Nacional

El juez Castro pedirá continuar cinco años más en el cargo pese a estar al borde de la jubilación

El instructor del caso Nóos cumple 70 años el próximo mes de diciembre por lo que deberá acceder a la jubilación. Sin embargo, tiene la posibilidad de continuar hasta los 75 como magistrado emérito, puesto del que podrá retirarse antes en caso de hubiese finalizado las pesquisas pendientes.

El juez José Castro en una imagen de archivo
El juez José Castro en una imagen de archivo

El titular del Juzgado de Instrucción número 3 de Palma, José Castro, prevé solicitar al Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) continuar cinco años más en el cargo para poder concluir las distintas investigaciones de corrupción que se encuentra instruyendo. De este modo, pese a que al cumplir el próximo mes de diciembre 70 años deberá por Ley acceder a la jubilación, Castro tiene ante sí la posibilidad de continuar hasta los 75 como magistrado emérito.

Fuentes judiciales han precisado a Europa Press que el juez, quien desde hace más de cinco años se encarga de la instrucción del caso Palma Arena -en cuyo seno nació la causa que indaga la presunta trama de desvío de fondos públicos a través del Instituto Nóos y en la que se encuentran imputados la infanta Cristina y su marido, Iñaki Urdangarin-, deberá solicitar la prórroga como mínimo seis meses antes de que, el 20 de diciembre, cumpla 70 años.

Se trata de una posibilidad contemplada por la Ley Orgánica del Poder Judicial (LOPJ), que establece en su artículo 200.4 que los miembros de la Carrera Judicial jubilados por edad que sean nombrados para continuar en su puesto tendrán la consideración y tratamiento de magistrados eméritos, una situación en la que podrán permanecer hasta los 75 años con el tratamiento retributivo de los magistrados suplentes.

Castro es el juez que más tiempo lleva al frente de un Juzgado de Instrucción en Baleares

De este modo, Castro estaría adscrito como juez de refuerzo al Juzgado del que ahora es titular, una vez el CGPJ convoque y proponga el nombramiento del magistrado que ocupe su vacante por jubilación. Antes de ello, deberá cursar su solicitud ante el Tribunal Superior de Justicia de Baleares (TSJIB), que será el encargado de remitir la petición al CGPJ. Será la Comisión Permanente de este órgano la que tendría que acordar el nombramiento como magistrado emérito. Una vez designado como tal, Castro no estaría obligado a agotar el plazo hasta los 75 años, puesto que podrá retirarse antes en caso de que hubiese finalizado la instrucción de las pesquisas pendientes.

Causas pendientes

Tras más de cuatro años volcado en la instrucción del caso Nóos, se encuentran pendientes de finalizar la mayoría de las 27 piezas en que se encuentra dividido el caso Palma Arena, centrado en el supuesto desvío de más de cincuenta millones de euros públicos en forma de contratos y adjudicaciones ilícitas durante la construcción del velódromo palmesano (2005-2007), considerado la infraestructura estrella de la última legislatura de Jaume Matas.

Así, uno de los flecos que Castro pretende concluir es el caso Over, considerado la ramificación de la trama Gürtel en Baleares, que centra sus investigaciones en las adjudicaciones supuestamente irregulares con las que fue favorecida Over Marketing y en el hecho de que parte del dinero público que recibió la empresa habría acabado en manos del PP balear, por lo que se indaga si se produjo una financiación ilegal del partido.

El juez más veterano

Estricto e incisivo en sus interrogatorios, riguroso en sus resoluciones, tenaz en sus investigaciones y cercano en el trato, Castro tiene a sus espaldas interminables jornadas de declaraciones y registros. Y entre estos interrogatorios, el de la infanta Cristina el 8 de febrero del pasado año, tras imputarla por segunda vez en el marco del caso Nóos.

Castro tiene pendiente finalizar la mayoría de las 27 piezas en que se encuentra dividido el caso Palma Arena

Castro (Córdoba, 20 de diciembre de 1945), el juez que más tiempo lleva al frente de un Juzgado de Instrucción en Baleares y situado en el puesto 216 del escalafón de la carrera judicial por razones de antigüedad, también deja tras de sí las cerca de 23 horas que duró la primera comparecencia de Urdangarin, e interrogatorios hasta las cinco de la madrugada como los llevados a cabo a los exaltos cargos del PP detenidos en agosto de 2009, cuando estalló el caso Palma Arena.

Ante sí ha tenido en varias ocasiones al expresidente del Govern Jaume Matas -la primera vez durante una declaración que duró dos días-, a varios de sus exconsellers, al arquitecto Santiago Calatrava, a la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, al asesor externo de la Casa Real y Conde de Fontao, José Manuel Romero, al secretario personal de las infantas, Carlos García Revenga y, en dos ocasiones, a Iñaki Urdangarin.

Castro, quien recaló en Mallorca en 1985, ingresó, por oposición, en la carrera judicial en 1976. Sirvió en juzgados de Dos Hermanas o Lanzarote hasta que llegó a la isla con destino al Juzgado de lo Social número 2 de Palma. Fue en 1990 cuando le nombraron titular del Juzgado de Instrucción número 3, en el que permanece desde entonces.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba