CASO DE LOS PAPELES DE BÁRCENAS

Villar Mir esgrime la declaración de Cospedal ante Ruz para pedir al juez que le desimpute

Los abogados del empresario entregan en la Audiencia Nacional un escrito en el que piden su sobreseimiento libre en la causa de los papeles de Bárcenas después de que Hacienda concluyera que no hay relación entre las supuestas donaciones y las adjudicaciones a sus empresas. Recalcan que su situación legal provoca a OHL "pérdidas millonarias".

Juan Miguel Villar Mir, a su salida de la Audiencia Nacional hace ahora un año.
Juan Miguel Villar Mir, a su salida de la Audiencia Nacional hace ahora un año. EFE

Siete días. Ese es el tiempo que han tardado los abogados de Juan Miguel Villar Mir en pedir formalmente al juez Pablo Ruz el sobreseimiento del empresario en la causa de los papeles de Bárcenas desde que llegara a la Audiencia Nacional un último informe de la Intervención General de la Administración del Estado (IGAE)que descartaba la existencia de relación entre las supuestas donaciones ilegales al PP y las adjudicaciones de obra pública. En un escrito fechado este miércoles, y al que ha tenido acceso Vozpópuli, los letrados del accionista mayoritario de OHL alegan, entre otros elementos, la inexistencia de indicios de que su cliente entregara cantidad alguna a la caja 'B' de Génova 13. Para ello, esgrimen, entre otras, las declaraciones que en agosto de 2013 hizo como testigo ante el propio magistrado la 'número 2' del PP, María Dolores de Cospedal. Las conclusiones del informe del organismo de Hacienda y las de otro de la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) de la Policía en el mismo sentido son los otros dos pilares en los que los letrados sustentan su petición de desimputación. Villar Mir, que declaró en la Audiencia Nacional en mayo de 2013, se convierte así en el primer empresario encausado en pedir formalmente que se archiven las actuaciones que se siguen contra él.

El constructor considera una prueba "contundente" de su inocencia que la 'número 2' del PP asegurase que nunca lo vió en Génova 13

El escrito recalca que el constructor "se encuentra imputado en la presente causa desde hace casi dos años, con las implicaciones que ello supone", y que en todo ese tiempo no se ha podido probar que hubiera entregado ninguna cantidad en concepto de donación a los 'populares'. Villar Mir, cuyo nombre aparecía mencionado en tres ocasiones en la contabilidad manuscrita de Luis Bárcenas por la supuesta entrega de un total de 530.000 euros, considera que después de tomar declaración "a más de quince imputados, quince testigos", haber sido "aportada a la causa todo tipo de información contable, fiscal, administrativa y mercantil" e incorporarse los informes de la IGAE y de la UDEF no hay ninguna constancia de dichas entregas. En este sentido, recuerda que el único dato en contra de su cliente son "los apuntes contables aportados a la causa por el imputado Luis Bárcenas y en la pretendida y forzada proximidad temporal existente entre éstos y la adjudicación de determinados contratos públicos".

En este sentido, los abogados del accionista mayoritario de OHL recuerdan que ya un informe policial fechado el pasado 23 de mayo puso de manifiesto que esas tres supuestas donaciones a su nombre "no encuentran correspondencia con los ingresos realizados en las cuentas bancarias de donativos titularidad del Partido Popular, ya sea en la cuenta de donativos anónimos o de donativos nominativos". Además, recalca que no existe "ningún tipo de documento o justificante acreditativo de las mismas, así como tampoco obra en las presentes actuaciones ni un solo testimonio que venga a ratificar la verdacidad del contenido de los apuntes que atribuyen la entrega de donativos por el señor Villar Mir al Partido Popular". Sólo Bárcenas le señala, aunque recuerdan que éste modificó su relato de hechos "una vez en prisión".

"A efectos dialécticos..."

Como ejemplo de la inocencia de Villar Mir, los letrados esgrimen "aquellas declaraciones que por su contundencia y claridad resultan más relevantes". Entre ellas, ponen en primer lugar la de María Dolores de Cospedal, que compareció como testigo ante el juez Ruz el 14 de agosto de 2013. Aquel día, la 'número 2' del PP negó que hubiera visto al accionista mayoritario de OHL por la sede del partido y calificó de "completamente falso" que ni Mariano Rajoy ni el que durante un tiempo fue tesorero de la formación, Manuel Romay Beccaría, tuvieran conocimiento de ninguna entrega realizada por el constructor, como afirmó Bárcenas. El escrito también hace referencia a otras dos declaraciones en el mismo sentido. Una, la de la secretaria de Álvaro Lapuerta. La segunda, la del que fuera gerente de Génova 13 en 2008, Cristóbal Paéz, también imputado en la causa. "Atendiendo al contenido de las manifestaciones [...] así como a la ingente documentación obrante en autos es posible concluir que no existe en la presente causa ni un solo medio probatorio que acredite, aún de manera indiciaria, la realidad de los pagos", recalcan los abogados. No obstante, el escrito asegura que "aún en el caso de que al menos a efectos dialécticos asumieramos como ciertas las entregas de donaciones" éstas no tendrían "ningún reproche penal" ya que, entre otros motivos, "no se habrían entregado a autoridad o funcionario público" y, por tanto, no constituirían un delito de cohecho.

Villar Mir habla en su escrito de "una campaña de desprestigio" contra él y su empresa que le ha ocasionado "pérdidas millonarias"

El escrito también dedica un amplio espacio a desmentir cualquier supuesta relación entre dichas entregas de dinero y las adjudicaciones recibidas por su empresa. Así, recuerda que los análisis policiales y de Hacienda concluían que era imposible "establecer una conexión entre las presuntas donaciones realizadas a favor del Partido Popular y los contratos y concesiones de los que resultó adjudicataria OHL". En este sentido añaden que las administraciones públicas gobernadas por el PP "únicamente supusieron un 29,45% de los contratos y un 22,62% del volumen total" del negocio de su grupo empresarial. Los abogados de Villar Mir se detienen a rebatir seis adjudicaciones concretas que en su día fueron incluidas en la querella de IU que terminó en su imputación como prueba de la existencia de relación temporal de las mismas con las supuestas donaciones del constructor reflejadas en los 'papeles de Bárcenas'. El escrito asegura que la mayoría de ellas se recibieron de administraciones gobernadas por otros partidos distintos, desde el PSOE a Coalición Canaria.

En la última parte del informe, los abogados insisten en los supuestos graves perjuicios económicos y de prestigio que para Villar Mir ha supuesto permanecer imputado desde marzo de 2013. "Numerosos medios de comunicación de más de una decena de países se han hecho eco de las investigaciones que se están llevando a cabo en el presente procedimiento, lo que sin duda está afectando al buen nombre del Grupo OHL y de su presidente", señalan antes de hablar de una "campaña de desprestigio a la que se le ha sometido" y que, según aseguran, se ha traducido en "una tendencia decreciente en lo que se refiere al número de adjudicaciones obtenidas". Todo ello, recalca, ha provocado "pérdidas millonarias a una de las principales empresas constructoras de este país". Por último insisten en que la imputación "está dinamitando el prestigio y el buen nombre tanto de mi representado como de su grupo empresarial".

"NI AL PP NI AL PSOE"

Juan Miguel Villar Mir fue uno de los primeros empresarios que aparecían como presuntos donantes en los 'papeles de Bárcenas' que tuvo que acudir a la Audiencia Nacional a declarar. Fue en mayo de 2013, y durante su comparecencia ante el juez Ruz, el presidente de OHL aseguró que nunca había entregado cantidad de dinero alguna "ni al PP ni al PSOE, ni legal ni ilegal". El constructor, al que se le señala como autor de donaciones por un total de 530.000 euros entre 2004 y 2008, sí admitió que a través de sus empresas y de la fundación que lleva su nombre había hecho pagos a la Fundación de Análisis y Estudio Sociales (FAES), presidida por José María Aznar, por un importe de 45.000 euros anuales, así como a otras organizaciones ligadas a los sindicatos UGT y CCOO, a la Fundación Elcano y a otra de mujeres por África encabezada por la exvicepresidenta María Teresa Fernández de la Vega. A estas últimas por importes que iban de los 120.000 a los 150.000 euros. En total, 545.000 euros al año. Todo ello dentro de la legalidad y para desgravar, según ha remarcado antes de ofrecer al juez remitirle toda la documentación sobre las mismas.

Sin embargo, su nombre aparece mencionado en tres ocasiones en la contabilidad manuscrita de Bárcenas como supuesto donante. La primera, en el año 2004, por 100.000 euros. Dos años después aparece un segundo apunte de 180.000 euros. La tercera supuesta donación recogida en los 'papeles' del extesorero es de 2008 y la cantidad ascendía a 250.000 euros. Según los informes policiales, su empresa resultó beneficiada entre 2002 y 2009 con 619 contratos de las diferentes administraciones públicas por un volumen de más de 7.700 millones de euros. De ellas, sólo un tercio de los mismos correspondió a gobiernos del PP, aunque el importe de los mismos supuso 6 de cada 10 euros que facturó por estas obras. Los análisis de la UDEF destacan que 2002 fue el año en el que la empresa de Villar Mir firmó más contratos con gobiernos 'populares' (48) y también en el que se le abonó mayor cantidad de dinero (cerca de 800 millones de euros).

Una coincidencia entre supuestas donaciones y contrataciones que el constructor calificó entonces al juez de "casualidad". No obstante, el presidente de OHL sí admitió que tenía cierta amistad desde 1975 con Álvaro Lapuerta, extesorero del PP. Aquel año, Villar Mir se integró en el primer gobierno "por la democracia" tras la muerte de Franco y mantuvieron contactos por ello. A Bárcenas, sin embargo, sólo lo conocía "de vista".


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba