Las dos dirigentes coincidirán en un mitin de la campaña andaluza

Cospedal y Santamaría se precipitan sobre Sevilla para salvar a Moreno del desastre

El PP andaluz arriesga un batacazo de estrépito en la cita del día 22. Moreno Bonilla no despierta entusiasmos. Dolores Cospedal y Soraya Sáenz de Santamaría se precipitan mañana sobre Sevilla para compartir mitin en respaldo del candidato que la primera no quiso pero avaló la segunda.

Juan Manuel Moreno Bonilla y Mariano Rajoy
Juan Manuel Moreno Bonilla y Mariano Rajoy EFE

Dijo Rajoy en su día que el PP ganará todas las citas electorales del año. Que son cuatro. La primera, la andaluza, no pinta bien. El CIS anunciaba este jueves un desastre para las huestes de Juan Manuel Moreno, que no sólo perdería las elecciones sino que se dejaría quince puntos y casi una veintena de escaños. Es el partido que más retrocede. Las últimas autonómicas andaluzas fueron para Javier Arenas, que venció pero no gobernó. Ahora, ni lo uno ni lo otro.

Dolores Cospedal nunca lo quiso. Consideraba a Moreno Bonilla un hombre de Arenas, sin apenas vínculos políticos con su comunidad, sin relevancia social y sin carisma electoral. Sáenz de Santamaría lo avaló, y se sumó a las tesis del propio Arenas y de Moragas, sus mentores y avalistas. De momento, la razón refuerza la postura de la secretaria general. Cierto que el voto oculto se decanta tradicionalmente del lado del PP en las elecciones andaluzas. Pero la distancia con el PSOE es ahora demasiado amplia.

Alarma total en el partido

Para intentar salvar algún mueble, Cospedal y Sáenz de Santamaría olvidarán por unas horas sus diferencias, se cogerán de la manita y se plantificarán el sábado en Sevilla, para protagonizar un mitin con motivo del Día de la Mujer Trabajadora. No suelen coincidir en estas lides ambas dirigentes. No es que se eviten, pero se reparten. Aire, aire. Ahora la situación es de alarma total. Moreno Bonilla, quien, ciertamente, apenas lleva un año en el cargo, puede sufrir un estrepitoso descalabro en las urnas. Un patinazo que puede resultar dramático porque las andaluzas son las primeras elecciones del año y pueden influir, de forma muy directa, en el ánimo de la familia 'popular', ahora algo alicaído. Encajar un gol en los primeros compases del partido no es la mejor forma de embocar el camino hacia la victoria.

Moreno Bonilla puede sufrir un estrepitoso descalabro en las urnas, un patinazo que puede resultar dramático

La nueva fuerza Podemos, de momento, consigue arañarle un puñado de votos a los socialistas en tanto que Ciudadanos irrumpe con relativa potencia de acuerdo con lo que señala este sondeo. Pero de momento tan sólo le sustrae un ocho por ciento del voto a los 'populares'. Mariano Rajoy viaja nuevamente a esta comunidad, ahora para participar en la apertura de la campaña. Volverá otras dos veces más. Quizás cuatro. Ya se dice por los corrillos del PP que el auténtico candidato del partido es Rajoy y no Moreno. Una maldad que algo de razón tiene. Aunque nadie sueña con una victoria, sí se anhela una derrota decorosa, que permita al PP controlar la manija de los acuerdos postelectorales. No se descarta, más bien lo contrario, que finalmente Moreno permita, con su abstención activa, un gobierno en solitario de Díaz, quien así no tendría que entregarse en brazos de Pablo Iglesias, cada vez más nervioso y con sus filas algo divididas. Su estado de gracia empieza a perder pie. Y Monedero sigue oculto en el trastero. El líder de Podemos apareció este jueves en una amable entrevista radiofónica demudado e irascible. IU, el socio de los socialistas hasta hace nada, ya no dispondrá de los escaños suficientes para ejercer esa función, de acuerdo con la demoscopia. Puede que incluso quede fuera del Parlamento.

Pedro Sánchez todavía no ha puesto el pie en el territorio de Susana Díaz, Se le ha permitido que acuda a un par de mítines. No es muy apreciada por allí su presencia. Las espadas entre el líder socialista nacional y la lideresa sevillana siguen en alto. Estos comicios pueden resultar muy importantes para deducir el nivel de fuerza política de la andaluza.

El arranque del año electoral está resultando muy accidentado para el partido de Rajoy. A los escándalos de Madrid y Melilla, sumados a la particular situación de Valencia, donde ayer quedaron bendecidas las candidaturas de Fabra y Barberá, como anuncio este periódico en su momento, se suma el procesamiento por el 'caso Gürtel' contra una cuarentena de dirigentes decretado ayer por el juez Ruz. Muy oportuno el magistrado, como siempre, comentan en Moncloa. Ha sido su último hurra. Su adiós a la Audiencia.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba