Moreno Bonilla es el candidato más desconocido

Dirigentes del PP andaluz alertan a Génova sobre la magnitud del desastre electoral

El adelanto electoral de Susana Díaz podría suponer una catástrofe para el PP andaluz. Veteranos dirigentes de la región alertan en Génova de que se aproxima un tropezón sin precedentes. Moreno Bonilla, el líder territorial, es casi un desconocido para el electorado.

Juan Manuel Moreno Bonilla, líder del PP andaluz
Juan Manuel Moreno Bonilla, líder del PP andaluz FLICKR: PP Andalucía

Inquietud y alarma entre los veteranos dirigentes del PP andaluz ante la posibilidad del adelanto electoral que barrunta Susana Díaz. Temen un batacazo sin precedentes. En las últimas autonómicas, los 'populares' ganaron en las urnas pero perdieron en los despachos de las coaliciones y los enjuagues. Ahora, con casi todo a su favor, habida cuenta el piélago de corrupción en el que se ha convertido el PSOE después de décadas de Gobierno en la comunidad, el PP puede recibir uno de los resultados más negativos de su historia. Una paradoja que no todo el mundo entiende. Y menos aún, se explica, salvo si se atiende a la personalidad de su cabeza de lista. "Es cualquier cosa menos audaz y valiente", comentan algunos dirigentes de la formación.

No lleva un año Moreno Bonilla en el cargo de presidente regional, donde le encaramaron Arenas y Sáenz de Santamaría, con el respaldo de Moragas y en contra del criterio de Cospedal. Una jugada de 'dedazo sideral y garrafal', de acuerdo con la expresión de la mencionada fuente, que ha transmitido a la sede de Génova su inquietud ante el panorama que se les viene encima. El equipo de Moreno, sin embargo, esgrime encuestas oficiales que trasmiten la impresión de un PP en la cúspide, codo con codo con el PSOE.

Muy necesitado está de apoyos y respaldos Moreno Bonilla, de ahí que, por ejemplo, el 28 de este mes será presentado por el mismísimo Mariano Rajoy en un desayuno

Valoración muy negativa

Apenas ha tenido tiempo Juan Manuel Moreno de darse a conocer entre su electorado natural. Diez años de responsabilidades políticas en Madrid le desvincularon demasiado de su territorio. Tan solo mantiene un cierto ascendente en Málaga, su terruño, donde su valoración no es demasiado alta. Por allí la sombra que proyecta Javier Arenas no es bien recibida y se valoran mucho más tanto a Esperanza Oña, la exalcaldesa de Fuengirola, más conocida como 'la Esperanza del Sur', por su perfil muy similar al de la madrileña Aguirre, combativa y cercana a la gente. Moreno Bonilla carece de la relevancia que tienen otros políticos del PP con más trayectoria en la comunidad, empezando por los alcaldes, algunos de ellos de reconocido prestigio como Teófila Martínez, Juan Ignacio Zoido o Francisco de la Torres. Muy necesitado está de apoyos y respaldos Moreno Bonilla, de ahí que, por ejemplo, el 28 de este mes será presentado por el mismísimo Mariano Rajoy en uno de esos desayunos periodísticos que se celebran insistentemente. El PP necesita buenos resultados en Andalucía no ya en las autonómicas sino, especialmente, en las generales.

Una presidenta con tirón

Su tirón mediático es muy débil, de acuerdo con las apreciaciones de la gente de su formación. No ha logrado ahormar una estructura de partido lo suficientemente firme y combativa como para plantarle cara a las huestes socialistas, que pese a estar tocadas por el estigma de la corrupción, han logrado mantener en alza su moral de victoria, muy bien liderados por Susana Díaz, una de las políticas con más tirón electoral de cuantas han circulado por las tierras andaluzas en los últimos tiempos.

"Dentro de cincuenta años estará a punto de ser un buen candidato", ironizan fuentes populares

Díaz quizás anuncie el martes el adelanto electoral para el 22 de marzo. Una jugada arriesgada pero que puede darle buenos resultados. El ascendente Podemos todavía no ha puesto en marcha sus equipos en Andalucía, donde no tiene tan fácil robarle votos al PSOE como a buen seguro hará en otras zonas de España. Y el Partido Popular va a comparecer con un candidato escasamente conocido, que no ha sabido liderar la revuelta contra la corrupción institucionalizada en el Palacio de San Telmo y alrededores. "Dentro de cincuenta años estará a punto de ser un buen candidato", señala la mencionada fuente con sarcástica ironía.

Escepticismo y falta de tiempo

En el entorno de Moreno Bonilla siempre se pensó que sus tiempos se deberían acompasar con unas autonómicas para mediados del año que viene. Ahora mismo, el PP está a la baja en Andalucía y ya se malicia también un revés muy serio en las municipales donde puede perder la práctica totalidad de los ayuntamientos de las grandes capitales que ahora controla. No ha conseguido Moreno restañar las heridas que provocó su nombramiento. Ha intentado incorporar a los sectores más críticos con la fórmula de su designación, tan intempestiva y estéril. Algo ha logrado pero necesitaría mucho más tiempo. Añora en privado, según confesiones de su entorno, sus felices tiempos en el ministerio de Sanidad, donde se ocupaba del área social, precisamente el departamento estrella para el nuevo titular, Alfonso Alonso.

Enfrentarse a un torbellino político como Susana Díaz desde una actitud personal tan pacata y encogida como la que muestra Moreno Bonilla es misión imposible. Nadie en Génova espera de él enormes resultados. Pero tampoco un cataclismo, que es precisamente lo que dibujan los veteranos del lugar.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba