parecida es la que se ha planteado con Antonio de la Fuente, que fuera jefe de seguridad del PP hasta hace poco, cargo al que accedió de la mano de su cuñado Luis Bárcenas. Su nombre aparece sobre todo en las actas de seguimiento elaboradas de las reuniones que representantes del partido mantuvieron con Urquijo y varios empleados de Unifica. En ellas figura como una persona que también toma decisiones, destaca la UDEF. El nombre de Antonio de la Fuente también aparece en algunos presupuestos como la persona de contacto dentro de Génova 13, así como en varios correos electrónicos intervenidos en la sede del estudio de arquitectura. El exjefe de seguridad ya compareció ante el juez Ruz el pasado septiembre también como testigo, cuando dio muestra de tener mala memoria ya que no recordó la mayor parte de los detalles por los que le preguntaron. Sí admitió que fue él quien había firmado el informe que se había remitido al Juzgado para justificar la destrucción de las imágenes de las cámaras de seguridad de la sede, aunque ya entonces él estaba en su casa apartado de sus funciones dentro del partido por el escándalo en el que se había visto envuelto su familiar.

Otro 'conocido' del juez

De los dos últimos trabajadores mencionados en el informe policial, uno no es un desconocido para el juez Ruz. Se trata de Javier Barrero, al que el documento de la UDEF cita como asistente a algunas de las reuniones entre miembros del PP y de la empresa de remodelación para el seguimiento de las obras. Barrero fue mencionado por el magistrado en un auto del pasado 19 de septiembre como "la persona responsable de los servicios informáticos del Partido Popular en el periodo en el que Luis Bárcenas Gutiérrez fue gerente y tesorero de esta formación política. Intervino, además, en el 'volcado' o trasvase de los datos contenidos en el ordenador marca Toshiba al ordenador marca Apple" que manejaba el político ahora encarcelado. Este dato hizo que fuera una de las tres personas contra la que una de las acusaciones del 'caso Bárcenas' presentó una querella en los Juzgados de Plaza Castilla acusándole de destrucción de pruebas por su supuesta participación en el borrado de los discos duros de los equipos del extesorero. Los otros dos fueron De la Fuente y la secretaria del extesorero. Barrero siempre lo ha negado y ha recalcado públicamente que él dejó de ocupar dicho puesto en febrero de 2011, mucho antes de que estallara el escándalo. Ahora, el juez Ruz no ha pedido que comparezca ante él.

Tampoco lo ha hecho con César Macías, un empleado del PP cuyo puesto dentro de la formación no es especificada por el informe policial, aunque de él destaca que también participó en las reuniones en las que se hacía un seguimiento de las obras de remodelación de Génova 13. Además, entre el material informático analizado -una mínima parte del incautado en la sede de la empresa Unifica- han aparecido varios correos electrónicos entre una de las empleadas del estudio de arquitectura y él, "todos ellos en relación a los trabajos y problemas en las obras". Por ahora, el juez no le ha citado para que comparezca. Las acusaciones no descartan hacerlo para recabar más datos sobre los supuestos pagos en dinero negro de las obras de la sede del PP en la que trabajaba.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba