Nacional

Juicio al clan de las Bosnias: después de 90 robos en el metro, siguen en libertad

Atacan a extranjeros que no se presentan en los juicios, por lo que salen en libertad, pero ahora el fiscal les pide un año de cárcel por pertenencia a grupo criminal. Dos de ellas han sido condenadas a pagar una multa de 1.800 euros. 

El 'Clan de las Bosnias' captadas por las cámaras de seguridad del metro de Madrid.
El 'Clan de las Bosnias' captadas por las cámaras de seguridad del metro de Madrid. VP

El ‘Clan de las Bosnias’ ha vuelto al juzgado. Pero esta vez no es por un robo más. Conocen muy bien las salas, los calabozos y las comisarías, pues han estado docenas de veces. Este miércoles dicho grupo de seis mujeres ha sido juzgado por la Audiencia Provincial de Madrid, debido a un presunto delito de “pertenencia a grupo criminal”, una novedad para los robos que se comenten en el metro de Madrid.

Ya no se enfrentan a una acusación por uno de los cientos de tirones que han protagonizado en el metro. El fiscal pide un año de cárcel por haber formado este grupo para robar. La banda es muy conocida por los agentes de seguridad y por quienes controlan las miles de cámaras del suburbano madrileño.

De las seis integrantes del clan que iban a ser juzgadas, solo han comparecido dos, que han aceptado una pena de seis meses de cárcel conmutada por una multa

Dos de las integrantes del clan han sido condenadas a seis meses de cárcel por pertenencia a grupo criminal que serán sustituidos por el pago de una multa de 1.800 euros, después de que las partes llegaran a un acuerdo en el juicio celebrado hoy en la Audiencia Provincial de Madrid. La Sección Primera de la Audiencia de Madrid tenía previsto juzgar hoy, por un delito de organización criminal cometido en 2012, a seis miembros del citado clan, a las que un juzgado madrileño les prohibió la entrada al suburbano en 2013, aunque esta sentencia fue revocada unos meses después porla Audiencia madrileña. 

Finalmente únicamente han asistido al juicio dos de la mujeres seis procesadas -Zahida y Maya Ibrahimovic- ya que las otras cuatro -Raifa, Tania y Valeria Ibrahimovic y Hasnia Ahmetovic- permanecen en rebeldía, según ha confirmado la Sección Primera de la audiencia madrileña.

Las partes han llegado a un acuerdo por el que las dos encausadas aceptan una pena de seis meses de cárcel para cada una, en lugar de un año como pedía la Fiscalía, por un delito de pertenencia a organización criminal. El acuerdo también incluye sustituir esta pena por una multa de 1.800 euros que ambas abonarán fraccionadamente, a razón de cien euros al mes durante dieciocho meses.

Esta sentencia es firme, ya que durante la vista celebrada hoy las partes han renunciado a recurrir ante el Supremo.

Jóvenes "absolutamente integradas"

Zahida Ibrahimovic estaba acusada de ser la mano derecha de la líder del grupo -Raifa-, encargándose de ocultar los objetos sustraídos por la banda, aunque en ocasiones también los sustraía, según ha quedado constatado. Esta mujer, originaria de Serbia-Montenegro, acumuló diecinueve detenciones en 2012 por hurto y cuenta con una condena relacionada con los hechos que se han juzgado hoy, que se suman a otras que no tienen que ver con esta causa.

El letrado de las mujeres ha afirmado que han aceptado un acuerdo "más por una cuestión moral", y defiende que están "totalmente integradas en la sociedad"

Maya, de Bosnia y sin antecedentes penales, cuenta con seis detenciones en 2012, aunque en todas las ocasiones resultó absuelta o no tuvo que comparecer porque su situación era de turista, ya que ni ella ni a Zahida eran reconocidas por sus países de origen, según ha precisado el tribunal. Su letrado, Luis Sáiz, ha dicho al salir del juicio que sigue considerando que las dos juzgadas hoy no son culpables de un delito de pertenencia a grupo criminal, pero lo han aceptado para llegar a un acuerdo "más por una cuestión moral, de resarcir toda esa sensación social que pudo haber" de inseguridad en el Metro. Ha subrayado que se trata de dos jóvenes "absolutamente integradas en la sociedad" que trabajan y estudian y que "querían acabar con esto, resarcir a la sociedad y quedar tranquilas".

Antes de entrar al juicio, Sáiz ha sostenido que el atestado policial que ha llevado a este juicio es "absolutamente partidista y mediático" y ha subrayado que en 2012 hubo 14.200 denuncias en Metro de Madrid, mientas las dos mujeres juzgadas hoy sólo acumularon ese año una decena de detenciones, la mayoría por incumplir la Ley de Extranjería.

El letrado ha explicado que el hecho de que cuatro de sus defendidas no hayan acudido al juicio "porque no han recibido la citación", y por lo tanto hayan sido declaradas en rebeldía, no tiene por qué perjudicarlas si finalmente son encontradas y juzgadas, sino que podrían también llegar a un acuerdo similar al de hoy. Ha reconocido que, si estas mujeres fueran juzgadas con el nuevo Código Penal, la situación sería diferente a la actual, ya que dejan de existir las faltas y podrían ser condenadas a prisión por hurtos de cualquier los hurtos de cualquier valor.

Por su parte, fuentes de Metro de Madrid, que ha ejercido la acusación particular y pedía para las encausadas un año de cárcel por pertenencia a grupo criminal, ha subrayado la importancia de esta sentencia condenatoria firme. "Somos pioneros en España en conseguir, por primera vez, una sentencia condenatoria para un grupo de carteristas como integrantes de un grupo criminal organizado", han destacado.

Los primeros trabajos de estas jornaleras del robo comenzaron en el año 2009

Hartos del clan

El Metro, los guardas jurados, los ciudadanos, y sobre todo las víctimas, están hartas de Raifa, Zahida, Maya, Valeria, Tania y Hastia, seis mujeres que desde hace años forman esta banda conocida como el ‘Clan de las Bosnias’.

Los primeros trabajos de estas jornaleras del robo comenzaron en el año 2009. Ya han crecido desde entonces y sus edades, que van desde los 23 a los 40 años, les han dado más rapidez y experiencia. La mayor parte de ellas ya conocen la cárcel, por lo que, de haber sido condenadas, ingresarían de nuevo en prisión aunque la pena sea menor a los dos años.

Las víctimas

Son ladronas y muy listas. Sus víctimas son especialmente extranjeros que viajan en el metro de Madrid. ¿Y por qué no españoles? Muy fácil. Si roban a un español es fácil que acuda al juicio como testigo. Si roban a un extranjero, la víctima no se desplaza hasta Madrid a declarar en el juicio y las bosnias quedan libres. Los jueces las absuelven o archivan la causa por no poder interrogar a las víctimas.

Las mujeres aprovechan las horas punta y las estaciones más céntricas y con más aglomeraciones para robar “con gran seguridad y eficacia”, según dice la policía. Eligen a la víctima y le atacan a la salida del vagón, en los andenes, dentro del tren e incluso en las escaleras mecánicas.

Aprovechan las horas punta y las estaciones más céntricas y con más aglomeraciones para robar “con gran seguridad y eficacia”

Si lo hacen en las escaleras, accionan el freno de emergencia para provocar una aglomeración de ciudadanos, donde atacar es más fácil. Cada una de las componentes del clan tiene una misión, un papel. Raifa es la líder y la que manda. También, según el sumario del juicio que se iniciaba este miércoles, es la que ejecuta el robo y la portavoz ante la Policía si las detienen.

Zahida corre con el bolso, o la cartera sustraída que le ha entregado su compañera Raifa. Es lo que se conoce como ‘pasadora’, aunque su habilidad también la convierte en una buena ‘descuidera’. Las dos actúan con algún objeto protegiendo sus manos: periódicos o un chaquetón donde la que roba oculta la mercancía hasta que la entrega a la encargada de salir de la zona de peligro.

Si la víctima se da cuenta de que le han quitado algo y grita, las compinches simulan que también las han robado y crean confusión, mientras que ladrona y pasadora huyen tranquilamente. Las otras cuatro mujeres tienen también como objetivo colocarse delante de las víctimas impidiéndoles el paso, y rodeándolas, si pretenden seguir a la ladrona.

Si la víctima se da cuenta del robo y grita, las compinches simulan que también las han robado y crean confusión

Según el sumario, el curriculum de las mujeres es de récord. Raifa, la líder, fue detenida sólo en el año 2012 hasta en quince ocasiones por un delito o falta de hurto, lo que le ha acarreado varias sentencias, algunas de ellas conjuntamente con otras integrantes del grupo. En total, la Policía tiene constatadas en la larga trayectoria profesional de Raifa, 97 detenciones. Utiliza hasta diez identidades diferentes.

Zahida fue detenida un total de 19 ocasiones en 2012. Tania en 15 ocasiones en ese año; Hasnia, en 14; Valeria, en 11 y Maya, 6 veces, todas ellas en 2012. En total, la media va de 45 a 86 detenciones a lo largo de los últimos años.

Una sentencia histórica

No tienen ‘papeles’ y ninguna justificación de su presencia en España que no sean sus incursiones en el Metro. Hace algunos años el Metro de Madrid logró una sentencia que llamó la atención. El juzgado de Instrucción 47 de Madrid dictaminó el alejamiento de las acusadas de cualquier instalación del suburbano. A las pocas semanas las bosnias recurrieron y un juzgado superior echó atrás el alejamiento.

Fuentes del Metro indicaron que el juicio es muy importante, pues la acusación de pertenencia a grupo criminal es un paso más para evitar que continúen con su carrera de carteristas organizadas. Es una manera de castigar la reiteración en el delito de robar a los viajeros, añaden.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba