La libertad provisional del extesorero coincide con la Convención del partido

El PP teme menos a las 'bombas atómicas' de Bárcenas que a su nuevo abogado

Moncloa hace tiempo que dejó de temer a las 'bombas atómicas' de Luis Bárcenas. Su libertad provisional estaba descontada desde antes de Navidad. Ahora sólo preocupa el ruido mediático. La elección del nuevo abogado puede influir en un cambio de actitud del extesorero del PP.

Luis Bárcenas, en su comparecencia ante la Fiscalía Anticorrupción tras salir a la luz sus apuntes contables
Luis Bárcenas, en su comparecencia ante la Fiscalía Anticorrupción tras salir a la luz sus apuntes contables EFE

La libertad condicional para Luis Bárcenas en un asunto que se daba por descontado en Moncloa desde hace tiempo. No ha causado, por tanto, ninguna sorpresa la decisión de la sección cuarta de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional. En el Gobierno se trabajaba sobre ese escenario casi desde después del verano. Iba a ocurrir. Bárcenas se encontraba en prisión provisional desde hace 19 meses y había presentado cinco recursos de solicitud de la provisional, siempre rechazados. Ahora la Audiencia, tras conocerse la petición del Fiscal de una 'pena ejemplarizante' de 42 años, se produce esta decisión de la Audiencia. Antes de abandonar Soto del Real el extesorero del PP deberá abonar una fianza de 200.000 euros.

Viejos amigos del tesorero

Nada inquieta desde hace tiempo en el PP lo que pueda decir o dejar de decir Bárcenas sobre las cuentas del partido. Es un asunto que se considera amortizado. El extesorero tiene dinero oculto en Suiza que se llevó de las arcas del partido. Y eso es lo que pesa, según fuentes de Génova. Las 'bombas atómicas' con las que se amenazaba desde su entorno apenas preocupan. No porque Bárcenas carezca de información, ya que estuvo en el PP más de veinte años y en puestos de enorme sensibilidad, como son la gerencia o la tesorería de la casa. Algo tendrá, piensan esas fuentes, quizás con la vista puesta en Javier Arenas y algún que otro veterano. Viejos amigos del acusado, naturalmente. Pero seguro que no para tanto como se ha aireado mediáticamente. Sin embargo, se da por hecho que a Bárcenas tampoco le conviene demasiado hacer públicas determinadas informaciones, si es que las tiene, ya que también actuarían en su contra.

El cambio en su defensa genera algunas preocupaciones en el PP ya que según sea la personalidad del abogado, pueden enredarse las cosas

Las amenazas del extesorero fueron una constante desde su ingreso en prisión, en especial para salvaguardar a su esposa, Rosalía Iglesias. Era lo que más temía. La aparición de Javier Gómez de Liaño al frente de su defensa modificó mucho su planteamiento. Serenó al reo, apaciguó su actitud y, especialmente, le centró en su caso penal y le alejó de determinadas venganzas políticas que algunos de sus amigos y visitantes en la cárcel le sugerían.

La entrevista fatídica

Sin embargo, el cambio en su defensa puede alterar este estado de cosas. Liaño ha renunciado a la asistencia de Bárcenas tras ver publicada una entrevista en el diario ABCde la que no tenía noticia. Una entrevista en la línea contraria a lo que hasta entonces era la de la defensa. Connotaciones políticas, insinuaciones directas, alusiones casos de notoria trascendencia como los Pujol, acusaciones a la acción de la Justicia... Un disparate, en suma, de acuerdo con el parecer de Liaño, quien mantendrá su relación con el extesorero hasta el momento mismo en que contrate a un nuevo letrado.

Y aquí es donde aparecen algunas preocupaciones en el PP ya que según sea la personalidad del defensor, pueden enredarse las cosas. Al menos desde el punto de vista mediático. Un Bárcenas suelto y animado a mantener contactos y quizás hasta apariciones en determinados medios sería muy incómodo para un partido en pleno año electoral. No hay temor sino, simplemente, molestia por lo que puede ocurrir. Hasta ahora, la actitud del extesorero, bien aconsejado por su letrado, ha resultado impecable. De ahí, quizás, su salida de la cárcel. Ahora el panorama podría modificarse.

Un Bárcenas suelto y animado a mantener contactos y quizás hasta apariciones en determinados medios sería muy incómodo para el PP

Es evidente que tanto la puesta en libertad de Bárcenas como el escrito de acusación de la fiscalía por el caso Gürtel van a acaparar informativamente buena parte de la Convención que celebran los populares este fin de semana en Madrid. Una fatídica coincidencia en el calendario, que ha hecho torcer el gesto a los estrategas de Génova que asisten con cierta tranquilidad a una leve remontada en sus encuestas.

Las elecciones, sabido es, se ganan por los asuntos del bolsillo. Y la situación económica va a mejor, de acuerdo con todos los parámetros y análisis. Pero la corrupción también hace mella en la población y es evidente que este asunto no lo ha abordado el PP con la decisión que se esperaba, o lo ha hecho demasiado tarde. Un Bárcenas con la lengua suelta o espoleado por un defensor con ganas de notoriedad puede ser un elemento perturbador, al menos tangencialmente, en los planes del PP.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba