En el Gobierno y en la dirección del partido se opina que el principal punto débil de Bárcenas es el presunto blanqueo de dinero

Los ataques de Bárcenas contra Álvaro Lapuerta disparan la cólera en el PP contra el extesorero

Tesorero bueno, tesorero malo. Álvaro Lapuerta y Luis Bárcenas sirvieron desde la caja fuerte del PP a ocho ejecutivas, pero quienes les trataron de cerca guardan un recuerdo muy diferente de ambos: “Álvaro era educado y afable, Luis todo lo contrario, creía que era el jefe de todo”. La convicción de que éste último quiere compartir culpas con quien fue su ayudante durante más de 15 años, provoca en miembros del Gobierno y en Génova, 13, un profundo malestar.

No existe ya duda alguna ni en el Gobierno ni en la dirección del PP de que el extesorero maloha decidido morir matando con la ayuda de potentes altavoces mediáticos. En el partido ya no citan a Luis [Bárcenas] en tono solemne ni le profesan respeto alguno, más bien todo lo contrario. “Era maleducado, altanero, machista, se creía el jefe de todo y de todos, cuando no era más que uncontable, además de delincuente”. Esta opinión de un dirigente del PP que le trató en sus dominios de Génova, 13, contrasta con la que vierte sobre el exdiputado Álvaro Lapuerta: “Un hombre bueno, educado y afable, que hizo mucho por el partido”. Ambos trabajaron juntos como guardianes del cofre popular durante más de 15 años y puertas adentro desempeñaban un trabajo muy similar como gerente y tesorero. “Eran corrientes sus llamadas para que recibiéramos a tal o cual empresario interesado en determinadas adjudicaciones, pero la diferencia de sus actitudes era brutal. Álvaro sugería, mientras que Luis nos ordenaba”, refiere un alto cargo del PP que ocupó puestos de responsabilidad en distintas administraciones.

"Eran corrientes sus llamadas para que recibiéramos a tal o cual empresario interesado en determinadas adjudicaciones", relata un alto cargo del PP que tuvo puestos en diferentes administraciones

Estas diferencias de carácter son las que han sembrado un profundo malestar dentro del PP cuando se ha conocido la intención de Bárcenas de escudarse en su antiguo ayudante, octogenario y convaleciente de una sospechosa caída en su domicilio de Madrid, para eludir algunas de sus posibles responsabilidades penales. En las confesiones de Bárcenas al director de El Mundo, revela que el dinero de los constructores se entregaba en bolsas, maletines o maletas en el despacho de Lapuerta, que ambos contaban los billetes y los introducían en la caja fuerte y que cuando el donante se marchaba era también este último quien anotaba en una tarjeta de visita su nombre y la cantidad entregada. Trabajo redondo.

Quienes han hablado con Lapuerta en los últimos días relatan su profundo disgusto con Bárcenas y su sorpresa por la fortuna que se le ha encontrado en Suiza. Porque también aquí hay diferencias. “Álvaro ha sido siempre rico, de hecho llegó a dar de su bolsillo dinero a la vieja Alianza Popular en los tiempos de Fraga. En cambio, Luis ha utilizado al partido para lucrarse”. Y bien que lo debió hacer, porque en el PP hay quien ve el núcleo de la investigación abierta en pieza separada por la Audiencia Nacional en la presunta trama de blanqueo de dinero que compartió con Francisco Correa y Ramón Blanco y que tuvo a Panamá como epicentro de operaciones. Esta red puede ser, al final, la que le acabe manteniendo en prisión durante bastantes años. "Un futuro penitenciario muy duro", se resume en el PP.

El núcleo duro de la investigación sobre Bárcenas descansa en la presunta trama de blanqueo de dinero que montó presuntamente en Panamá junto a Francisco Correa y Pablo Crespo

Consciente desde hace tiempo de la intención de Bárcenas de cargarle buena parte de las culpas, Lapuerta ha declarado al juez Pablo Ruz que el exgerente era quien administraba la casa y los gastos de Génova, 13, antes incluso de que él asumiera la tesorería en 1993, y que su trabajo se limitaba a firmar lo que Bárcenas le llevaba y a buscar fuentes de ingresos para el partido, tarea que ejerció hasta hace cinco años. Las huellas que ambos dejaron han sido descritas también en la Audiencia Nacional por varios constructores y, lo que es todavía más importante, por Pablo Crespo, el lugarteniente de Correa en la trama Gürtel. Exnúmero dos del PP en Galicia, Crespo es descrito por quien le ha conocido como unhombre frio, reflexivo y calculador”, que no suele dar pasos en falso. La descripción del personaje tiene su importancia sabiendo que ha amenazado con contar todo lo que sabe cuando se abra juicio oral, no ahora, por consejo de su abogado, el ex director general de la ONCE Miguel Durán.

La conexión de la trama Gürtel en Galicia todavía puede arrojar muchas sorpresas, se anticipa en las filas del PP

Fuentes del PP añaden que Crespo lo conoce todo de la trama Gürtel y sus derivadas, especialmente de su conexión en Galicia, una veta por explorar que puede dar muchas sorpresas. “Suvenganza no será pequeña y puede ser tan explosiva como la de Bárcenas”, admiten en el partido, cada vez más convencidos de que el Gobierno, “que ha cerrado ya cualquier posibilidad de llegar a un acuerdo con el extesorero desde su ingreso en prisión”, va a estar durante muchos meses transitando por un peligroso campo de minas.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba