Nacional

Parar a Mas, ganar en credibilidad y obviar a Bárcenas: objetivos de Rajoy para el segundo trimestre

El jefe el Ejecutivo ha convocado al máximo órgano de su partido este miércoles para explicar los siguientes pasos del Gobierno. No es previsible que haga más alusiones a su extesorero para centrarse en economía y Europa.

Dos son los grandes retos que Mariano Rajoy se ha marcado para afrontar el segundo trimestre del año, cuajado de problemas tanto internos como internacionales. Parar a Mas e intentar sacar definitivamente a España de la zona de peligro se presentan como los principales, aunque no los únicos. El presidente del Gobierno dará una idea de lo que nos espera para los próximos tres meses durante la reunión de la Junta Directiva Nacional de su partido este miércoles. Será una intervención muy centrada en cuestiones económicas, porque hasta la respuesta al presidente de la Generalitat tiene clave económica a través del diseño de un nuevo modelo de financiación autonómica que puede hacer estallar a Comunidades gobernadas por el PP y a las que debe tranquilizar.

A diferencia de sus dos anteriores intervenciones en comités ejecutivos nacionales, esta vez no está previsto que vaya a hacer muchas alusiones al 'caso Bárcenas'. De hecho, su intención es obviar al hombre que tiene en jaque al partido y al Gobierno y al que tantas energías ha tenido que dedicar Génova en los últimos meses.

Salvo que de aquí al miércoles haya alguna revelación de peso, la intención de Moncloa es olvidarse de él. La cuestión está judicializada en manos de Pablo Ruz, el jefe del Gobierno ha dado a conocer sus declaraciones de la renta y ya está en marcha la demanda en defensa del honor del PP, además de la particular de María Dolores de Cospedal. Queda pendiente, sin embargo, el "striptease" económico de los dirigentes del partido y no ha sido posible encontrar una empresa que auditara las cuentas, tqal y como adelantó Vozpópuli, pero, en esencia, consideran encauzadas las medidas anti-choque que anunció Rajoy. En definitiva, se trata de pasar página y dejar el asunto en manos de Génova.

Rajoy deberá tranquilizar a sus comunidades autónomas, alarmadas ante la posibilidad de concesiones a Cataluña

Puestos a escoger, Rajoy prefiere centrarse en la puesta en marcha de la negociación del nuevo modelo de financiación autonómica para intentar frenar la deriva soberanista de Mas, continuar la lucha contra el déficit,avanzar en la cohesión fiscal y bancaria "al objeto de evitar que se reproduzca lo de Chipre", según fuentes de Moncloa y dar la batalla por la "credibilidad" de España para alejarla definitivamente de la zona de peligro. No es previsible, sin embargo, que el nuevo modelo de financiación quede cerrado ni mucho menos en este trimestre, aunque sí la disponibilidad de buscar una fórmula que, sin ser el pacto fiscal que reclamaba Mas, pueda dar satisfacción a las necesidades económicas de Cataluña.

Hasta ahora ha habido un gesto con el presidente de la Generalitat al anunciar el Ejecutivo una flexibilización de los criterios de déficit para algunas Comunidades. Tampoco se trata de que las incumplidoras "se vayan de rositas", puntualizan fuentes populares que señalan que también es una medida de la que se puede beneficiar otra de las regiones más asfixiadas financieramente, Valencia. En todo caso, "Rajoy no le hizo a Mas una oferta distinta sobre financiación autonómica a la que ya puso sobre la mesa el pasado 20 de septiembre", que se saldó con la convocatoria, por parte de Mas, de elecciones catalanas anticipadas y la apuesta soberanista.

La oferta de Moncloa ha sido respondida por el presidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González, que aseguró este lunes desconocer que el Gobierno central tenga abierta una negociación sobre financiación autonómica con el Ejecutivo catalán, pero ha avisado de que no permitirá un régimen de financiación "diferenciado o que privilegie a unos sobre otros", informó Europa Press.

Moncloa sigue centrada "en el tema económico y europeo", afirman fuentes gubernamentales, que restan importancia a las fotografías que publicó el domingo el diario El País del presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, con el narcotraficante Marcial Dorado, del año 1995. Lo que menos les conviene ahora es la apertura de otro frente interno relacionado con cuestiones de corrupción. Moncloa se aferra al paquete de regeración democrática que también presentó Rajoy en el debate sobre el estado de la nación.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba