Nacional

Fin a la huelga de basuras en Lugo: dirección y plantilla llegan a un acuerdo 59 días después

La dirección y la plantilla de Urbaser han alcanzado un acuerdo para aprobar el nuevo convenio colectivo de cuatro años de duración, en donde se renovarán derechos sociales y laborales, además de establecer una paga anual de 450 euros.

Tras 59 días de huelga y 6 reuniones, la huelga del servicio de limpieza y recogida de basuras en Lugo ha llegado a su fin, una vez la dirección y la plantilla de Urbaser han llegado a un acuerdo para aprobar el nuevo convenio colectivo, desconvocando así un paro que se ha convertido en el de mayor duración del sector en toda España.

El personal de la concesionaria, compuesto por 139 empleados, ha ratificado en la asamblea por unanimidad el preacuerdo alcanzado esta madrugada con la dirección de la empresa, en una reunión de más de diez horas celebrada en el Gran Hotel de Lugo, donde participó como mediador Benigno Sánchez, de Consello Galego de Relacións Laborais.

En consecuencia, firmará un convenio colectivo de cuatro años de vigencia, dos más del que solicitaban los trabajadores en la fase inicial de las negociaciones, en donde se renovarán derechos sociales y laborales, además de consolidar una paga anual de 450 euros, aunque los trabajadores solicitaban 600.

El acuerdo incluye la anulación por parte de la empresa de los despidos de once miembros del comité de empresa por negarse a cumplir los servicios mínimos, si bien deberán asumir una sanción de 50 días de empleo y sueldo, que cumplirán desde el día que se inició la huelga, el pasado nueve de junio.

El fin de las negociaciones tuvo lugar en la reunión décimo cuarta para firmar el nuevo convenio, pero se trataba de la sexta reunión entre las partes de que se iniciara el paro en el servicio.

La huelga comenzó tras el enquistamiento del diálogo entre las partes, el nueve de junio, cinco días antes de la celebración del Arde Lucus, fiesta de exaltación del pasado romano de la ciudad que cada año reúne a miles de personas.

Como respuesta, el Ayuntamiento de Lugo publicó un decreto en el que se establecían unos servicios mínimos del cien por cien durante la celebración, lo cual despertó el malestar en los huelguistas, que por unanimidad decidieron incumplirlos.

Al día siguiente del inicio de la huelga, la dirección de la empresa Urbaser despidió a 11 miembros del comité de empresa y sancionó a otros 91 empleados por incumplimiento de los servicios mínimos. La plantilla acusó al equipo de gobierno de ser culpable de los despidos por decretar unos servicios mínimos "abusivos e ilegales".

Los trabajadores mantuvieron la huelga, aunque el día 17 de junio accedieron a trabajar para frenar la alerta sanitaria, decretada en 57 puntos. A partir de entonces, continuaron trabajando en los puntos señalados por Sanidad, que llegó a alcanzar en alguna jornada los 90 puntos.

El Ayuntamiento lucense recurrió a los servicios de la empresa pública Tragsa para la recogida de basura de forma intermitente desde que se cumplió una semana de paro, lo que fue rechazado por la plantilla de Urbaser por entender que iba contra el derecho de huelga, lo que hizo que los operarios de Tragsa tuvieran que ser escoltados por la Policía Local.

La acumulación de toneladas de basura llevó incluso al alcalde, Xosé López Orozco, a amenazar a Urbaser con recurrir a la Unidad Militar de Emergencias (UME).

Los vecinos han sido otro de los elementos en discordia, cuyo cansancio provocó que a través de la Federación de Asociaciones de Vecinos de Lugo decidiesen organizar brigadas para la limpieza de las calles, que tenían previsto empezar a funcionar la próxima semana. Además, han exigido que se les descuente el recibo municipal de recogida de basura en la parte proporcional a los días de huelga.

El equipo de gobierno aseguró que así lo hará, pero los lucenses recibieron ayer los recibos correspondientes al segundo trimestre del año con el cobro completo del mes de junio.

Por su parte, los hosteleros estudian reclamar daños y perjuicios al Ayuntamiento por las pérdidas económicas, que algunos llegaron a situar en un 35 por ciento con respecto al mismo periodo del año anterior.

El alcalde de Lugo, Xosé López Orozco, ha informado en rueda de prensa de que esta tarde se restablece el servicio de recogida de basura en el municipio, ha lamentado que "fue unahuelga sin precedentes", y ha insistido en que "el gobierno local trabajó mucho para resolverla en el menor tiempo posible".


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba