El PP no logra frenar su sangría en Andalucía: se quedaría en el 25,7%, a nueve puntos del PSOE

Susana Díaz ganaría en Andalucía, pero estaría obligada a pactar con Podemos o con el PP

El partido de Susana Díaz obtendría 44 escaños, 10 más que el PP, pero 11 menos de los necesarios para lograr la mayoría absoluta. Los populares, con Juanma Moreno a la cabeza, pasarían de 50 a 34 diputados, según el barómetro preelectoral del CIS.

La presidenta andaluza, Susana Díaz, en una imagen de archivo
La presidenta andaluza, Susana Díaz, en una imagen de archivo

Susana Díaz ganaría las elecciones en Andalucía con 44 escaños, 3 menos de los que obtuvo en 2012, pero necesitaría de un pacto con Podemos, que da la auténtica sorpresa y obtiene de golpe 22 escaños en el parlamento autonómico. Según el barómetro del CIS sobre las elecciones andaluzas del próximo 22 de marzo, IU se derrumba frente al efecto Podemos, perdiendo 7 escaños, pero el mayor desastre es el del Partido Popular, que pierde 16 escaños con respecto a 2012 y se queda con 34. De la pérdida del PP se beneficia Ciudadanos, que llega al Parlamento autónomo con 5 diputados, mientras que UPyD ni aparece en el barómetro del CIS.

Este sondeo del Centro de Investigaciones Sociológicas viene a confirmar los datos de otros sondeos que ya están circulando en Andalucía, pero el del CIS es mucho más categórico: confirma el derrumbe de los partidos tradiciones –PSOE, PP e IU- y el auge de las nuevas formaciones como Podemos y Ciudadanos. Los datos del CIS, configuran, por tanto, un gobierno andaluz muy inestable, para el que la socialista Susana Díaz se verá abocada a pactar irremediablemente con la formación que preside Pablo Iglesias a nivel nacional. Es tan inestable la situación que, de no llegar a un pacto global con Podemos, Andalucía tendría que repetir elecciones en el espacio de tres meses.

Según los datos del CIS, el PP, que ganó las elecciones en 2012 con 50 escaños –a cinco solamente de la mayoría absoluta, que está fijada en 55 diputados- no consigue frenar su desplome a nivel nacional y su actual candidato, José Manuel Moreno Bonilla, se queda en 34 escaños, 16 menos que hace tres años, y como segunda fuerza política, con el 25,7% de estimación de voto.

Por su parte, Susana Díaz tampoco consigue frenar el deterioro del PSOE y, aunque resulta el partido más votado y obtiene el 34,7% de voto estimado y 44 escaños, baja en tres diputados con respecto a los comicios de 2012. Para algunos, esto significa que Díaz ‘mantiene ligeramente el tipo’, porque esta bajada del PSOE andaluz, sometido además al desgaste propio de ser partido en el gobierno, no es suficiente para justificar la irrupción de Podemos, que salta por primera vez al Parlamento andaluz con nada menos que el 19,2% del voto estimado y entre 21 y 22 diputados. Es decir, que se convierte en la gran ‘revelación’ en Andalucía y anticipa grandes resultados a nivel nacional en las municipales y autonómicas que deberán celebrarse el próximo mes de mayo.

Sin embargo, los 22 escaños de Podemos es difícil conocer de dónde vienen en tanto no se realice un estudio en profundidad sobre la cocina de este sondeo. Porque, aunque la IU andaluza también baja considerablemente, pierde 7 escaños y se queda en el 6,6% del voto estimado, esa pérdida sumada a la del PSOE es de 10 escaños en total, mientras que Podemos consigue 21 ó 22. ¿De dónde salen, entonces, los otros 11 escaños que faltan para cuadrar las cuentas?

Y aquí es donde entra en consideración la cuarta variable: el ascenso de Ciudadanos, que consigue entrar en el parlamento autónomo con 5 diputados y el 6,4% de los votos. Parece evidente que el partido de Albert Rivera se los quita al PP de Moreno Bonilla, pero el PP pierde 16, y esos 16 diputados perdidos son los que nos faltaban en los cálculos: 5 para Ciudadanos y 11 para Podemos. Si estos cálculos fueran así de sencillos, resultaría que Podemos recibiría votos de una forma transversal: de izquierda a derecha; es decir, que sería el aglutinante real del voto del ‘cabreo’ ciudadano y le quitaría votos a PP y a PSOE.

Para otros, sin embargo, el análisis es mucho más complejo: hay voto oculto. Es decir, que la izquierda ‘cabreada’ se moviliza, mientras que una parte de la derecha andaluza que votó al PP en 2012 se queda en casa.

El PP pierde en todas la provincias... y Podemos entra en todas las circunscripciones

El desplome electoral del PP en Andalucía se confirma en todas las provincias, en las que es superado por el PSOE, que, sin embargo, también baja. El PSOE gana en Almería, Cádiz, Granada, Huelva, Jaén, y Sevilla –en la que dobla en escaños el PP-, mientras que empata con los populares en Málaga (6 diputados para cada uno, 1 para IU, 3 para Podemos y 1 para Ciudadanos).

Pero se da la circunstancia de que pese a ganar en todas las provincias, el PSOE baja también en todas ellas con respecto a los comicios de 2012: pierde 1 escaño en Sevilla, Málaga, Granada y Cádiz; se queda como estaba (con 5 diputados) en Córdoba, Huelva y Jaén, y sólo consigue subir uno en Almería, donde el PP se estrella y pierde 3 (pasa de 7 a 4).

La principal novedad es la de Podemos, que obtiene escaños en cada de las ocho provincias andaluzas: 4 escaños en Sevilla y en Cádiz; 3 en Málaga, y 2 en cada una de la restantes circunscripciones.

La segunda novedad, Ciudadanos, conseguiría entrar con 1 escaño en Sevilla, Cádiz, Málaga, Granada y Almería (aquí el derrumbe del PP es casi del 50%), pero se quedaría fuera, según el CIS, en Córdoba, Huelva y Jaén, que son justamente las tres provincias en las que el PP pierde menos votos.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba