Nacional

Triana Martínez intentó aprovechar que su padre es inspector jefe para huir de la identificación policial

La 'encargada' de hacer desaparecer el arma con la que su madre asesinó a Isabel Carrasco no dudó en llamar a su padre y advertirle de que "hay unos policías que nos quieren identificar". Previamente, su madre había empleado la misma táctica: "Vivo en la comisaría de Astorga, soy la mujer del inspector jefe". 

Fotografía facilitada por "El Bierzo Digital" del momento de la detención de Monstserrat González y Triana Martínez
Fotografía facilitada por "El Bierzo Digital" del momento de la detención de Monstserrat González y Triana Martínez EFE

"Papá, aquí hay unos policías que nos quieren identificar". Estas fueron las palabras que Triana Martínez dijo a su padre instantes después de que su madre,María Montserrat González, abatiera a tiros el pasado 12 de mayo a la presidenta de la Diputación de León, Isabel Carrasco.

Unas palabras que denotan que Martínez utilizó la figura de su padre, inspector jefe de policía, para defenderse. La reacción fue similar a la mostrada por Montserrat González cuando la Policía procedió a su identificación, según informa este miércoles la página web www.leonoticias.com.

"Después de recibir la orden para que 'despacio y con las manos visibles' abandonara el asiento del copiloto del Mercedes CLK 200, esgrimió en primer lugar la figura de Pablo Antonio Martínez como escapatoria", aseguran desde el medio leonés.

"Vivo en la comisaría de Astorga, soy la mujer del inspector jefe", espetó Montserrat González, algo que hizo dudar al agente de la Brigada Especial de la Policía Local que trataba de identificarla apenas 15 minutos después de que terminara con la vida de Carrasco con tres disparos. 

Sin embargo, la excusa de su padre no les salió bien ni a una ni a otra. Un policía jubilado, personaje clave en el esclarecimiento del crimen por haberlo presenciado mientras paseaba junto a su mujer, insistió en que era ella, Montserrat González, quien había disparado. "Mirar en el bolso", tiene una pistola, advirtió a los agentes ya que cuando madre e hija se separaron, él optó por seguir a la que había visto efectuar los disparos. 

En ese periodo de tiempo, la madre se introdujo en un Mercedes deportivo, en el que después se localizaron las prendas azules que llevaba en el momento del crimen y unos guantes, mientras testigos presenciales afirman que Montserrat Triana Martínez y Raquel Gago se vieron en la calle en lo que no parecía un encuentro casual, como han declarado ante la Policía y la juez que instruye las diligencias del caso.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba