Nacional

Una testigo admite que recibió dinero por figurar en la venta ficticia de los cuadros de la mujer de Bárcenas

Isabel Mackinlay ha admitido ante el juez Ruz que recibió un total de 1.500 dólares por figurar como intermediaria en la venta de varios cuadros por parte de Rosalía Iglesias, la mujer del extesorero, con la que justificó unos ingresos de casi 560.000 euros.

Una testigo del 'caso Gürtel' ha admitido ante el juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz que recibió un total de 1.500 dólares por figurar como intermediaria en la venta de varios cuadros por parte de Rosalía Iglesias, la mujer del extesorero del Partido Popular (PP) Luis Bárcenas, con la que justificó unos ingresos de casi 560.000 euros, informaron fuentes jurídicas. Así lo ha manifestado la pintora y restauradora Isabel Mackinlay que, en su declaración por videconferencia desde la Embajada de España en Buenos Aires, ha asegurado que la operación fue llevada a cabo por el presunto testaferro de Bárcenas en Argentina, Patricio Edgardo Bel, que trabajaba en la empresa La Moraleja del extesorero 'popular' Ángel Sanchís, también imputado en el 'caso Gürtel'.

La compareciente, que ha reconocido que no es marchante sino pintora y restauradora de iglesias y hojas de paño de oro, figuraba con el nombre de Isabel Ardanaz -nombre de su primer marido- en un contrato fechado el 19 de enero de 2006 que recogía la supuesta venta de dos tablas del siglo XV. Sin embargo, ha asegurado que no recordaba que esa fuera la fecha del contrato, que se firmó en la propia oficina de Bel. Según su testimonio, el empleado de Sanchís parecía seguir las indicaciones del exdirigente 'popular', a quien se refería como "mi jefe", ya que él no quería aparecer en el contrato.

En la firma del segundo contrato, por el que cobró 500 dólares, estuvo presente alguien que no le habían presentado: Luis Bárcenas

El empleado de La Moraleja la reclutó, según ha explicado a preguntas de las acusaciones populares, porque el sobrino de éste y su hijo eran compañeros en el Liceo Francés de Buenos Aires. Sin embargo, ha detallado que tras firmar este primer contrato, por el que cobró 1.000 dólares, Bel le dijo que tenían que suscribir otro, en este caso por la supuesta venta de un cuadro del pintor napolitano del siglo XVII Guiseppe Recco. Esa operación, por la que cobró una segunda comisión de 500 dólares, se firmó en las instalaciones de La Moraleja, según ha detallado, y en ella estuvo presente una persona a la que no le presentaron aunque un tiempo después pudo saber que se trataba de Luis Bárcenas.

La mujer de Bárcenas está imputada un delito de fraude fiscal que la Agencia Tributaria cuantificó en junio de 2011 en 222.112,58 euros. Los cuadros supusieron al matrimonio Bárcenas Iglesias unos ingresos de 558.196,97 euros, que ambos vincularon a la venta de una serie de cuadros adquiridos el 15 de mayo de 1987. La defensa de Bárcenas, según fuentes jurídicas presentes en la declaración, ha aportado a la causa otros dos contratos de intermediación que han sido exhibidos a la compareciente y en los  que ella no ha reconocido su firma.

La testigo no reconoce la firma que aparece en los contratos de intermediación presentados por la defensa de Bárcenas

En el 'caso Gürtel' el titular del Juzgado de Instrucción número 5 investiga las supuestas actividades de la trama empresarial de Francisco Correa y los sobornos que presuntamente ofrecían a cargos públicos del PP para obtener contratos en administraciones de Madrid y la Comunidad Valenciana.

La marchante citada por Bárcenas no le conocía

El juez tomó declaración el pasado 8 de mayo a otra marchante citada por Bárcenas, en este caso Susana Mantecón, que aseguró que nunca oyó hablar del extesorero en el mundo del arte. En ese caso el juez investigaba la venta de un bodegón del siglo XVI que Bárcenas habría adquirido por 3.000 euros y vendió por cerca de 300.000.

Según fuentes jurídicas, la compareciente aseguró no recordar esa operación y añadió que el cuadro citado por Bárcenas lo adquirió a través del también extesorero del PP Rosendo Naseiro aunque nunca llegó a ser expuesto en ninguna galería porque "no era presentable".

Bárcenas justificó el origen su fortuna en el Lombard Odier y el Dresdner Bank de Ginebra (Suiza), que llegó a alcanzar los 38 millones de euros, en la compra y venta de cuadros, las operaciones inmobiliarias y la inversión en valores bursátiles, mercado en el que, según dijo, era "muy sagaz".

La Audiencia Nacional decidió reabrir la causa contra Bárcenas, que está imputado por cohecho, fraude fiscal y blanqueo de capitales, y su mujer el pasado 20 de abril de 2012. En enero del año siguiente, las autoridades de Suiza remitieron una comisión rogatoria que revelaba que el exsenador llegó a acumular hasta 22 millones de euros en el Dresdner Bank de Ginebra.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba