Nacional

La Consejería de Sanidad de Murcia se lava las manos tras el coma de una mujer que estuvo 253 días esperando ser operada

Juana Vidal tenía un aneurisma y debía haber sido intervenida en un máximo de 90 días pero ha entrado en coma tras aplazarse en varias ocasiones su cirugía. La Consejería de Sanidad de Murcia echa balones fuera mientras los sindicatos culpan a los recortes de la situación.

María Ángeles Palacios Sánchez, Consejera de Sanidad y Política Social.
María Ángeles Palacios Sánchez, Consejera de Sanidad y Política Social. CARM

A Juana Vidal le descubrieron en febrero de 2012 un aneurisma (dilatación de las paredes de una arteria en el cerebro) y cinco meses después, en julio de 2012, fue incluida en la lista de espera del hospital Virgen de la Arrixaca de Murcia. Hasta ahí, todo bien. Sin embargo, su operación se fijó con una prioridad de grado dos, lo que equivale a dar un plazo máximo de 90 días en lista de espera. Ella ha estado 253 días esperando, hasta que el viernes pasado su arteria estalló y ahora está en coma, debatiéndose entre la vida y la muerte en la UCI de La Arrixaca.

La situación ha sido denunciada por la Asociación de usuarios de la Sanidad de la Región de Murcia y por el Defensor del Paciente. Y desde el sindicato médico de Murcia echan la culpa a los recortes: “Los recortes están afectando a las listas de espera y a la calidad de la asistencia”.

Sin embargo, la Consejería de Sanidad de Murcia no lo ve de la misma forma y aunque reconoce que Juana Vidal “llevaba más tiempo del que se aconseja en lista de espera” matiza que el aneurisma que tenía “no era sintomático. Es decir, no sangraba”. “Si Juana estuvo más de noventa días esperando una intervención fue porque había otras intervenciones que eran prioritarias”, explican. Y añaden que el caso de Juana “es circunstancial. Se trata de un caso muy complejo”.

La Consejería señala que el caso se está investigando para realizar una valoración de cómo se ha hecho toda la asistencia a la paciente, que actualmente está en coma y hemodinámicamente grave pero estable. Fuentes de este organismo reconocen que la lista de espera en la Región de Murcia ha sufrido un incremento en el último año, “pero sigue estando por debajo de la media nacional”. Y subrayan que si Juana Vidal esperó más tiempo del aconsejado “fue porque había casos más graves que el de ella”.

Aunque la Consejería trata de restar importancia a las listas de espera, el sindicato médico de Murcia pone de manifiesto en un comunicado “la gravedad de los retrasos en las listas de espera “ y exime de responsabilidad a los médicos. “Tenían una lista de espera demasiado larga y no tenían quirófanos” indican desde el sindicato. Y hacen hincapié en que a Juana “se le había suspendido la operación en tres ocasiones porque siempre había urgencias mayores”.

El sindicato médico de Murcia cree que en su región “hay un déficit de especialistas si lo comparamos con el resto de España. Por ejemplo, en la especialidad de neurocirugía (la que necesitaba Juana Vidal) hay diez facultativos para el millón y medio de habitantes que hay en Murcia. Y todos los especialistas están en el hospital de La Arrixaca. Se trata de un servicio deficitario teniendo en cuenta la totalidad de la población”.

Teniendo en cuenta todos estos factores, ¿se trata de una negligencia el caso de Juana Vidal? Desde la Consejería consideran que el caso no ha sido en absoluto un acto negligente y para ello ponen en valor la excelencia del servicio del hospital de la Arrixaca, que anualmente lleva a cabo centenares de intervenciones de alto riesgo. Algo que confirman desde el sindicato médico, donde no dudan en afirmar que los medios y el servicio del hospital es “absolutamente puntero”. Ni siquiera la familia de Juana echa la culpa a los médicos. ¿Será entonces cuestión de los recortes?


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba