LA ÚLTIMA DECLARACIÓN DEL EXTESORERO DEL PP

Bárcenas guarda un as en la manga: advirtió al juez de que no le entregaba todos los papeles

El extesorero del PP respondió con un "prácticamente toda" cuando el magistrado le preguntó si el 'pendrive' y las carpetas que depositaba en el juzgado incluían la totalidad de la documentación sobre la contabilidad B de su partido. Fuentes jurídicas muestran su convencimiento de que aún pretende negociar con Mariano Rajoy una salida para él y, sobre todo, su mujer.

Luis Bárcenas, en una de sus recientes comparecencias ante la Audiencia Nacional.
Luis Bárcenas, en una de sus recientes comparecencias ante la Audiencia Nacional. EFE

Luis Bárcenas dio muestras de sus dotes de tahúr en su última comparecencia ante el juez Pablo Ruz. Tras reconocer que fue de farol en las anteriores declaraciones en las que negó la autoría de los apuntes manuscritos con la supuesta contabilidad B del PP, el pasado lunes el extesorero puso sobre la mesa lo que parecían todas su cartas en esta partida: un lapiz de memoria (pendrive) y nueve carpetas de diferentes colores que contenían las supuestas pruebas de que su partido se había financiado de manera irregular durante los últimos veinte años. Sin embargo, cuando el magistrado le inquirió si todos aquellos papeles y archivos informáticos comprendían la totalidad de la documentación en su poder, el exsenador respondió con un lacónico "practicamente todo" que dejaba ver que aún guarda un as en la manga.

El extesorero aseguró al magistrado que de la sede del PP sólo se llevó dos cajas de documentación, y no "9 ó 10" como afirmó su antiguo amigo Jorge Trías

El episodio se produjo al poco de comenzar su declaración del pasado lunes, que terminaría extendiéndose durante más de cinco horas sin interrupción. El juez Ruz había comenzado a interrogarle sobre la autoría de los papeles y si la contabilidad B del PP y los sobresueldos a sus dirigentes que éstos documentos sugerían habían existido realmente. Bárcenas aseveró que sí, ante lo cual el magistrado pasó a exhibirles las catorces hojas publicadas por El País y El Mundo con apuntes contables. El exsenador asumió su autoría y aclaró que no se trataban de páginas de un libro de contabilidad como tal, sino de simples hojas que se llevaban desde el departamento de contabilidad en el que él estaba.

En ese momento, el abogado de Bárcenas, el exjuez Javier Gómez de Liaño, hizo entrega al juez de nueve carpetas con diferente documentación en su interior, así como de un pendrive que atesoraba, aseguró el extesorero, los ejercicios no conocidos hasta ahora de la contabilidad secreta de Génova 13: los tres que no escribió a mano, sino en un programa informático que más tarde abandonó por "poco práctico" para volver a las anotaciones manuscritas El político ahora encarcelado quiso recalcar en aquel momento que el contenido de la memoria informática era una copia de los datos que guardaba en el disco duro de un ordenador portátil marca Toshiba que, insistió, el PP se había negado a devolverle cuando fue despedido del partido a principios de este año y que motivó su denuncia por robo. Su letrado hizo saber que entregaría al juzgado el código de seguridad para poder acceder a las carpetas del ingenio informático.

Azules, amarillas, sepia, lila y verde

Sobre la mesa quedaron entonces cuatro carpetas azules, dos amarillas, una sepia, una lila y una verde, todas ellas con indicaciones manuscritas en su portada sobre su contenido. Así, la verde destacaba la palabra "Bilbao" y en su interior guardaba los documentos bancarios sobre el supuesto pago de la sede en la capital vizcaína con donaciones irregulares. En una de las azules, las iniciales L del R. (supuestamente Luis del Rivero) servían de antesala a recibos de notaría, recibís y fotocopias de cheques y documentos bancarios. En otra, se recogían los papeles sobre la supuesta financiación de la campaña del lider opositor guineanoSevero Moto... y, así, una tras otra. El juez le preguntó entonces si esa era la totalidad de la documentación que poseía sobre la supuesta contabilidad opaca de su partido, a lo que Bárcenas respondió con el "prácticamente toda" que dejaba la puerta abierta a futuras revelaciones.

Ante el recelo que su respuesta despertó entre los presentes, el extesorero aseguró que todo lo que se había publicado de que él tenía "9 ó 10 cajas con documentación" era una invención de la prensa (en realidad, los medios de comunicación se limitaron a recoger el testimonio prestado ante el juez por el exdiputado del PP, abogado y antiguo amigo suyo Jorge Trías) y que, en realidad, él sólo se había llevado de la sede del partido "dos cajas" y el pendrive con el contenido del disco duro de uno de los dos ordenadores que usaba en Génova 13. Sin embargo, fuentes presentes en la declaración de Bárcenas destacaban ayer a este diario que los documentos que entregó el lunes al juez "no tenían suficiente volumen ni para llenar a la mitad una de las dos cajas que dice poseer. Está claro que aún guarda numerosos papeles", añaden. Tal vez, algo más que un as.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba